Es noticia
Menú
Aragonès depura a su 'vicepresident' de Junts y deja la Generalitat tocada de muerte
  1. España
  2. Cataluña
"Error histórico", denuncia JxCAT

Aragonès depura a su 'vicepresident' de Junts y deja la Generalitat tocada de muerte

Golpe de autoridad del coordinador de ERC, que devuelve el órdago a sus socios tras una tensa reunión de tres horas en el Palau con Turull. Junts debe ahora decidir si abandona el Ejecutivo

Foto: Aragonès comparece tras su reunión con Turull en plena crisis del Govern. (EFE/Quique García)
Aragonès comparece tras su reunión con Turull en plena crisis del Govern. (EFE/Quique García)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El presidente catalán, Pere Aragonès, destituyó a su vicepresidente, Jordi Puigneró, titular de Infraestructuras y Políticas Digitales, y dejó la Generalitat en coma cerebral. JxCAT debe decidir ahora si sigue en la coalición, como quieren los 'consellers', altos cargos y alcaldables, o si da un portazo y se marcha. Aragonès no hacía algo así desde septiembre de 2021, cuando dejó fuera de la mesa de diálogo a sus socios por querer imponer a los indultados como interlocutores. JxCAT habló anoche de "error histórico" y convocó a su cúpula a una reunión a primera hora de este jueves para decidir qué hacer, aunque Turull ha avanzado que los 'consellers' han puesto su cargo a disposición de la Ejecutiva de la formación.

La reunión entre Pere Aragonès y el secretario general de JxCAT, Jordi Turull, duró tres horas en un clima de máxima tensión. Los partidos se emplazaron a solventar la crisis en los próximos días, con lo que la agonía de la Generalitat todavía será larga. Pero cuanto más se prolongue, más oportunidades tendrán los partidarios de la rupturaLaura Borràs, Carles Puigdemont— para dinamitar el Govern.

Hoy se reúne la ejecutiva de JxCAT, con la disyuntiva sobre la mesa de si se tragan el sapo de ver a Puigneró, un hombre de la confianza de Waterloo, en la calle o si abandonan la Generalitat para dar una imagen de firmeza. No tienen alternativa buena. Fuera del Govern, las municipales pintan muy mal para el partido que dirige Jordi Turull. Pero dejarían a ERC en minoría en la Generalitat, dependiendo del PSC y los comunes para poder gobernar.

ERC por primera vez se planteó ayer gobernar en solitario, sin JxCAT. Así fueron las reuniones internas del partido por la mañana. Indiferencia sobre si JxCAT seguía o no. Pero la indiferencia no mata. JxCAT contaba con la indiferencia, pero no con la decapitación de Puigneró. De modo que Pere Aragonès ha marcado el terreno de juego: reforzar las instituciones y apostar por la gestión del día a día, incluyendo aprobar los presupuestos de la Generalitat para 2023.

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Turull. (EFE/David Borrat) Opinión

“Las instituciones no pueden estar permanentemente en cuestión”, advirtió anoche cuando compareció en el Palau ante la prensa. Pero sus socios apuestan por cosas como el Consell per la República, así que muy institucionales no son. Turull salió muy preocupado de su reunión en Palau porque su posición cada vez parece más insostenible: o rompe la Generalitat o se le rompe el partido.

Pere Aragonès enseñó ayer la puerta a los 'consellers' de JxCAT, y a la mayoría le dio vértigo. El presidente catalán entendió que condicionar la legislatura a una cuestión de confianza siendo sus socios de gobierno era una deslealtad inaceptable, según fuentes conocedoras del contenido del Consell Executiu que se convocó ayer de manera extraordinaria. Todos los 'consellers', en mayor o menor medida, respaldaron a su partido, pese a que algunos alegaron total desconocimiento.

Cambio de juego

Eso sí, el conjunto de los 'consellers' de JxCAT le comunicó al 'president' que ellos no dejaban la Generalitat. El mensaje implícito era claro: si se atrevía, que los echase. Y Aragonès se atrevió. No con todos, pero sí con el número dos de la Generalitat. Suficiente para trasladar toda la presión a JxCAT.

JxCAT contaba con la indiferencia, pero el cese de Puigneró le pilló por sorpresa

Tras otra jornada de crisis política en Cataluña, el resultado fue el de siempre. La coalición independentista se detesta, pero siguen juntos. No comparten programa, tienen una visión conceptual y política muy diferente. JxCAT asegura que se han incumplido los acuerdos de investidura, con lo que justifica la cuestión de confianza. ERC considera que dichos acuerdos tienen un nivel de cumplimiento más que aceptable. No se pueden ni manifestar juntos el día de la Diada, pero aspiran a seguir gobernando de manera conjunta porque hay más de 400 altos cargos que viven del momio y todos piensan que afrontar las municipales lejos del Palau será una catástrofe. No hay más.

Futuro incierto

Se presume que JxCAT hará un gesto para justificar que sigue en el Ejecutivo y renunciará a la cuestión de confianza. Pero como el resto de la jornada, eso también da igual, porque Aragonès no estaba dispuesto a someterse a ella. Sin embargo, sí que activará la consulta a sus 4.000 militantes sobre la conveniencia de dejar la coalición. La previsión es que las bases voten salir. Y la rueda volverá a girar. Solo que esta vez la culpa será de los votantes, no de los políticos, obsesionados en eludir la más mínima responsabilidad. La agonía será larga.

El sábado hay un acto institucional para homenajear los cinco años del 1 de octubre. Han de participar todos los miembros del Govern. Nadie entenderá nada. Los primeros, sus votantes.

El presidente catalán, Pere Aragonès, destituyó a su vicepresidente, Jordi Puigneró, titular de Infraestructuras y Políticas Digitales, y dejó la Generalitat en coma cerebral. JxCAT debe decidir ahora si sigue en la coalición, como quieren los 'consellers', altos cargos y alcaldables, o si da un portazo y se marcha. Aragonès no hacía algo así desde septiembre de 2021, cuando dejó fuera de la mesa de diálogo a sus socios por querer imponer a los indultados como interlocutores. JxCAT habló anoche de "error histórico" y convocó a su cúpula a una reunión a primera hora de este jueves para decidir qué hacer, aunque Turull ha avanzado que los 'consellers' han puesto su cargo a disposición de la Ejecutiva de la formación.

Jordi Turull Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya Pere Aragonès Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda