Aragonès deja fuera de la mesa del diálogo a JxCAT hasta que cambie a sus representantes
  1. España
  2. Cataluña
Al incluir a Jordi Sànchez y Turull

Aragonès deja fuera de la mesa del diálogo a JxCAT hasta que cambie a sus representantes

En la reunión de este martes del Govern, el 'president' de la Generalitat ha reiterado, "como siempre habían hablado y acordado, que es una negociación de Gobierno a Gobierno"

placeholder Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

Pere Aragonès ha dejado fuera a JxCAT de la mesa de diálogo que se celebrará mañana en el Palau de la Generalitat. Si JxCAT no cambia sus representantes en la delegación de la Generalitat —en la que JxCAT quería incluir a dos indultados, al secretario general de la formación, Jordi Sànchez, y a su vicepresidente, Jordi Turull—, se quedarán fuera de la reunión de mañana. Si JxCAT no cambia la decisión de su ejecutiva, la delegación catalana solo tendrá tres miembros, el propio presidente catalán; su 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà, y el 'conseller' de Empresa Roger Torrent. La crisis de Gobierno en la Generalitat se agrava.

Aragonès ha comparecido ante los medios para explicar que se enteró de la propuesta de JxCAT este martes y que "al cabo de pocos minutos se ha hecho pública". "Hay que poner en valor las reuniones del Govern y la lealtad institucional ha de ser de doble dirección. No es legítimo que se haga pública la propuesta de los integrantes de JxCAT antes de que acabe el Consell Executiu".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Pere Aragonès ha comparecido visiblemente molesto. “Estuvimos hablando todo el verano sobre esta cuestión. Siempre dejé claro que debía ser una negociación de Gobierno a Gobierno”. Y ha añadido: “En mi discurso de investidura me comprometí a que fuese así. Y no solo es la palabra de Pere Aragonès. Es la palabra y el compromiso del presidente de la Generalitat”.

Sobre la ausencia en la mesa de Jordi Puigneró, vicepresidente catalán que ha sido designado y al que Aragonès no pone ninguna pega, el presidente catalán ha matizado que “yo he ofrecido la posibilidad al vicepresidente de sumarse y ha respondido que espera que en el futuro pueda sumarse”. En esencia, Puigneró se alinea con la dirección de su partido y no con el Ejecutivo catalán del que forma parte.

"Estuvimos hablando todo el verano sobre esta cuestión. Siempre dejé claro que debía ser una negociación de Gobierno a Gobierno"

“La puerta es abierta, la puerta de la delegación está abierta. Los nombres de miembros del Gobierno catalán los aceptaré y no tengo ningún motivo para dudar de ninguno de los 'consellers' de la Generalitat”, ha insistido Aragonès, tendiendo la mano a sus socios de Gobierno. Pero en este momento parece difícil en que JxCAT se sume.

Según Pere Aragonès, “de negociaciones entre partidos y el Gobierno español ha habido muchas, pero de Gobierno a Gobierno ninguna. Y oportunidades como esta no había habido y por eso la hemos de aprovechar”.

Crisis profunda

“Tenemos que ver cómo estamos de comprometidos para que la solución sea democrática. Cataluña ha de salir de la negociación con mucha más complicidad internacional”, ha argumentado Aragonès. Pero lo cierto es que la mesa arranca con una crisis profunda en la Generalitat. Aragonès ha preferido no nombrar todos los miembros y dar a JxCAT la posibilidad de que se sume a última hora.

Según Aragonès, “seguiremos trabajando para tejer complicidades en este proceso de negociación. Llegaremos con toda la fortaleza y esta fortaleza la seguiremos construyendo durante las próximas semanas”, una respuesta con la que ha querido eludir la pregunta de si la Generalitat llegaba debilitada a esta negociación.

Planteamiento catalán

“Ante el conflicto político plantearemos el derecho a la autodeterminación y el fin de la represión y lo que se acabe de negociar para que luego se acabe votando”, ha apuntado Aragonès sobre su planteamiento.

En 100 días de Gobierno, la Generalitat lleva tres crisis, la del jefe de la oficina de Carles Puigdemont reuniéndose con espías rusos, la del aeropuerto de El Prat y ahora esta. ERC quería evitar la imagen de la pasada legislatura, pero por ahora ese objetivo no parece al alcance de su mano.

Junts per Catalunya Jordi Turull Carles Puigdemont