Sánchez da aire a Aragonès y liderará el miércoles la mesa de diálogo
  1. España
ANTES ABORDARÁ CON ARAGONèS LOS OBJETIVOS

Sánchez da aire a Aragonès y liderará el miércoles la mesa de diálogo

El presidente ha mantenido el suspense sobre su asistencia a Barcelona hasta el último momento. Se marca el objetivo de cerrar acuerdos y desecha el referéndum del orden del día

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Pedro Sánchez acudirá finalmente a la mesa de diálogo con el Govern. Encabezará la delegación del Gobierno, según ha confirmado la noche de este lunes durante una entrevista en TVE, que completarán la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, la portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, el ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, y el de Universidades, Manuel Castells. El presidente del Ejecutivo ha mantenido en el aire su asistencia a Barcelona hasta el último momento, y es que la mesa de diálogo se reunirá el próximo miércoles.

Su asistencia refuerza la apuesta de Pere Aragonès sobre un foro puesto en entredicho por sus socios en el Govern, además del rechazo de la CUP. Con todo, el 'president' llega al encuentro debilitado tras una Diada que se focalizó en enmendar su estrategia negociadora. "La autodeterminación no se mendiga, se ejerce", exhortó la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, sintonizando con el discurso escéptico de los posconvergentes. Junto a Aragonès, está la presencia de los 'consellers' de ERC Laura Vilagrà y Roger Torrent en la delegación del Govern, a la espera de que JxCAT determine sus representantes.

El precio de la luz y la mesa de diálogo, frentes abiertos para el Gobierno

JxCAT había condicionado la viabilidad de este foro a la asistencia del jefe del Ejecutivo, redoblando la presión sobre sus socios de ERC, mientras que desde el Gobierno han cuestionado que los posconvergentes tengan voluntad de que se celebre este encuentro. Hasta este lunes, tanto JxCAT como la CUP habían presionado a Aragonès para que no acudiese a la mesa de diálogo y la hiciese naufragar ante lo que parecía un plantón del presidente del Gobierno. La división en el seno del Govern ha sido deslizada por fuentes de Moncloa para descargar sobre los independentistas la responsabilidad por la falta de concreción de la mesa de diálogo, que hasta este lunes no tenía ni fecha, ni orden del día ni tan siquiera se conocía la composición de las delegaciones.

El 'president' de la Generalitat volvía a insistir este lunes en su exigencia de tratar en la mesa de diálogo la "amnistía" y la "autodeterminación". Unas cuestiones que para el Gobierno son líneas rojas. Sánchez ha abogado por comenzar por abordar asuntos "con los que nos podamos entender", como es el caso de las medidas orientadas a la recuperación económica, advirtiendo de que todos los temas a tratar deben estar dentro de la legalidad vigente y que el diálogo se enturbiará si la actitud pasa por acudir con un programa de máximos. La oficina del 'president' de la Generalitat ha lanzado un comunicado, tras el anuncio de Sánchez en TVE, en el que indica que Sánchez y Aragonès se reunirán antes de la celebración de la mesa para fijar la metodología y objetivos.

Aragonès anuncia su propuesta: ''Referéndum y amnistía''

Durante las últimas semanas, el Gobierno ha ido modificando su discurso respecto a Cataluña y reducido su política de gestos hacia el independentismo. El golpe en la mesa con la suspensión de la ampliación del aeropuerto de El Prat ha recrudecido las desconfianzas mutuas y tensado esta segunda reunión de la mesa de diálogo. Sin embargo, Sánchez ya había comenzado a transitar de la mano tendida al desinterés sobre Cataluña, tratando de 'descatalanizar' la agenda y olvidarse de la 'operación diálogo' en su lista de prioridades para el nuevo curso político.

“Si las relaciones entre la Generalitat y el Gobierno central se han tensionado, la mesa de diálogo es más necesaria que nunca”, argumentó el 'president' tras el desencuentro sobre El Prat. Una inversión que el Govern no da por perdida. Sánchez aseguró durante la entrevista en TVE con el periodista Carlos Franganillo, sin especificar, que "nosotros vamos con intención de llegar a un acuerdo". La presencia de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, en la delegación del Ejecutivo se ha justificado por la voluntad de tratar asuntos sobre inversiones en infraestructuras.

Junts pide a Aragonès que si Sánchez no va a la mesa de diálogo, él tampoco vaya

El Gobierno es consciente de su dependencia de los apoyos de ERC para garantizar la estabilidad parlamentaria y sacar adelante los Presupuestos del próximo año. Deberá seguir practicando la estrategia del palo y la zanahoria. Todo ello mientras JxCAT aprovechaba este lunes en el pleno del Congreso para pedir a sus socios que se replanteen seguir dando apoyo a la estabilidad del Gobierno, además de reforzar su escepticismo sobre la mesa de diálogo. “Es en momentos como estos cuando necesitamos la fuerza de los 23 representantes independentistas para condicionar al Gobierno”, argumentaba la portavoz de JxCAT en el Congreso, Míriam Nogueras, para concluir que “es injusto que nos quejemos de este Gobierno desde Cataluña, pero que aquí votemos a favor de todas las políticas que nos perjudican”.

El reto del Gobierno pasa por mantener los apoyos necesarios para consumar la legislatura mientras modifica su relato con los independentistas para desembarazarse de una operación con alto coste electoral. Máxime cuando las encuestas vienen coincidiendo en dibujar un vuelco en las urnas. Tras la remodelación del Gobierno, ya comenzó a intuirse un cambio de estrategia respecto a Cataluña, empezando por la sustitución al frente del Ministerio de Política Territorial de Miquel Iceta por Isabel Rodríguez. Los guiños al independentismo disminuyeron hasta el punto de desaparecer, más allá de subrayar que las relaciones, "desde el punto de vista institucional", seguirían siendo "buenas y cordiales". "Somos el Gobierno de España", se responde respecto a la menor tibieza a la hora de responder a declaraciones de la Generalitat.

El líder de la oposición, Pablo Casado, ha interpretado la asistencia de Sánchez a la mesa de diálogo como "gravísima", al entender que supone "aceptar el referéndum en Cataluña que le piden Aragonès y Puigdemont". Tras el anuncio de Sánchez, el presidente del PP censuró que "esté dispuesto a ir a una mesa en la que sus interlocutores pidan la independencia y la autodeterminación" y defendió tipificar el delito de "referéndum ilegal".

Pedro Sánchez
El redactor recomienda