Es noticia
Menú
Empresarios catalanes sondearon a Otegi y Pernando Barrena para dar un pelotazo urbanístico en Vitoria
  1. España
  2. Cataluña
ENCUENTROS EN LA SOMBRA

Empresarios catalanes sondearon a Otegi y Pernando Barrena para dar un pelotazo urbanístico en Vitoria

Los dos dirigentes 'abertzales' vascos eran grandes amigos de Víctor Terradellas, ex responsable de relaciones internacionales de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC)

Foto: Barrena, Ramírez, Otegi y Shemtov. (Cedida)
Barrena, Ramírez, Otegi y Shemtov. (Cedida)

Los negocios no van reñidos con la política. Empresarios catalanes del ámbito independentista intentaron hacer negocio aprovechando la cercanía de dos dirigentes 'abertzales' vascos, Arnaldo Otegi y Pernando Barrena, con el 'procés'. Ambos eran grandes amigos de Víctor Terradellas, ex responsable de Relaciones Internacionales de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y el hombre que buscaba el apoyo de gobiernos de medio planeta a la causa catalana.

En el sumario que instruye el magistrado Joaquín Aguirre, titular del juzgado número 1 de Barcelona, queda constancia de las múltiples gestiones de Terradellas, que además de solicitarles ayuda para influir en la CUP a favor de Carles Puigdemont o de Quim Torra les organizó muchos encuentros con empresarios catalanes, tanto en Cataluña como mediante desplazamientos al País Vasco. A los dos dirigentes les acompañó en algunas ocasiones Garikoitz Mujika, concejal en San Sebastián, según confirmaron fuentes independentistas a El Confidencial.

Foto: El expresidente de la Generalitat Quim Torra. (EFE/Alejandro García)

"En aquel momento, se estaba realizando una operación urbanística en Álava. Concretamente, una parte de los terrenos del Baskonia, el club de baloncesto de Vitoria, iba a ser recalificada para pasar de equipamiento deportivo a urbanizable. Y se necesitaba el apoyo de Bildu en el Ayuntamiento de Vitoria, o, como mínimo, la abstención, que no pusiesen pegas. Por eso, los empresarios catalanes, todos alineados con el independentismo, mimaban a los dos políticos vascos", relata a El Confidencial una de las personas que estuvieron cerca de la operación inmobiliaria.

Desde mediados de la pasada década, Otegi y Barrena visitaron a menudo Cataluña para seguir de cerca el proyecto y mantuvieron un permanente contacto con Terradellas. En Barcelona, el activista 'indepe' les organizó un encuentro en un selecto club privado de Barcelona, el Club Churchill, donde se reúnen 'lobbies' de la burguesía catalana y grupos político-económicos ávidos por trabar relaciones o conspirar y donde se homenajea a Winston Churchill pudiendo fumar habanos en sus instalaciones. A esa reunión, celebrada en septiembre de 2017, fueron, entre otros, los dos vascos, Víctor Terradellas, el diputado de JxCAT Francesc Dalmases, un empresario alemán afincado en Barcelona, el empresario Jani Ramírez y un personaje judío llamado Rabino Shemtov. Estos dos últimos son inversores que realizaban negocios juntos y con el empresario alemán asistente al acto. Según las fuentes consultadas, en la operación de los terrenos del Baskonia también debía participar Jordi Roche, expresidente de la Federación Catalana de Fútbol.

Bien conectado con Estados Unidos

Joan Maria Ramírez, por su parte, más conocido como 'Jani', es un hombre muy bien conectado con el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Tanto, que en algunos círculos de la Inteligencia española se le conoce como un 'honorable asesor' del Departamento de Estado, esto es, un introductor con la Administración estadounidense. Un experto en abrir puertas, en otras palabras. En esa labor le ayudaban dos cosas: sus excelentes relaciones con el consulado de los Estados Unidos en Barcelona y el hecho de haberse casado con Carol S., una mujer norteamericana con la que tiene tres hijos. Ramírez, que es medio hermano de Dídac Ramírez (ex rector de la Universidad de Barcelona), había sido en los años setenta jugador de tenis semiprofesional.

Independentista irredento, Ramírez fue invitado por sus amigos a una visita privada al Parlamento catalán, donde se fotografió sentado en el escaño que ocupaba el 'president' de la Generalitat, en aquel momento, Carles Puigdemont.

Foto: El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. (EFE/Javier Etxezarreta)

El propio Jordi Roche, por su parte, se reunió con Arkaitz Rodríguez, el nuevo secretario general de Sortu, en noviembre de 2017. En diciembre, en plena campaña electoral catalana, intentó concertar una comida con Arnaldo Otegi, que se disculpó alegando que estaba con 39,5 de fiebre "y necesito descanso. Os tratarán bien". Terradellas le envió un mensaje contundente: "Ok. ¡Buscamos otro día! Y cuídate, que te necesitamos entero y al 100%". A Roche, el aplazamiento le parecía fenomenal: "Así también planificamos con más tiempo. Además, Jani quiere venir y no llega a Barcelona hasta el martes. Por tanto, ningún problema".

Las negociaciones llegaron hasta el presidente del Saski Baskonia, Josean Querejeta. A mediados de febrero de 2018, Roche le comunica a Terradellas: "Tu amigo me dice que está trabajando el tema y que en breve te dirá algo". "¡Gracias! ¡Espero que me lo paguen!", contesta Víctor. A continuación, le señala: "La comida con Querejeta tendría que ser el 23 de febrero o el 1 de marzo en el restaurante al que fuimos en Donosti. Si no, la fecha sería mucho más tarde por culpa de su agenda". La agenda de los catalanes, no obstante, era también diabólica y la comida, que en principio se fijó para el primero de marzo, tiene que ser aplazada de nuevo. “Hola, Víctor, te llamo porque a Querejeta le han convocado el jueves a una reunión de la Euroliga de carácter urgente y no podremos hacer la comida. Lo tendremos que posponer, desgraciadamente, para el mes de marzo cuando les vaya bien”. Acto seguido, Terradellas se comunica con Pernando Barrena y le da cuenta de la cancelación. “No problema. Dile a Jordi que proponga un par de fechas para marzo. Cancelamos este jueves”, responde el eurodiputado.

Foto: El exdirigente de CDC Víctor Terradellas. (EFE/Marta Pérez)

La comida se realizó porque ese mismo mes de marzo Jordi Sardà intenta quedar con Víctor Terradellas. Sardà es el 'contacto ruso' de Víctor Terradellas, o al menos el hombre que le había presentado a varios supuestos asesores del Kremlin que estuvieron en Barcelona en octubre de 2017 y quien le había invitado a Moscú a visitar la sede del FSB, el antiguo KGB. El 27 de marzo de 2018, Terradellas le dice a Sardà que no puede quedar con él: "Llevo a unos empresarios a una reunión con Arnaldo Otegi y Pernando Barrena. ¡Vuelvo por la noche!".

"Barrena y Otegi mantenían una relación personal más allá de la política con Terradellas —dice a El Confidencial una fuente soberanista—, hasta el punto de que cuando los vascos iban a Cataluña o cuando el catalán visitaba Euskadi, quedaban en sus domicilios particulares". Uno de esos encuentros fue detectado por la Guardia Civil en junio de 2019: los agentes descubrieron que Víctor Terradellas había citado en su casa de Cornudella (Tarragona) a Pernando Barrena, a Gerard Figueras, secretario de Deportes de la Generalitat, y a Joan Puig Cordón, exdiputado de ERC y propietario del diario 'La República'. "Las condiciones de esta reunión nos hacen pensar que están tratando temas que, por su naturaleza, deben quedar al margen de terceros y, por lo tanto, posiblemente tenga relación con los hechos que investigamos", relata un informe de la Guardia Civil, que adjunta una fotografía de Barrena hablando por teléfono en el balcón de la casa de Víctor Terradellas.

Los negocios no van reñidos con la política. Empresarios catalanes del ámbito independentista intentaron hacer negocio aprovechando la cercanía de dos dirigentes 'abertzales' vascos, Arnaldo Otegi y Pernando Barrena, con el 'procés'. Ambos eran grandes amigos de Víctor Terradellas, ex responsable de Relaciones Internacionales de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y el hombre que buscaba el apoyo de gobiernos de medio planeta a la causa catalana.

Arnaldo Otegi Estados Unidos (EEUU) Carles Puigdemont
El redactor recomienda