Aragonès retoma la agenda autonómica y hace una ronda con presidentes de CCAA
  1. España
  2. Cataluña
Reuniones con Armengol y Urkullu

Aragonès retoma la agenda autonómica y hace una ronda con presidentes de CCAA

El 'president' se reunirá este viernes con Francina Armengol y antes de que acabe el año lo hará con Iñigo Urkullu. La Generalitat también retoma los contactos en Europa

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

El presidente catalán, Pere Aragonès, retoma la agenda autonómica y europea al estilo de la de Jordi Pujol, alternando realismo autonomista con toques soberanistas, según confirman fuentes del Palau. Después de verse con Ximo Puig, este viernes se reúne en Barcelona con Francina Armengol. Valencia y Baleares, un enfoque hacia la idea de Països Catalans. Pero también un regreso a la relación con otras CCAA que estuvo casi olvidada en la época de Quim Torra. Y de la misma manera que se vuelve a la vieja política de relaciones con otras regiones, también se activa una proyección hacia fuera. La Generalitat está buscando una reunión de Pere Aragonès con Nicola Sturgeon, la ministra principal escocesa, y también el modo de reforzar el papel del 'president' ante la UE.

Una fuente del Palau reconoce que hace años que un comisario europeo no se reúne con un presidente de la Generalitat, prácticamente desde la época de Artur Mas. Y que eso es una anomalía. En la época de Jordi Pujol, convencido europeísta, la Generalitat era un agente muy activo tanto en Bruselas como en lo que se denominaba “la Europa de las regiones”.

Foto: El presidente de Cercle d'​Economia, Javier Faus. (Reuters)

La idea siempre es la misma: alternar toques soberanistas con pragmatismo político. Así, después de Francina Armengol, Aragonès tiene previsto verse con el lendakari, Iñigo Urkullu, antes de final de año. Según explican en el Palau, se está trabajando para cuadrar las agendas de los dos líderes autonómicos. La foto con el presidente vasco encaja con un nacionalismo moderado, lejos de unilateralidades, como defiende Aragonès.

Además, este encuentro tiene un morbo añadido en clave interna catalana. La relación entre Urkullu y Carles Pugidemont es muy mala, después de que este último desoyese la mediación del presidente vasco para que no proclamara la declaración unilateral de independencia en 2017. El PNV nunca le perdonó al 'expresident' que abriese la vía para que el Gobierno central aplicase el artículo 155 de la Constitución contra una comunidad autónoma. Alardear de buena relación con Urkullu es un portazo en las narices metafórico al mundillo de Waterloo.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

Esta política de una de cal y otra de arena también se va a desplegar en Europa. La cal independentista la pondrá Nicola Sturgeon. Su partido, el Scottish National Party (SNP), está pidiendo un nuevo referéndum para separarse del Reino Unido por las consecuencias negativas que para Escocia está teniendo el Brexit. Aunque en la CUP están intentando que Cataluña convoque una consulta coincidiendo con la escocesa como un medio para volver al marco unilateral, los casos no acaban de ser equivalentes. De hecho, la comparación no es del todo precisa, ya que Escocia ha solicitado un nuevo referéndum, pero nunca ha dicho que vaya a desafiar a los tribunales británicos, que en última instancia serán los que tengan la última palabra. Desde un punto de vista tanto político como metodológico, Sturgeon está más cerca de Aragonès que de la CUP.

El caso de Europa

El caso de Europa es más complejo que el escocés. La Generalitat quiere volver a ganar el protagonismo europeo. Se quieren mantener reuniones de alto nivel en el Parlamento Europeo y, si es posible también, con algún miembro de la Comisión. En especial, en áreas como la de la industria de automoción o las telecomunicaciones, donde los fondos Next Generation van a tener una fuerte incidencia.

Aragonès quiere reunirse con algún comisario vinculado a los fondos europeos

Aquí, de nuevo Aragonès topa con la figura de Puigdemont, que ha ido virando hacia un antieuropeísmo velado a medida que la UE le ha ido negando el apoyo que esperaba. La última vuelta en este sentido son los viajes del jefe de su oficina, Josep Alay, para recabar el apoyo de los servicios secretos rusos. Que Alay se dedique a este tipo de actividades violando la ley y percibiendo un sueldo público de la Administración catalana no ayuda a los planes de la Generalitat de retomar su protagonismo europeo.

Agenda exterior

Torra era un 'president' encastillado en el interior, aunque logró reunirse con el presidente de Eslovenia, Borut Pahor. Pere Aragonès aspira a tener una proyección exterior más normalizada, tanto con el Gobierno central, la mesa de diálogo y otros foros; pero también con el resto de comunidades autónomas y también normalizarlas con Europa. Y a eso está entregado Aragonès. Marcar un perfil propio, combinando independentismo y pragmatismo.

Hay límites. Por ejemplo, no está previsto verse con ningún presidente de CCAA del PP, ni siquiera Alberto Núñez Feijóo, que gobierna una comunidad histórica y que es el único que no cuenta con el apoyo de Vox. Por ahora, Galicia es territorio tabú.

Pere Aragonès Cataluña
El redactor recomienda