Breve encuentro

Así fue el viaje de Quim Torra a Eslovenia: reconocimiento sin apoyo a la independencia

Al calificar la cuestión catalana como asunto interno, Eslovenia no se movía de la posición de hace un año, cuando tampoco apoyó a Cataluña durante el mes de octubre del año 2017

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión con el presidente de Eslovenia, Borut Pahor. (Cedida por la Presidencia de la Generalitat)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión con el presidente de Eslovenia, Borut Pahor. (Cedida por la Presidencia de la Generalitat)

La pasada semana el presidente de la Generalitat, Quim Torra logró su mayor éxito político desde que ocupa el cargo: fue recibido por el presidente de un país miembro de la UE: Borut Pahor, presidente de Eslovenia. Si el 'president' no hubiese abierto la absurda polémica sobre la vía eslovena podría haberse apuntado el tanto. Obtuvo el reconocimiento de la foto, si bien el comunicado esloveno fue calcado al de hace un año, cuando la crisis catalana, y aseguraba que el presidente Pahor destaca que Cataluña es "un asunto de los catalanes y del Reino de España, en el contexto de los esfuerzos para lograr una mayor autonomía en Cataluña, en la que el Gobierno de Liubliana no interfiere".

Al calificar la cuestión catalana como asunto interno, Eslovenia no se movía de la posición de hace un año, cuando tampoco apoyó a Cataluña durante el mes de octubre de 2017. De hecho, reprodujo literalmente el comunicado.

Sin embargo, Quim Torra y su equipo de asesores, encabezado por Aleix Sarri, quien sale en el vídeo en que ambos líderes se dan la mano, arrancaron la foto con Borut Pahor. Un éxito diplomático. El encuentro fue muy breve, unos cinco minutos y, de hecho, la Generalitat lo forzó un tanto, ya que en principio no querían recibirles, tal y como cuenta la prensa local.

Así fue el viaje de Quim Torra a Eslovenia: reconocimiento sin apoyo a la independencia

En principio Eslovenia solo ofreció una reunión con un asesor presidencial asesor, Ernest Petrič, pero posteriormente, Torra logró hablar por teléfono a principios de la semana del 3 de diciembre con Borut Pahor, según reconoce el comunicado del gobierno esloveno y arrancar el breve encuentro. En todo momento en su nota se asegura que fue "una reunión no oficial". De hecho, una hora antes de que se produjese el encuentro no estaba claro que fuese a llevarse a cabo.

Torra también se reunió con el presidente y el vicepresidente del Parlamento de ese país de Europa central, Dejan Zidan y Barnko Simonovic. Todo hubiera ido razonablemente bien si al día siguiente en Bruselas, Torra no hubiera propuesto la vía eslovena como solución para Cataluña. La portavoz de la Generalitat, Elsa Artadi, una semana más tarde acabó desdiciéndose, Cataluña no apostaba por la vía eslovena, sino por "la vía catalana", un camino eminentemente pacífico. En todo caso el enfoque de Quim Torra del viaje ya quedó claro en la conferencia que dio en el Ayuntamiento de la capital, Liubliana: 'Catalunya: de la jaula constitucional española a la libertad'.

Bronca diplomática

La polémica posterior ha eclipsado la realidad del viaje. Y ha generado un contundente conflicto diplomático, porque al gobierno esloveno le ha molestado que se califique su acceso a la independencia de "violenta". Se ha pedido incluso una reunión con el embajador español para explicarles que no es que fuesen violentos, sino que Serbia les atacó al no aceptar el resultado de un referéndum que se saldó con un resultado a favor del sí de más del 90% del censo.

Así fue el viaje de Quim Torra a Eslovenia: reconocimiento sin apoyo a la independencia

La violencia estuvo ahí

Sin embargo, sí que hubo una guerra de diez días. En ella los eslovenos perdieron 14 personas y los serbios tuvieron 60 fallecidos. Hubo incidentes violentos muy dudosos desde el punto de vista de los derechos humanos. Posteriormente, el Gobierno esloveno borró de los registros oficiales a 26.000 personas en función de su origen étnico. Muchos de ellos, gitanos. Se les privó de cualquier derecho, una especie de limpieza étnica digital que no solo impedía el voto, sino hacer negocios o tener propiedades. No hay acuerdo sobre los miles de desplazados que tuvieron que dejar el país tras esta primera crisis balcánica.

El afán por reescribir la Historia del independentismo catalán ha llevado a defender la vía Eslovena como una opción pacífica

Muchos voceros del independentismo han salido a defender la vía eslovena como una opción pacífica. En cualquier caso, la clave de la independencia eslovena fue Alemania que apoyó la secesión de este territorio, facilitando así el desmembramiento de la antigua Yugoslavia. Para el éxito de la vía eslovena fue mucho más determinante el apoyo alemán que la violencia. Pero de eso tampoco se habla en Cataluña, claro.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios