El 'expresident' prepara nuevos viajes

Puigdemont: próxima parada, Eslovenia

El nuevo objetivo de Puigdemont es un viaje a Eslovenia por varias razones. La principal es que en Eslovenia cuenta con aliados, como el partido de los excomunistas de ese país

Foto: Puigdemont, en su último viaje fuera de Brusela, a Copenhague. (EFE)
Puigdemont, en su último viaje fuera de Brusela, a Copenhague. (EFE)

Carles Puigdemont ya planea sus nuevos pasos para seguir internacionalizando el conflicto catalán con otros viajes como el de Dinamarca y difundir en ellos el escenario de choque con el Gobierno español. Así lo detallan fuentes del entorno en Bruselas del 'expresident', que adelantan que su equipo ya está trabajando en su próximo destino: Eslovenia.

La idea es un frente exterior y un frente interior. En el frente exterior, un Puigdemont viajero, denunciando la situación de Cataluña y los déficits democráticos del Gobierno español. En el interior, un Parlament bloqueado, incapaz de nombrar a ningún candidato para la presidencia, aún a costa de enfrentarse con sus socios del PDeCAT, quienes no respaldan esta opción. Y así lo planteó Puigdemont a los miembros de JxCAT en las reuniones del viernes en Bruselas.

Portavoces de JxCAT niegan que esas reuniones fuesen para hablar de un plan B a la investidura de Puigdemont. Aseguran que se negociaron las condiciones del nuevo Gobierno catalán. Pero en los encuentros no participaron representantes de ERC, con lo que esta versión parece poco creíble.

El eurodiputado del PDeCAT Ramon Tremosa siempre ha conseguido la colaboración de los antiguos comunistas eslovenos

El nuevo objetivo de Puigdemont es un viaje Eslovenia por varias razones. La principal es que en Eslovenia cuenta con aliados. El eurodiputado del PDeCAT Ramon Tremosa siempre ha conseguido la colaboración de los antiguos comunistas eslovenos, ahora denominados Socialni demokrati, favorables a sus tesis del derecho a la autodeterminación de los pueblos dentro de los estados miembros de la UE.

La eurodiputada y presidenta del Consejo de Política Exterior del Socialni demokrati, Tanja Fajon, se ha pronunciado en público a favor de Puigdemont y ha criticado que la UE no apoyase a los independentistas catalanes. El expresidente esloveno Milan Kucan, miembro del mismo partido, también ha respaldado en diversas ocasiones la causa independentista catalana.

Además, Puigdemont abogó en su primer intento de declaración unilateral de independencia —la que suspendió un minuto después— por la denominada 'vía Eslovena', una idea de Tremosa que sirvió para salvar los muebles en ese momento pero que la mayoría de independentistas catalanes vivió como el enésimo jarro de agua fría.

Un poco de historia

Eslovenia fue el primer país que se separó de la antigua Yugoslavia. Lo hizo gracias al apoyo tácito de Alemania. Fue en 1991 y le costó una guerra de 10 días y más de 60 muertos. En 2004, 13 años después de su independencia, logró entrar en la UE. Y, de manera posterior, en 2007 se sumó al euro.

Romeva viajó a Eslovenia en marzo de 2017 para obtener el reconocimiento del país a la DUI pero, como en los países bálticos, fracasó en el intento


El antiguo 'conseller' de Exteriores Raül Romeva visitó Eslovenia para recabar el apoyo de ese país a la causa catalana en marzo de 2017. Pero siete meses después Eslovenia no reconoció la independencia de Cataluña tras la segunda DUI, la del pasado 27 de octubre. Y eso pese a que Socialni demokrati apoya al actual Gobierno esloveno. Al final, el Ejecutivo de ese país optó por respaldar al Gobierno español y zanjar la cuestión en un comunicado en el que, de manera vaga, hacía un llamamiento al diálogo para solventar la cuestión.

Territorio abonado

Por tanto, Puigdemont considera que este país balcánico es un terreno abonado para su posición y seguir internacionalizando el conflicto catalán. Además, en su entorno legal se valora que Eslovenia implica un menor riesgo de ser detenido que el que, por ejemplo, representaba Dinamarca.

Más allá de lo que Carles Puigdemont diga en Eslovenia, el medio es el mensaje. Puigdemont valora de manera especial el poder entrar y salir de Bélgica sin mayor problema, aunque tenga que escoger de manera muy cuidadosa los destinos de sus viajes, dada su delicada situación judicial. Y también el reconocimiento internacional que le otorgan los medios de comunicación de los países que visita. El mismo que le niegan los gobiernos.

Como en el caso danés, lo que Puigdemont pueda decir en Eslovenia es mucho menos importante que construirse una imagen de líder internacional

Su planes de viajes por Europa son para él tan importantes como el ir forzando bloqueos en el Parlament. Ambas estrategias le otorgan protagonismo, refuerzan su papel como líder del independentismo y le colocan en una posición inmejorable para volver a concurrir en unas nuevas elecciones autonómicas, como él espera que ocurra.

El viaje es más importante que lo que diga en sí. Además, en Bruselas se están cansando mediáticamente de él. Pero la repercusión internacional del viaje a Dinamarca fue muy buena. Para los independentistas, ese es el camino.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios