El PP, a la caza de fichajes en Cataluña para arrinconar a Cs
  1. España
  2. Cataluña
CAMBIO DE TIMÓN EN LA ESTRATEGIA POPULAR

El PP, a la caza de fichajes en Cataluña para arrinconar a Cs

El PP ‘pescará’ en el terreno individual, con fichajes de dirigentes, tras haber fracasado la vía de establecer una alternativa antiindependentista

placeholder Foto: La hasta ahora portavoz de Cs en el Parlament, Lorena Roldán (d), junto al candidato popular a la Generalitat, Alejandro Fernández. (EFE)
La hasta ahora portavoz de Cs en el Parlament, Lorena Roldán (d), junto al candidato popular a la Generalitat, Alejandro Fernández. (EFE)

El PP ha puesto en marcha una agresiva y decidida estrategia política en Cataluña que se ha traducido en los fichajes de Lorena Roldán, la exnúmero dos de Ciudadanos, y Eva Parera, la exnúmero dos de la candidatura de Manuel Valls para la alcaldía de Barcelona. “Lo que se pretende es sumar personas que tienen unos objetivos compartidos, ya sean ideológicos o políticos. Son personas que no encontraron en otros partidos la opción de poner en valor esos objetivos”, explican a El Confidencial fuentes de la cúpula del PP.

El PP ‘pescará’ en el terreno individual, con fichajes de dirigentes, tras haber fracasado la vía de establecer una alternativa antiindependentista. De hecho, el líder popular en Cataluña, Alejandro Fernández, propuso hace unos meses una coalición constitucionalista bajo el manto de Cataluña Suma. En un principio, la idea era aglutinar a todo el espectro constitucionalista para ganar las elecciones al independentismo. Pero ni Ciudadanos ni el PSC estaban por la labor. Es más: las fuentes consultadas señalan que, en realidad, esa coalición jamás se llegó a proponer oficialmente a los socialistas “porque su programa está a años luz del nuestro”, pero sí reconocen que se hizo llegar una oferta en firme a Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos.

Foto: El líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, junto a la presidenta del partido, Inés Arrimadas. (EFE)

Se trataba de un pacto global, en el ámbito de toda España, para recomponer el espectro de la derecha y el centro derecha. El pacto debería ponerse en marcha, precisamente, con las elecciones catalanas. “Nuestra intención era materializar una opción al Partido Socialista en toda España. En un principio, Ciudadanos no lo rehusó abiertamente, pero entonces empezó con un cambio de estrategia, negociando con los socialistas y con una cierta connivencia con Pedro Sánchez. Les advertimos de que eso era imposible con un acuerdo en Cataluña. Una coalición para constituirse en alternativa al PSOE en toda España no podía permitirse una negociación con Sánchez”.

Ahora, las encuestas vaticinan un fuerte descenso de Ciudadanos en la comunidad catalana, tanto, que de primera fuerza puede bajar a cuarta (y de 36 diputados se puede quedar con 18), mientras que sube el PSC y el PP podría doblar resultado. “Ciudadanos pretendía sacar provecho de las elecciones catalanas y maquillar su descenso, por eso estaba dispuesto a negociar un pacto solo para Cataluña, de la misma manera que antes lo hizo en el País Vasco”, critican desde las filas populares.

"Esto no es solo una operación en Cataluña"

La estrategia del partido naranja, subrayan las fuentes populares, es “apuntarse a negociar con el PSOE, acercarse a él, y al mismo tiempo intentar concurrir en Cataluña con el PP para maquillar la caída electoral y arrastrar a otros en su debacle. Pero nosotros les hemos dicho que la estrategia en Cataluña tiene que articularse a partir de un eje potente, que es el PP. Y no es solo una operación electoral como en el País Vasco, sino que ha de ser una proyección conjunta en el conjunto de España que vaya más allá del hecho puntual de unos comicios”.

Para los populares, “Ciudadanos se tomó las elecciones de 2017 con dos objetivos erróneos. El primero fue entender que ganar las elecciones era un fin y no un medio. La victoria debería haber servido para el objetivo final de sacar a los independentistas del poder. El segundo fue tomar la victoria como una forma de promoción personal de algunos, para dar el salto a la política española. Esos dos objetivos se visualizaron al día siguiente de las elecciones. Se vio entonces que Ciudadanos se conformaba con el resultado y se resignaba a que siguiesen gobernando los independentistas. A partir de ahí, intentó seguir con la misma estrategia que el independentismo: no hacer política, sino mantener el debate, la confrontación. Y eso no beneficia a Cataluña”.

Foto: Lorena Roldán e Inés Arrimadas, en el Parlament. (EFE)

La cúpula popular denuncia también que la intención de Ciudadanos fue ocupar el espacio del PP en Cataluña. “No se trata de ocupar espacios, sino de plantear una batalla y un proyecto para desalojar al independentismo de las instituciones. Es un proyecto de mayor ambición y de miras amplias. Y eso ha de hacerse con un eje capaz de aglutinar a diversos espectros políticos”, explica un alto dirigente popular a este diario.

Ahí es donde entra en escena el fichaje de dirigentes ajenos al PP. “Queremos dejar claro que nuestro principal ‘leitmotiv’ es plantar cara al independentismo y al sanchismo. El aterrizaje de Salvador Illa en Cataluña abre la puerta a un pacto de los socialistas con ERC. Nosotros creemos que Miquel Iceta dio un paso al lado precisamente porque con él al frente ese pacto era muy difícil, pero ahora, con Illa, Pedro Sánchez lo tendrá mejor para pactar con los republicanos”.

Foto: Sesión de control al Gobierno catalán en el Parlament.

Desde el PP, advierten de que su planteamiento huirá de la confrontación. “Lo que necesita Cataluña en estos momentos no es confrontación, sino soluciones. La sociedad necesita política. Necesita que se restablezcan unos objetivos comunes, como la recuperación del crecimiento económico, el bienestar social, que se arregle la situación sanitaria… Con el independentismo, eso no vendrá, porque el independentismo busca solo confrontación. Y los socialistas, con Salvador Illa, irán por el mismo camino”.

Por eso, afirman las fuentes, de ese frente amplio queda excluido Vox, la formación que dirige Santiago Abascal. Las encuestas dan a Vox representación parlamentaria en Cataluña, una situación inaudita. Pero desde el PP marcan distancia. “Queremos que se visualice que nuestros proyectos son extraordinariamente distintos. Es cierto que hay exdirigentes del PP en Vox, pero no comulgamos con su estrategia de la confrontación, que lo único que persigue son resultados a corto plazo, pero no a medio ni largo”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Partido Popular (PP) Cataluña Ciudadanos Inés Arrimadas PSOE PSC
El redactor recomienda