"En el constitucionalismo Cs es el partido a batir. El PP no está fuerte en Cataluña"
  1. España
CARLOS CARRIZOSA (CS)

"En el constitucionalismo Cs es el partido a batir. El PP no está fuerte en Cataluña"

El candidato de Cs en Cataluña reivindica la fortaleza de su partido y da por hecho que el PP crecerá poco. Si dan los números con el PSC, le hará elegir entre Cs y ERC

placeholder Foto: Carlos Carrizosa, candidato de Ciudadanos a presidir la Generalitat. (Jorge Álvaro Manzano)
Carlos Carrizosa, candidato de Ciudadanos a presidir la Generalitat. (Jorge Álvaro Manzano)

Carlos Carrizosa (Barcelona, 1964), presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos en Cataluña y candidato de ese partido a las elecciones previstas para el 14 de febrero, afronta la cita tras la victoria histórica de Inés Arrimadas en 2017. Es consciente de que el escenario es otro, pero insiste en que el constitucionalismo no puede permitirse la desmovilización. Aspira a que su partido siga liderando ese bloque. Exigirá al PSC "responsabilidad" si hay una suma posible para que no elija a ERC como en el Congreso. Descuenta la irrupción de Vox, pero ve "imposible" el sorpaso. Lamenta en esta entrevista que el PP no haya querido una coalición y lanza un aviso en plena precampaña: solo Ciudadanos "representa la centralidad, la moderación y la firmeza contra aquellos que nos dividen".

PREGUNTA. Los Presupuestos Generales tendrán luz verde definitiva antes de que acabe el año de la mano de ERC y Bildu. No salió la vía de Ciudadanos.

RESPUESTA. Nosotros siempre tuvimos la esperanza de que el Partido Socialista podía pactar esos Presupuestos con Ciudadanos. Y es verdad que hay parte del PSOE que quería ese pacto, dentro del propio Consejo de Ministros. Hay dirigentes como Lambán, Vara, el expresidente González o Alfonso Guerra que demuestran que es así. Sánchez hizo balance y decidió hacer más caso a ERC y Bildu. Nunca fue imposible. Fue su decisión decantarse por la radicalidad.

P. ¿Por qué cree que el PP no ha querido ir en coalición con Ciudadanos en Cataluña?

R. Por puros cálculos electorales. PP y Ciudadanos hablamos de tres comicios (País Vasco, Galicia y Cataluña). En Galicia podían haber sido generosos y no lo fueron. En Cataluña nosotros éramos los generosos y aún así ha prevalecido el cálculo de que obtener dos o tres escaños más en solitario para ellos es doblar su resultado. Lo que lamento es que no hayamos hablado más de los intereses de los ciudadanos en vez de lo que quieren las cúpulas de los partidos.

P. Es verdad que no siempre se suma en una lista conjunta. Mire al independentismo en 2015.

R. Sí, pero también es verdad que en Cataluña tenemos un problema con la ley electoral, que hace primar los votos de los partidos independentistas. En algunas zonas vale incluso dos veces y medio más el voto de los nacionalistas. Nosotros apostamos por una coalición para que los constitucionalistas no compitiéramos entre nosotros y que ningún voto se quedara sin traducción a escaño.

placeholder Carlos Carrizosa durante la entrevista con El Confidencial. (Jorge Álvaro Manzano)
Carlos Carrizosa durante la entrevista con El Confidencial. (Jorge Álvaro Manzano)

P. ¿Y no cree que también el PP se ve más fuerte tras la debacle de Ciudadanos en las últimas generales y la estrategia de Pablo Casado de vuelta al centro?

R. Yo, respecto a ese supuesto giro al centro, lo único que he visto es un discurso en la moción de censura de Vox. No he visto nada más. No sé si eso supone un cambio de estrategia o de discursos puntuales. Nosotros, afortunadamente, si ganamos las elecciones en 2017 fue porque representábamos una opción creíble. En 2015 también lideramos a los constitucionalistas con 25 escaños frente a los 16 del PSC y un PP muy alejado. En el constitucionalismo somos el partido a abatir y no creo que el PP esté muy fuerte en Cataluña. Creo también que la abstención distorsiona las encuestas. Si consiguiéramos movilizar al votante constitucionalista, estoy convencido de que una buena parte iría a la casa común del constitucionalismo que es Ciudadanos.

P. Es cierto que Arrimadas aglutinó en solitario al constitucionalismo en 2017. Era un momento muy concreto y las elecciones se vivieron en clave plebiscitaria. No parece el caso de las del 14 de febrero.

R. Esas elecciones fueron extraordinarias porque se acababa de producir un golpe a la democracia y se había aplicado el artículo 155 suspendiendo las competencias de la autonomía. El Gobierno anterior estaba preso o fugado. Eso hizo que hubiera una participación del 80% y en estos momentos se espera una participación de casi veinte puntos menos. El gran reto para nosotros es pensar que aquellos que dañaron tanto Cataluña siguen en esos partidos. Puigdemont está en la lista y Junqueras no lo hace porque está inhabilitado, pero dirige ERC desde la cárcel. Son personas que dicen que lo volverán a hacer. A los electores catalanes tenemos que movilizarlos por dos vías. La primera, que no olviden que el separatismo no acepta las reglas del juego. Y la segunda, que hay que dejar la política de confrontación y empezar a reconstruir ya Cataluña.

P. El Supremo ya ha revocado el tercer grado para los condenados.

R. Sí. Y los independentistas hablan de venganza, de represión del Estado, de democracia fallida… Ellos no aceptan el juego democrático. El peligro de involución democrática en Cataluña continúa vivo.

placeholder Carrizosa en un momento de la entrevista.  (Jorge Álvaro Manzano)
Carrizosa en un momento de la entrevista. (Jorge Álvaro Manzano)

P. Estos partidos también quieren que los condenados por el 'procés' estén libres antes de las elecciones. Pablo Iglesias ha dicho que le gustaría verlos cuanto antes en la calle. Pero parece muy difícil que antes del 14 de febrero esté lista la reforma del Código Penal o la vía de los indultos.

R. Creo que sería un fraude a la democracia que por cambalaches e intereses subterráneos se diese un trato de privilegio a unos señores que son políticos. Ningún condenado a penas de la extensión que tienen estas personas obtiene tan rápido los beneficios penitenciarios que les está procurando la administración catalana, comandada por una señora de ERC, Esther Capella, que les da permisos a todos ellos mientras cuestionan la condena del Tribunal Supremo.

El Supremo ha dicho también al revocar el tercer grado que los órganos administrativos que proponen esta progresión de grado no pueden cuestionar la sentencia ni erigirse en una especie de segunda instancia por no estar de acuerdo. Lo que es lamentable es que se cuestione permanentemente al Poder Judicial, que dictó una sentencia. De toda la vida los políticos decían respetar las sentencias judiciales. Y es una frase sana porque demuestra respeto a la separación de poderes, y eso nuestro Gobierno no lo tiene. Otra prueba es el intento de modificar la elección de miembros del CGPJ.

P. El independentismo cree que ahora podría superar el 50% de los votos.

R. Hay que dejar claro que aunque lo superara, sería el 50% del 50% de participación. Con lo cual, no tendría ninguna legitimidad. También quiero recordar que para modificar una coma del Estatuto de Cataluña se necesitan dos terceras partes del Parlamento catalán. Aun así, es muy importante que no lo consigan para que no se tergiversen los mensajes.

P. Las encuestas pronostican a Ciudadanos una caída importante. ¿Qué sería un buen resultado para ustedes?

R. Eso habrá que verlo. Yo creo que la meta que nos debemos fijar es continuar liderando el constitucionalismo. Esto es lo que tenemos que transmitir. Solamente Ciudadanos representa la centralidad, la moderación y, a la vez, la firmeza contra aquellos que nos dividen y tienen olvidada la gestión de la comunidad autónoma. Todo el mundo sabe que el PP nunca ha tenido una excesiva fuerza en Cataluña y que el Partido Socialista planea a las claras un tripartito para repetir el pacto que ha hecho a nivel nacional.

"La verdadera meta para Ciudadanos es seguir liderando el constitucionalismo"

P. Dijo Iceta en una entrevista que no pactaría con nadie que quiera la independencia o un referéndum de independencia.

R. El señor Sánchez también lo dijo muchísimas veces. Es el estilo habitual en el Partido Socialista. En Cataluña nadie cree a Iceta. Lo que está haciendo es negarlo, como ERC. Cuando hayan pasado las elecciones pactarán un tripartito si les dan los votos. En Ciudadanos lo que intentaremos es que no les lleguen los votos.

P. Pero hablar de una suma constitucionalista sin el PSC es imposible.

R. Claro. Por eso siempre incluimos al PSOE en el bloque constitucionalista. No podemos excluir al socialismo, por muy equivocado que esté y por muy corresponsable que sea de los desmanes que ha cometido el nacionalismo. Tenemos que intentar atraerlos a la moderación. Lo hicimos en el ámbito nacional y no fue posible con Sánchez. Si los resultados nos dan para formar un gobierno con el Partido Socialista, les pediríamos que fueran responsables y que nos aparten a todos los catalanes del nacionalismo.

"Si es posible formar un gobierno con el PSC, pediremos que sean responsables"

P. ¿Contempla ese escenario de verdad?

R. Absolutamente. Y creo que sería muy sano para Cataluña abrir las ventanas y levantar las alfombras después de que siempre se haya gobernado bajo los marcos políticos del independentismo. Quiero recordar que el socialismo pactó tripartitos con ERC y la entonces ICV. En aquella época el PSC le regaló a ERC las 'consellerías' de Comunicación, Educación y Cultura. Le dio las tres 'consellerías' sensibles para crear la hegemonía independentista radical. Al PSOE hay que atarle corto porque tiene la tendencia de irse con el nacionalismo.

P. La irrupción de Vox en el Parlament es evidente. ¿Descarta un sorpaso? En las generales ocurrió.

R. Lo descarto por completo. Me parece imposible. En Cataluña es cierto que hemos tenido la presencia de Plataforma por Cataluña, un partido ultra absorbido por Vox. Pero la identidad compartida del catalán que se siente así, español y europeo, y que ve defendidos sus intereses y su identidad por Ciudadanos es lo que más conecta con la inmensa mayoría del constitucionalismo catalán. No creo que Vox conecte con muchas capas de la población.

P. ¿Y no creen que les puede penalizar su posición en el Congreso de intentar pactar los Presupuestos con Sánchez?

R. A nosotros no nos da ningún miedo eso. Estamos muy orgullosos. En Cataluña se ha entendido muy bien ese intento de evitar que el pacto fuera con ERC y Bildu. El elector moderado de centro derecha y centro izquierda creo que aprecia nuestro intento por urdir pactos entre la moderación y no con la radicalidad.

"Descarto el sorpaso de Vox. Lo veo imposible. No conectará con la población"

P. ERC ha abierto una guerra fiscal con la Comunidad de Madrid, donde Ciudadanos gobierna en coalición con el PP. ¿Es cuestión de armonizar o de gestionar?

R. A mí me hace mucha gracia que los partidarios de la máxima independencia sean los que quieren armonizar al resto. Claro, ahí no hay intromisión en la autonomía. La verdad es que la hipocresía del independentismo es tremenda. Le pongo un ejemplo con el hospital Isabel Zendal. Ha costado 100 millones de euros y ha concitado muchísimas críticas. No recuerdo nada similar hablando de un hospital. Y esos mismos que lo critican son a los que les parece fenomenal que cada año TV3 pierda 250 millones de euros de déficit. Todos los años además.

La portavoz de ERC dijo textualmente que los ricos madrileños viven a costa de los pobres catalanes. Esos son los mensajes distorsionadores y xenófobos que se vocean en Cataluña por partidos como ERC, con el que Sánchez está pactando. Nosotros lo que creemos es que los impuestos los pagan las personas y no los territorios.

P. Le quiero preguntar por el castellano en las aulas catalanas. Ciudadanos exigía al Gobierno retirar la polémica enmienda de la ley Celaá. Es cierto que la normativa lo elimina como lengua vehicular. Pero, ¿desde hace cuándo el castellano no es realmente vehicular en Cataluña a pesar de que la ley Wert así lo recogía?

R. Lo que ha ocurrido con el castellano en Cataluña es fruto de dos infamias. Una, la del independentismo radical que ve en el castellano un problema y un enemigo. Querer erradicar el español siempre ha sido un objetivo de la administración catalana y las escuelas. Eso es una indignidad porque atenta contra más de la mitad de los catalanes, que tienen como lengua habitual el castellano, y también con buena parte de otros catalanes que aunque no sea su lengua habitual, tienen derecho a utilizarla y disfrutan también de esta lengua.

La otra, que hay que denunciar como hemos hecho nosotros, es la pasividad de todos nuestros gobiernos españoles, que nunca han puesto coto a esta erradicación. La ley Wert es la demostración de hasta qué punto no se atrevió el PP a dar una respuesta que afectase a la enseñanza pública catalana. Lo que dijo Wert es que si las escuelas públicas no querían dar castellano el Gobierno daría un dinero para pagar un colegio privado donde lo pudieran aprender. Y todo, pese a que se existía la Alta Inspección y que hay sentencias favorables del TSJC y el Supremo de que se debe impartir mínimo un 25% de las clases en castellano. La Alta Inspección sí tiene competencias y nunca hicieron nada. La ley Celaá en el fondo no cambiaba nada, pero es una vuelta de tuerca más.

placeholder Carrizosa en la sede nacional del partido. (Jorge Álvaro Manzano)
Carrizosa en la sede nacional del partido. (Jorge Álvaro Manzano)

P. Cataluña no avanza en la desescalada y este lunes no pasará de fase. ¿La campaña va a quedar invadida de nuevo por el 'procés' o va a estar sometida al debate de la gestión de la pandemia?

R. Estoy convencido de que los catalanes quieren gobiernos que sepan gestionar. Una de las primeras y más famosas cosas que dijo el expresidente Torra, de quien por cierto nadie se acuerda, fue que él no venía a gestionar una autonomía. Él dijo que venía a hacer efectivo el 1 de octubre [en referencia al referéndum ilegal de 2017]. Y es cierto que el independentismo no vino a gestionar y también es cierto que se presentan a las elecciones con la misma matraca. En el constitucionalismo lo que tenemos que decir bien claro es que el 'procés' nos roba, nos empobrece y nos está haciendo perder el tiempo. Lo que Cataluña necesita es empezar a hablar de lo que nos importa a todos

P. Le pregunto ahora por el expresidente de su partido. Albert Rivera dice estar fuera de la política, pero participa en foros con dirigentes y da la sensación de que se pronuncia continuamente sobre la estrategia de la ejecutiva actual de Ciudadanos. ¿Usted cree que perjudica al partido?

R. A mí me consta, y él lo ha repetido mil veces, que se mantiene al margen de la política, y que nunca interfiere ni busca hacerlo en las decisiones que toma la ejecutiva. Él mismo piensa así. Él sabe, como dirigente que fue del partido, que las ejecutivas son los órganos de dirección y son las que tienen derecho a trazar sus estrategias. Y también le digo que Albert Rivera ni perjudica ni perjudicará nunca a Ciudadanos. Lo que ha hecho es encumbrar a un partido que solamente tenía tres escaños en Cataluña en 2006. Consiguió lo imposible que es convertir a un partido desde el centro, la moderación y la corriente liberal en Europa, en un partido de gobierno. Eso solo lo podría conseguir alguien con un genio político extraordinario como él.

Independencia de Cataluña Partido Popular (PP) Pablo Casado Parlamento de Cataluña Inés Arrimadas Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda