Ultimátum de Arrimadas a Sánchez: o Bildu o Ciudadanos
  1. España
SIGUE SIN ESCENIFICAR LA RUPTURA

Ultimátum de Arrimadas a Sánchez: o Bildu o Ciudadanos

La irrupción de Bildu confirma la incompatibilidad de las vías. La líder de Cs, que preparó el terreno para el no, hará un último intento en la tribuna para forzar la elección de Sánchez

placeholder Foto: La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, y el portavoz parlamentario, Edmundo Bal. (EFE)
La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, y el portavoz parlamentario, Edmundo Bal. (EFE)

Ni 24 horas después de que Inés Arrimadas anunciara dos nuevas condiciones para apoyar los Presupuestos (retirar la enmienda que margina el castellano de la ley Celaá y un compromiso escrito de que no habrá ningún referéndum de secesión), el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, confirmó que su grupo votaría a favor de las cuentas públicas. Pablo Iglesias celebraba la noticia en perfecta coordinación con la izquierda 'abertzale' al ver más cerca su verdadero objetivo: orillar del todo a Ciudadanos y que los Presupuestos de 2021 salgan adelante con la mayoría de la investidura. Inés Arrimadas aprovechará la irrupción de Otegi para reafirmarse en las dos vías que existen y que el Gobierno se retrate en su elección. Los dos partidos no caben en la ecuación y el partido naranja tiene preparado el terreno para el no. "Sánchez decide", insisten en el entorno de la dirigente.

Cs insta a Sánchez a elegir entre las ''dos vías'' para sacar adelante los PGE

Ciudadanos elevó el listón con esas dos condiciones este martes para escenificar la incompatibilidad de su partido con la vía de la izquierda independentista. Aunque desde hace semanas la formación de Arrimadas venía insistiendo en que el Gobierno “tendrá que elegir” entre ambos, la efusividad con que habían defendido mantenerse en la mesa de negociación había generado dudas internas y externas. Y ese camino, reconocen fuentes de la cúpula, podría volverse en su contra.

De ahí que, tras una larga reunión de la ejecutiva permanente a la que acudieron más miembros del partido y diputados, Arrimadas decidiera comparecer en primera persona para poner las cartas boca arriba. Las dos condiciones excluían 'de facto' a ERC y Bildu y, al mismo tiempo, preparaban el terreno en caso de que el Gobierno opte por mantener la mayoría de la investidura, para que finalmente el voto de los naranjas sea un no.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en el Congreso. (EFE)

En Ciudadanos, entienden que la manifestación de Otegi viene a confirmar que existen dos opciones y que el Ejecutivo deberá decantarse por una. “Somos radicalmente incompatibles”, recordaba Edmundo Bal en el Congreso este miércoles. “Tiene que quedar claro que hay dos opciones. Sánchez no va a poder decir que no pudo no arrojarse en los brazos de ERC y Bildu. Puede evitarlo”, repetía el portavoz adjunto del grupo naranja.

El partido de Arrimadas también necesitaba acabar con los rumores de que la negociación seguiría a pesar de todo. Es cierto que la postura de los naranjas sigue siendo la de “estar en la mesa hasta el final”. Pero únicamente para poner al presidente del Gobierno en el brete de elegir. En ningún caso lo harán “a cualquier precio”, y fuentes de la cúpula insisten a este diario en que nunca estuvo entre las posibilidades reales “tragar” con las contrapartidas de los independentistas.

En realidad, como publicó este diario, muchos dirigentes apuestan por tratar de negociar algunos aspectos económicos relevantes (como el plan de ayudas a fondo perdido para autónomos y pequeñas empresas) y votar en contra del conjunto de las cuentas.

placeholder La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en el Congreso. (EFE)
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en el Congreso. (EFE)

Arrimadas subirá a la tribuna del Congreso este jueves para defender la decisión de su grupo de no presentar una enmienda a la totalidad. Insistirá en que lo único que supone es permitir que la tramitación de las cuentas siga su curso, poniendo el foco en que “aún queda mucho camino por recorrer” y que “hay tiempo para que el Ejecutivo rectifique”. En realidad, superar las enmiendas a la totalidad es el examen más importante para unos Presupuestos.

Y, de hecho, el margen se estrecha en una de las condiciones imprescindibles para Ciudadanos. La semana que viene, ya se debatirá en el pleno del Congreso la reforma educativa conocida como ley Celaá. Es decir, el PSOE tiene muy pocos días para tomar la decisión de si retirará la polémica enmienda lingüística. De no hacerlo, solo habría otra oportunidad en la tramitación en el Senado.

Foto: El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. (EFE)

Los otros ejes principales de la intervención de Arrimadas pasarán por volver a insistir en las dos vías posibles para los Presupuestos (le dirá directamente a Sánchez que su mano sigue tendida y que debe elegir) y en “los logros” conseguidos hasta ahora, que contrapondrá a la negociación con Bildu, “de la que no se sabe nada”. La líder naranja recordará que las conversaciones iniciadas en verano entre su partido y Moncloa sirvieron para “poner freno” a la pretendida subida de impuestos de Podemos, que finalmente no afecta al IRPF de las clases medias, y que tampoco conlleva una subida del IVA a la educación concertada y la sanidad privada. Lo mismo que el impuesto al diésel.

Ya este miércoles, miembros del partido también se hicieron eco de las duras declaraciones del presidente de Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara, que se unían a las del presidente de Aragón, Javier Lambán. El primero reconoció tener una "sensación muy dolorosa" al ver que los Presupuestos pudieran depender de Bildu. El aragonés, por su parte, reconoció públicamente que prefería que el pacto se llevara a cabo con Ciudadanos.

PSOE Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Bildu Ciudadanos Pablo Iglesias Inés Arrimadas
El redactor recomienda