"Largas" de Casado y "desprecio" al pacto: anatomía de la ruptura PP-Cs en Cataluña
  1. España
IRÁN POR SEPARADO A LAS ELECCIONES

"Largas" de Casado y "desprecio" al pacto: anatomía de la ruptura PP-Cs en Cataluña

Ambos partidos mantuvieron contactos y Ciudadanos recibió el mensaje de que no habría acuerdo. Las "evasivas" del PP y la cercanía de la convocatoria forzaron el anuncio oficial

placeholder Foto: Pablo Casado (de espaldas), Inés Arrimadas y José María Espejo (izquierda), en el Congreso el pasado febrero. (Pedro Ruiz)
Pablo Casado (de espaldas), Inés Arrimadas y José María Espejo (izquierda), en el Congreso el pasado febrero. (Pedro Ruiz)

Ciudadanos y PP acudirán por separado a las próximas elecciones en Cataluña, que previsiblemente se celebrarán el 14 de febrero. Las últimas semanas han dado un vuelco a la relación entre las dos formaciones, que hace solo unos meses firmaron un acuerdo para concurrir juntas en Euskadi como antesala del escenario catalán. Pero, después del verano, Pablo Casado dejó de defender poco a poco esta alianza, que le llegó a enfrentar a algunos barones territoriales, y ayer mismo, según explican en el entorno de Inés Arrimadas, “ocurrió algo definitivo a lo que había que responder”. Cartas encima de la mesa. “Concurriremos en solitario, somos la única alternativa al separatismo”, zanjaba la dirigente naranja.

Arrimadas confirma Cs irá en solitario a las catalanas, tras el no de Casado

El líder del PP aseguró este lunes en la Cadena COPE que tras haber intentado lanzar el pacto de España Suma en las pasadas elecciones generales (Cs y Vox se opusieron), ahora, su formación se encuentra “en otra etapa”. En la de unir a los votantes de esos dos partidos dentro del proyecto del PP, porque “es la única alternativa a Sánchez”, descartando coaliciones como la que exploraron en el País Vasco. “Ante eso, había que decir ya algo, y con esas palabras era imposible deducir otra cosa”, explican fuentes cercanas a la presidenta de Ciudadanos, que fue la que este lunes confirmó oficialmente que su formación tendrá una papeleta propia y en solitario.

Este diario adelantó en enero que, por primera vez, el partido naranja se abría a una lista conjunta con el PP “por la situación de excepcionalidad” en Cataluña. Arrimadas, todavía en la campaña de sus primarias, avaló la decisión de la gestora que la anterior dirección rechazó. Tenían que proponer algo novedoso. Y precisamente este lunes la dirigente reprochó a los populares llevar “11 meses” con una propuesta “ganadora, constitucionalista y llamada a ser un revulsivo” encima de la mesa sin obtener respuesta.

Foto: El líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, junto a la presidenta del partido, Inés Arrimadas. (EFE)

La idea de partida era una candidatura transversal con PSC y PP que pudiera hacer frente a la mayoría parlamentaria independentista. Los socialistas se descartaron desde el primer momento y el PP catalán, en realidad, nunca lo vio con buenos ojos. Pero lo realmente determinante, aseguran desde Ciudadanos, han sido “las continuas evasivas” de Casado y lo que ayer entendieron como una “confirmación”.

Según confirman a este diario, en los últimos días, equipos de ambos partidos han mantenido contactos sobre el asunto y fuentes de Ciudadanos aseguran que trasladaron que no habría acuerdo para ir a las elecciones. Este lunes, el líder del PPC, Alejandro Fernández, volvía a decir que “las coaliciones había que analizarlas bien” para saber si realmente suman o no, pero no llegó a descartar un acuerdo. “Cuando haya una decisión, la comunicaremos”, se limitó a decir.

En la cúpula naranja, reconocen que “las largas” del PP no tenían otra salida. Aseguran que no le veían sentido a “seguir ofreciendo un acuerdo que permanentemente desprecian” y recuerdan, más allá de lo que digan ahora las encuestas, que Ciudadanos es la primera fuerza en esa comunidad. En 2017, con Arrimadas a la cabeza, se coronaron como primera fuerza (36 escaños), frente a los cuatro escaños que le quedaron al PP.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado, y el líder de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

“Nosotros creemos que la candidatura conjunta hubiera sido muy buena para movilizar al constitucionalismo, pero ya en 2017 lo conseguimos sin necesidad de ello. Así que vamos a volver a intentarlo”, insisten desde el equipo de Arrimadas.

"Un cúmulo de cosas": evasivas y campaña

Las mismas fuentes reconocen que la decisión de comunicarlo este lunes responde a “un cúmulo de cosas”. Como viene publicando este diario, las tensiones entre ambas formaciones para constituir una lista constitucionalista no han dejado de crecer. El partido naranja no contemplaba en ningún caso no liderarla (igual que no discutió que el PP la encabezara en Euskadi), y se tomaron algunas decisiones, como el cambio de candidato este verano, sustituyendo a Lorena Roldán por Carlos Carrizosa, presidente del grupo en el Parlament y referente de la lucha contra el nacionalismo catalán. Entendían que era un paso para que el PP se sintiera más cómodo. Pero Alejandro Fernández no recogió el guante entonces.

El fortalecimiento de Casado como líder de la oposición tras los resultados de las últimas generales (con la debacle que sufrió Ciudadanos), que recientemente se ha visto reforzado por sus posiciones en el Congreso (como la moción de Vox), ha hecho que el PP intente recuperar un espacio propio que en Cataluña había perdido. “Volvemos a ser atractivos”, auguraban los populares. Pero, como publicó este diario, el temor a que Vox les dé el sorpaso en el Parlament está ahí, y Ciudadanos cree que su negativa a ir en coalición responde a la posibilidad de tener algún escaño más del que obtuvieron las pasadas elecciones.

placeholder El líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa (d), y el líder del PPC, Alejandro Fernández. (EFE)
El líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa (d), y el líder del PPC, Alejandro Fernández. (EFE)

Además, Ciudadanos decidió confirmar también que concurriría en solitario para aclarar las cosas cuanto antes. “Hay que preparar ya la campaña y no tiene sentido seguir perdiendo el tiempo. Nos damos todos por enterados”, insisten desde la cúpula naranja, asegurando que no era necesario seguir como el ratón y el gato ni un minuto más. “Diciembre está al caer, se va a confirmar la convocatoria y nos tenemos que poner en marcha ya. No han querido la coalición, la llevamos proponiendo desde febrero. Pues ya está”, zanjan.

En el PP de Cataluña, sin embargo, empiezan a descubrir parte de su estrategia. Ante el anuncio de Arrimadas, el entorno de Fernández responde que Ciudadanos “ya ha elegido” y “ha tomado su decisión”, señalando en buena medida la estrategia nacional. “Priorizan sus acuerdos con Sánchez”, dicen en referencia a la negociación de los Presupuestos y al resto de acuerdos alcanzados durante la pandemia.

Ciudadanos y PP acudirán por separado a las próximas elecciones en Cataluña, que previsiblemente se celebrarán el 14 de febrero. Las últimas semanas han dado un vuelco a la relación entre las dos formaciones, que hace solo unos meses firmaron un acuerdo para concurrir juntas en Euskadi como antesala del escenario catalán. Pero, después del verano, Pablo Casado dejó de defender poco a poco esta alianza, que le llegó a enfrentar a algunos barones territoriales, y ayer mismo, según explican en el entorno de Inés Arrimadas, “ocurrió algo definitivo a lo que había que responder”. Cartas encima de la mesa. “Concurriremos en solitario, somos la única alternativa al separatismo”, zanjaba la dirigente naranja.

Inés Arrimadas Partido Popular (PP) Pablo Casado Parlamento de Cataluña PSC
El redactor recomienda