SI SE CONFIRMA EL ADELANTO ELECTORAL

Ciudadanos se abre ahora a una lista con el PP en Cataluña por la "situación excepcional"

El partido de Arrimadas tiene claro que liderará la bandera del constitucionalismo, pero también sabe que debe ofrecer una alternativa novedosa y sólida

Foto: Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas (d) en el Parlament. (EFE)
Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas (d) en el Parlament. (EFE)
Adelantado en

En mitad de un clima de adelanto electoral en Cataluña, ya confirmado por Quim Torra que anunció este miércoles que convocará en cuanto se aprueben los Presupuestos autonómicos de 2020 (probablemente dentro de dos meses), la oposición tiene encima de la mesa la construcción de una alternativa que sume fuerzas frente al independentismo. Ciudadanos, primera fuerza tras las elecciones catalanas de 2017, no descarta apostar por una lista constitucionalista conjunta, en la que podría integrarse el PP. Aunque se trata de una posibilidad en fase preliminar —no se han producido conversaciones formales todavía—, fuentes de la formación naranja no esconden que los contactos son continuos entre ambos partidos y reconocen que el contexto actual requiere una respuesta novedosa desde sus filas.

El acercamiento entre el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos y los independentistas, que tienen en sus manos el futuro de la legislatura, podría conseguir lo que hasta el momento ha sido imposible en esa comunidad, en otras y a nivel nacional, pese a la insistente propuesta de los populares de España Suma. El escenario abierto en la esfera nacional, añadido a la imposibilidad de acción de Ciudadanos, a pesar de haber ganado las elecciones autonómicas hace algo más de dos años, podría hacer recapacitar a los naranjas y plantearse una estrategia distinta.

En diciembre de 2017, la candidatura de Inés Arrimadas aglutinó de manera natural a prácticamente todo el constitucionalismo bajo las siglas naranjas, situándose ante el electorado como la única opción real para frenar el secesionismo. Era un momento político muy concreto tras el referéndum ilegal del 1 de octubre, meses de tensiones y una fractura social sin precedentes. Ciudadanos obtuvo 36 diputados y redujo a los populares a cuatro representantes en el Parlament. El PSC se quedó estancado con solo 17 escaños.

Aun así, la victoria fue insuficiente. El constitucionalismo vio cómo a pesar de haber ganado las elecciones no tenía posibilidades aritméticas de gobernar. Una realidad que tuvo mucho que ver con el salto de Arrimadas a Madrid y que Ciudadanos no ha olvidado. Personas del entorno de la que está llamada a ser la próxima presidenta del partido insisten en que si finalmente hay convocatoria electoral en Cataluña, Ciudadanos deberá variar su oferta. "Ganar no fue suficiente y es fundamental darles a los electores algo nuevo, creíble y que devuelva la esperanza", insisten.

El propio jefe de la oposición en Cataluña, Carlos Carrizosa, reconocía esta mañana en 'COPE' que "exploran todas las vías" y que el contacto con el líder de los populares, Alejandro Fernández, es continuo. "Hasta que no entremos en periodo electoral no podemos considerarlo. Pero alianzas pre y pos electorales son necesarias", confirmó.

Los portavoces de Ciudadanos, Edmundo Bal, y PP, Cayetana Álvarez de Toledo. (EFE)
Los portavoces de Ciudadanos, Edmundo Bal, y PP, Cayetana Álvarez de Toledo. (EFE)

La idea de una lista conjunta con el PP e incluso otros sectores constitucionalistas, como podrían ser desencantados con el PSC, empieza a ser latente. De hecho, la propia Arrimadas lanzó una idea similar este martes en el Congreso de los Diputados: "Se están precipitando acontecimientos que no se habían producido antes y lo más importante que va a pasar en Cataluña en los próximos meses no será lo que haga el independentismo, sino lo que hagan los constitucionalistas", avanzó. "Y Sánchez, en esa tesitura, tiene que decir con quién va a estar. Apelo a que rompa sus relaciones con el independentismo y se ubique por una vez con los constitucionalistas", insistió.

A pesar de que Ciudadanos siempre ha sido reacio a unirse con el PP (a excepción del caso navarro, por existir un partido que hacía de nexo entre ambos, UPN, que dio como resultado Navarra Suma), el pasado verano ya reconoció que tendría sentido extender la fórmula "allí donde realmente un acuerdo pudiera sumar".

Como publicó este diario, el partido no descartó que en su momento se plantearía algo similar para el País Vasco (donde este año también habrá elecciones), aunque rechazó una y otra vez el ofrecimiento del PP para ir juntos al Senado bajo la marca España Suma. La verdadera ambición de Pablo Casado pasaba por aunar el centro derecha si se producía una repetición electoral, pero Albert Rivera siempre insistió en que ese no era el camino.

Si la situación en Cataluña ya era excepcional —tras este mediodía, aún más; con elecciones en el horizonte—, esta requeriría, a ojos de algunos dirigentes, de una "propuesta excepcional". Después del pacto de Sánchez con los secesionistas —que en el partido naranja ven ya extensible a Cataluña, con una reedición del tripartito—, la formación naranja sabe que necesitará una alternativa sólida que convenza al electorado constitucionalista, a los decepcionados con el PSC y que permita recuperar a los electores que se fueron a Vox el pasado 10-N.

En todo caso, dirigentes de la formación naranja descartan que por ahora haya una decisión tomada y, días atrás, aseguraban que no moverían ficha hasta que la convocatoria electoral se confirmara. Les toca entonces a partir de hoy.

Si el plan se pone en marcha, eso sí, lo liderarán. Tras el desastre electoral del 10 de noviembre, una cita con las urnas es lo último que necesita el partido. Pero Arrimadas tiene claro que la bandera de líderes de la oposición y del constitucionalismo en Cataluña lleva su sello y no renunciará a ella.

Albert Rivera, junto a Inés Arrimadas y Lorena Roldán. (EFE)
Albert Rivera, junto a Inés Arrimadas y Lorena Roldán. (EFE)

Fuentes del PP consultadas por este diario no esconden que su objetivo en los últimos meses siempre ha sido "sumar" y que verían con buenos ojos una candidatura común. En Cataluña, los populares ya propusieron en las últimas generales concurrir con Ciudadanos en la lista por Barcelona, aunque eso supusiera desplazar al segundo puesto a Cayetana Álvarez de Toledo.

Los naranjas celebraron hace meses las primarias para elegir a la sucesora de Arrimadas y candidata a presidir la Generalitat, aupando a Lorena Roldán. El problema que enfrenta ahora el partido es que esta convocatoria inminente les exigirá tomar una decisión a las puertas de su quinta asamblea general, el congreso interno en el que Ciudadanos debe rearmarse y aprobar la hoja de ruta para una nueva etapa.

Según el borrador de la ponencia relativa a estrategia política, la apuesta naranja seguirá siendo la de consolidar el espacio liberal en España y tender puentes con los partidos constitucionalistas para luchar contra nacionalismos y populismos a ambos lados del espectro ideológico.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios