GRAN ACTO ESTE SÁBADO EN MADRID CON RIVERA

Arrimadas, en el punto de mira

Los rumores de que la líder de Cs en Cataluña daría el salto a la esfera nacional llevan meses circulando por el partido. El adelanto electoral lo precipita todo y el desenlace llegará en días

Foto: Inés Arrimadas, en 2017, durante un acto en la campaña catalana del 21-D. (EFE)
Inés Arrimadas, en 2017, durante un acto en la campaña catalana del 21-D. (EFE)

Inés Arrimadas estará este sábado en Madrid en un acto público que protagonizará junto a Albert Rivera en la madrileña plaza de la Villa. La aparición llega con los rumores sobre su futuro político disparados, que cada vez apuntan con más fuerza a que podría dar el salto a la política nacional. Aunque el acto tiene por objeto denunciar la situación actual en Cataluña y defender la unidad del país —con el juicio del 'procés' que desde hace dos semanas se celebra en la capital como telón de fondo—, en el partido nadie oculta que en breve deberá hacerse público el desenlace sobre su próximo destino. Sobre todo si mira al 28 de abril. Su presencia en la capital dispara las posibilidades de que se confirme este mismo fin de semana.

El propio Rivera dejó la puerta abierta este jueves en Málaga, desde donde aseguró que Arrimadas "es la mujer más importante, valiente y preparada de la política española" e insistió en que "hasta el 9 de marzo", fecha en que finalizan las primarias del partido, "hay tiempo" y "es decisión de los candidatos". A pesar del optimismo lanzado por el líder del partido, minutos antes era el número dos de Arrimadas quien desde el Parlament de Cataluña enfriaba las probabilidades. Carlos Carrizosa afirmaba: "No se está barajando esa posibilidad en absoluto. Arrimadas jugará un papel en la campaña, ayudando, pero seguirá trabajando por Cataluña", aseguró el portavoz catalán.

Más allá de los rumores recientes, fuentes de la cúpula naranja reconocen que el posible salto nacional de Arrimadas lleva meses flotando en el partido. Por ahora nadie de la dirección lo confirma por completo, insistiendo en que las listas “todavía no están hechas”. La mayor parte de dirigentes reconoce que el asunto se está tratando con “secretismo total” y aseguran que ni siquiera conocen la decisión que se tomará.

Albert Rivera e Inés Arrimadas, durante una ejecutiva nacional. (EFE)
Albert Rivera e Inés Arrimadas, durante una ejecutiva nacional. (EFE)

La coincidencia de las generales —tras el adelanto anunciado por Pedro Sánchez— con las autonómicas y municipales (tendrán lugar un mes después) ha obligado al partido a reorganizar el trabajo y centrarse en el Congreso en primer lugar. La opción que más fuerza gana es que Arrimadas concurra a las elecciones haciendo tándem con Rivera, aunque lo más probable sería que encabezase la candidatura por Barcelona. “Sería un tándem ganador”, insisten distintos dirigentes del partido de primera línea, conscientes de que el movimiento puede concretarse y que sería una buena noticia para la formación. Además, la líder de Ciudadanos en Cataluña no llegaría sola. El diputado en el Parlament y vicesecretario de la Mesa, José María Espejo, natural de Madrid, está a punto de desembarcar en la capital con el mismo destino. Hace apenas unos meses, otra pieza clave del partido, Fernando de Páramo, responsable de Comunicación, abandonaba su escaño en la Cámara autonómica catalana para instalarse en Madrid definitivamente.

La formación naranja entiende que la cita de las generales ha de ser la definitiva. La ejecutiva nacional tomaba una decisión crucial en su reunión este lunes: la de no pactar con el PSOE y Pedro Sánchez después de las elecciones de abril, bloqueando automáticamente cualquier acuerdo con los socialistas y dejando como única opción un acuerdo en el espectro de la derecha. Con este movimiento, el partido pretendía dos cosas. La primera: dejar de visualizarse como un partido bisagra y pasar a ser una alternativa. Hacerse mayor, mirar de tú a tú a Pablo Casado en igualdad de condiciones y de compromisos públicos, y trasladar a los votantes la idea de que deben elegir entre el nuevo líder del PP y Rivera. En segundo lugar, Ciudadanos busca polarizar al máximo con el Partido Socialista y que el 28 de abril, toda vez que los electores se decanten por Rivera, trasladar un segundo dilema: o Ciudadanos o PSOE.

En el partido asumen que es una decisión con “muchos riesgos” y los máximos dirigentes verbalizan ya algo que hasta ahora no habían hecho: “Entendemos que puede salir bien o puede salir mal”. Pero han decidido apostar. No pocos miembros de la cúpula naranja reconocen que hasta ahora Ciudadanos “ha sido un partido de grises”, huyendo siempre de tener que elegir “entre blanco o negro”, pero entienden que ha llegado el momento de hablar muy claro a los votantes y elegir un camino para intentar ganar. De ahí la decisión tomada en el comité ejecutivo nacional.

En cuanto a la confección de listas, en Ciudadanos son conscientes de que es necesario algún golpe de efecto de cara a abril. Arrimadas se perfila como el principal, coincidiendo además con un momento clave para Cataluña y que su llegada a Madrid podría ser un altavoz fundamental. Después de ganar las elecciones el pasado 21 de diciembre y con la imposibilidad de formar Gobierno (los independentistas siguen sumando la mayoría), la sensación en el partido es que la líder está ‘desaprovechada’ en la comunidad, y aseguran que podría defender Cataluña mejor desde las instituciones nacionales.

Aunque la opción del Senado podría haber estado sobre la mesa —le permitiría continuar como portavoz en el Parlament y, al mismo tiempo, defender la unidad desde la Cámara territorial en la que se debate la aplicación del artículo 155—, el Congreso le garantizaría un altavoz permanente y una visibilidad mucho mayor.

La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas. (EFE)
La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas. (EFE)

La campaña de las andaluzas, protagonizada casi de igual manera por Arrimadas que por el candidato a presidir la Junta, Juan Marín, confirmó al partido que la presencia de la dirigente de origen jerezano da votos en toda España y es capaz de impulsar al máximo las opciones de la formación. De ahí que vean como opción ganadora que acompañe a Rivera en el objetivo nacional.

Roldán y Carrizosa, el otro futuro de Cataluña

Si el salto se confirma, el siguiente paso será aclarar qué ocurrirá con el partido en la comunidad autónoma que lo vio nacer y que es intrínseca a la razón de la existencia de Ciudadanos. En el partido preocupa que dé la impresión de que Arrimadas ‘abandona’ Cataluña en un momento especialmente delicado y cuando los constitucionalistas constatan que a pesar de haber sido más votados, los escaños impiden crear un Gobierno alternativo.

La senadora de Ciudadanos Lorena Roldán, desde su escaño. (EFE)
La senadora de Ciudadanos Lorena Roldán, desde su escaño. (EFE)

De ahí que la marcha de Arrimadas debería ir acompasada a un nuevo liderazgo. Sobre la mesa, dos nombres clave. Por un lado, el portavoz en el Parlament, Carlos Carrizosa, otro de los grandes ‘azotes’ del separatismo y hombre de estricta confianza de la líder naranja. Y, por el otro, la diputada autonómica Lorena Roldán, que desde hace meses ocupa también un escaño en el Senado y cuyas duras intervenciones contra los independentistas y las políticas negociadoras de Pedro Sánchez están siendo premiadas por la dirección del partido. Prueba de ello es la proyección mediática que ha ido ganando a nivel nacional.

Todos los dirigentes consultados por este diario coinciden en que es “un talento en auge” y apuntan que ha ido ganando 'enteros' para ser la sustituta de Arrimadas llegado el momento. “Es trabajadora, meticulosa e incisiva, exactamente igual que Inés”, insisten.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios