Así fue el fichaje de Roldán por el PP: en pocos días, secreto y sin avisar a Arrimadas
  1. España
TERREMOTO EN CATALUÑA

Así fue el fichaje de Roldán por el PP: en pocos días, secreto y sin avisar a Arrimadas

La cúpula del partido se enteró por Twitter y el 'shock' duró horas. Las conversaciones las llevaron Alejandro Fernández y la senadora naranja. Ciudadanos acusa al PP de "desleal"

placeholder Foto: Lorena Roldán e Inés Arrimadas, en el Parlament. (EFE)
Lorena Roldán e Inés Arrimadas, en el Parlament. (EFE)

La 'bomba' la soltó Lorena Roldán antes de las 10 de la mañana de este miércoles. Dejaba Ciudadanos para irse al PP de Cataluña. Los principales dirigentes naranjas entraron en estado de 'shock'. No lo había comunicado previamente y el tuit empezó a circular por chats internos. Poco después, llegó el mensaje de la senadora confirmándolo. Hubo dirigentes que no se lo creyeron. “No puede ser”, se decían unos a otros. El fichaje se llevó en absoluto secreto. Según el entorno del líder popular catalán, Alejandro Fernández, lo cerraron entre los dos “en muy poco tiempo”.

Nuevo revuelo en Ciudadanos: Lorena Roldán ficha por el PP

Ha sido muy rápido. Vimos la oportunidad y salió adelante”, explican. La relación —ambos son de Tarragona— se remonta a varios años atrás, cuando coincidieron como concejales en el ayuntamiento tarraconense. El PP corroboró la noticia con una convocatoria de los dos dirigentes en Barcelona, donde Roldán aseguró sentir “que estaba en el lado correcto” entre alabanzas a Albert Rivera (“siempre confió en mí”) y a Pablo Casado “y su discurso en la moción de censura” de Vox. No hubo una sola mención a Inés Arrimadas, que se enteró, como el resto de cuadros del partido, por Twitter.

Según ha podido saber este diario, fue la propia Arrimadas quien levantó el teléfono para confirmar la noticia de viva voz. La conversación con la que hasta ayer era su portavoz en el Senado fue breve y cortante. En Ciudadanos, aún encajan un golpe duro de digerir. Sobre todo, reconocen, por el titular que deja la marcha de una dirigente de la ejecutiva nacional al PP catalán, un partido que en este momento tiene cuatro diputados autonómicos y que Ciudadanos eclipsó durante las pasadas elecciones autonómicas. “Es un palo muy fuerte”; repiten dirigentes, lamentando la idea que deja el goteo de bajas mientras Arrimadas persigue la reconstrucción del proyecto naranja. No solo eso. En Ciudadanos, hay un malestar muy importante con el PP, al que acusan de "desleal" por no haber comunicado nada acerca del asunto a pesar de sus gobiernos autonómicos. Descartan cualquier ruptura, pero no esconden que la relación se deteriora a partir de ahora.

Foto: Lorena Roldán. (EFE)

En el PP catalán, por su parte, aseguran que Génova “vio con buenos ojos” la propuesta del tándem Fernández-Roldán. En realidad, para la dirección nacional —que persigue la absorción de Ciudadanos—, la idea es una buena noticia porque consideran que refuerza su posición de "única alternativa al sanchismo". Otras voces populares, sin embargo, temen que el efecto sea demasiado cortoplacista. Preocupa la imagen tan evidente de transfuguismo, y aseguran que Lorena Roldán no tiene “un tirón” tan importante en Cataluña como para convencer a los electores. En otras palabras: asusta que la operación pueda volverse en su contra. La noticia de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, será el candidato del PSC a los comicios también eclipsó el que iba a ser el terremoto político de este 30 de diciembre.

Carrizosa y el malestar de Roldán

“Le ha durado poco el protagonismo”, ironizaba otro dirigente de la cúpula de Ciudadanos. En el partido naranja, siguen analizando el movimiento de Roldán. En realidad, hay varios elementos encima de la mesa. Que la senadora no estaba cómoda en la formación desde hace tiempo es un hecho. El auge de Roldán llegó de la mano de Albert Rivera, en lo que llamaron la ‘operación sustituir a Arrimadas’. Cuando la jerezana dio el salto a Madrid para concurrir a las generales junto al presidente, el partido decidió que Roldán debía ser la suplente. En la decisión había una intención clara de replicar el éxito de Arrimadas con un perfil que pudiera ser similar, incluso guardando un parecido físico.

Foto: El presidente y candidato del PPC, Alejandro Fernández. (Jorge Álvaro Manzano)

Por eso la nombraron también portavoz nacional del partido, exactamente igual que hicieron con Arrimadas en su día. El cargo, sumado al del Senado, le daría una visibilidad nacional importante. Ahí empezó todo y Carlos Carrizosa aceptó quedarse al margen. Las malas encuestas del partido, que no mejoraban de la mano de Roldán, sino todo lo contrario, provocaron un nuevo movimiento este verano. El núcleo duro de Arrimadas decidió apartar a la candidata y poner en su lugar a Carrizosa sin repetir el proceso de primarias.

“Jamás criticó las decisiones”

Aquello levantó ampollas, aunque Roldán nunca alzó la voz en público. Tampoco lo hizo en privado, insisten fuentes de la cúpula. “Nunca se quejó. Nunca manifestó nada similar”, dicen insistentemente. En su carta de despedida (renuncia al escaño del Senado, a los cargos orgánicos y se da de baja como militante), asegura tomar la decisión de unirse al PP por la nueva estrategia de Ciudadanos. Dicho de otra manera: por el giro al centro que implica acuerdos con el Gobierno de coalición y la negociación presupuestaria en la que el partido naranja hizo a Pedro Sánchez elegir entre ERC y Bildu o ellos. “Ciudadanos no nació para ser sostén de los que, con sus pactos, dan alas a quienes quieren romper nuestro país”, dice.

Foto: Carlos Carrizosa, candidato de Ciudadanos a presidir la Generalitat. (Jorge Álvaro Manzano)

Distintos dirigentes del partido afirman que Roldán nunca planteó una posición distinta en las ejecutivas nacionales. “No discrepó. Al contrario. Defendía la posición oficialista sin ningún titubeo” incluso en aquellas reuniones en las que algunos dirigentes territoriales suscitaron cierto debate. “Ella no mostró dudas jamás”.

Aunque fue apartada de la candidatura catalana, en el partido recuerdan que mantenía posiciones clave: una silla en la ejecutiva y la portavocía en el Senado. Roldán también manifestó en su carta críticas en torno a la “unilateralidad” de las decisiones en el partido naranja. Es en lo único en lo que coinciden más dirigentes territoriales, que desde hace tiempo lamentan que no haya más comunicación entre la cúpula y los principales cargos institucionales, involucrándoles en las grandes decisiones. Aun así, el enfado con la senadora se alarga a todas las CCAA, por su “silencio” y por abandonar el barco a 50 días de las elecciones.

placeholder Carlos Carrizosa, Inés Arrimadas y Lorena Roldán. (EFE)
Carlos Carrizosa, Inés Arrimadas y Lorena Roldán. (EFE)

El golpe, aseguran, “es duro por el mensaje que lanza”, pero muchos cuadros ponen en duda que la pérdida sea tan elevada. Afirman que su relación con Carrizosa, que ahora es el candidato, era en muchas ocasiones “insostenible” y recuerdan que uno de los principales motivos por los que el PPC rechazaba antes del verano una coalición era precisamente la candidatura de Roldán: “Decían que era inconsistente y que restaba a la coalición. Y ahora la fichan como número dos para hacer tándem con su candidato”, ironizan. Carrizosa lo explicaba de otra manera en una comparecencia ayer: “Si se ha dado cuenta de que es de derechas, lo mejor es que se vaya a un partido de derechas”.

La estrategia de Ciudadanos no cambiará con este giro. Al contrario: buscarán mantener un espacio de centro y seguirán apostando por ser la principal fuerza constitucionalista, señalando la debilidad del PP en Cataluña. La designación de Illa como candidato del PSC es la otra pata de la ecuación y también consideran que podría volverse en contra de los socialistas catalanes: “Priorizan el partido por encima de la salud pública. Utilizan al ministro de Sanidad con fines partidistas y se olvidan de la pandemia”, recalcan en el entorno de Arrimadas.

La 'bomba' la soltó Lorena Roldán antes de las 10 de la mañana de este miércoles. Dejaba Ciudadanos para irse al PP de Cataluña. Los principales dirigentes naranjas entraron en estado de 'shock'. No lo había comunicado previamente y el tuit empezó a circular por chats internos. Poco después, llegó el mensaje de la senadora confirmándolo. Hubo dirigentes que no se lo creyeron. “No puede ser”, se decían unos a otros. El fichaje se llevó en absoluto secreto. Según el entorno del líder popular catalán, Alejandro Fernández, lo cerraron entre los dos “en muy poco tiempo”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Inés Arrimadas Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pablo Casado Albert Rivera Ciudadanos PSC
El redactor recomienda