OFERTAS Y CONTRAOFERTAS DE PACTOS MUNICIPALES

Estalla la guerra entre JxCAT y ERC por el control de la Diputación de Barcelona

La crisis generada tras el pacto de la Diputación de Barcelona evidencia la pugna por el liderazgo partidista del independentismo

Foto: El vicepresidente del Govern y adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonès. (EFE)
El vicepresidente del Govern y adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonès. (EFE)

El mundo independentista catalán vive sus horas más desconcertantes y caóticas desde hace años, con una profunda crisis interna y todos los partidos peleados entre sí. La cumbre convocada por Carles Puigdemont en Ginebra (Suiza) este fin de semana no sirvió de nada. La crisis generada tras el pacto de la Diputación de Barcelona, donde JxCAT decidió dar la presidencia a la socialista Núria Marín, alcaldesa de Hospitalet, evidencia no solo una falta de liderazgo en el frente independentista sino la verdadera naturaleza de la crisis: la pugna por el liderazgo partidista del independentismo.

Este lunes, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès (ERC), ofreció a JxCAT la presidencia de la Diputación de Barcelona para que no caiga en manos del PSC. El mensaje de este fue claro: “Necesitamos que el máximo de instituciones del país esté en manos independentistas. Había un acuerdo para garantizar la lealtad en las cuatro diputaciones. Si en Lleida, Tarragona y Girona hemos podido llegar a un acuerdo para que la presidencia sea independentista, ¿por qué no lo podemos hacer en Barcelona?”. Para los republicanos, “es una cuestión de estrategia independentista y requiere generosidad”. Apelan así a la necesidad de “alinear las instituciones del país con la estrategia independentista” para cuando haya sentencia del Supremo y utilizar la institución como caja de resonancia.

Solo hay que decir que el PSC tiene en la Diputación de Barcelona 16 representantes, los mismos que ERC, mientras que JxCAT tiene solo siete; los comunes, cinco; Ciudadanos, cuatro; el PP, dos, y Tot per Terrassa, uno. Pero todo parece esconder una trampa de los republicanos, según la visión que tienen de la oferta desde el PDeCAT y, por ende, de JxCAT. “¿Salió algo de la cumbre de este fin de semana? No. ¿Y ahora ERC ofrece la presidencia a JxCAT? Esto suena a movimiento a la desesperada de Esquerra”, critica una fuente posconvergente. La excusa para tal ofrecimiento es la importancia de que la tercera institución de Cataluña esté en manos del independentismo. O sea, ya no solo es una cuestión del poder económico que maneja la Diputación de Barcelona, sino el valor simbólico de lo que representa que esté en manos del frente soberanista.

El contraataque de los de Puigdemont fue ofrecer la cabeza del PSC, pero solo si ERC da marcha atrás en todos los pactos en los que arrebató la alcaldía a JxCAT. Según Ferran Bel, secretario de Organización del PDeCAT, hay 28 ayuntamientos “en los que Esquerra ha pactado en contra de JxCAT pese a ser la fuerza más votada, y a la inversa solo ha pasado en siete”. Otras fuentes del PDeCAT cifran en más de 30 esos municipios.

Las contrapartidas de JxCAT

“Pero el número poco importa —añaden las mismas fuentes—. Lo cierto es que ERC ya nos dijo que no dará marcha atrás y que no reconsidera ningún pacto, por lo que la situación tiene pocas salidas”. Para los posconvergentes, los republicanos juegan al gato y al ratón y de manera poco elegante.

“¿Es que ERC se pensaba que le iba a salir gratis vetar a Miquel Iceta para el Senado? Resulta que no votan a Iceta ni votan los presupuestos, pero ahora están pensando en abstenerse para facilitar la investidura de Pedro Sánchez. Y para más inri, han pactado con los socialistas en un montón de municipios. ¡Hay que ser incoherentes!”, añaden las fuentes consultadas. Además, resaltan que a los republicanos “no les importó pactar con el PSC en pueblos como Sant Cugat, Figueres o Tàrrega. O sea, pactar con el 155, como dicen ahora. ¿Y están dispuestos a romper esos pactos? ¡No!”.

Las poblaciones citadas son grandes ciudades donde JxCAT fue la fuerza más votada, pero acuerdos de diferentes partidos de la oposición les han dejado fuera del consistorio. “Solo si ERC se replantea los pactos en la treintena de municipios que nos arrebataron, estamos dispuestos a hablar”, advierten desde el PDeCAT.

En este sentido se pronunció la líder de JxCAT en el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, quien dibujó un panorama deprimente del frente independentista tras reconocer que la unidad de acción está más lejos que nunca. “Hemos tocado fondo. Hemos visto descalificaciones de personas de diferentes espacios. Es un espectáculo muy triste y no debería ser así”, aseguró Artadi.

Estalla la guerra entre JxCAT y ERC por el control de la Diputación de Barcelona

Y ello ocurre el mismo día en que el Front Republicà, el invento que aglutinó al exlíder de Podemos en Barcelona Albano-Dante Fachín y a Poble Lliure, uno de los principales partidos que integran la CUP, anuncia que se integra en el Consell de la República de Carles Puigdemont. En su día, ya se aventuró que la presentación del Front en las elecciones del 28 de abril era una maniobra de Puigdemont para restar votos a ERC, ya que disputaba los votos independentistas de izquierda a los republicanos. Casi dos meses después, esa maniobra parece certificar la ‘guerra sucia’ entre independentistas.

"Así es imposible hacer la independencia"

Porque la pugna JxCAT y ERC es el principal problema del frente soberanista. La presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, alertaba este fin de semana: “La base social del independentismo no se merece este retorno al autonomismo y a la política partidista que el pacto de JxCAT y PSC ejemplifica, con incluso mayor crudeza que otros pactos con el 155 de ERC en los ayuntamientos”. Y señalaba que “las diputaciones recaudan impuestos y son agentes clave en la construcción de la Hacienda propia”. Pero también alertaba de que “JxCAT y ERC están inmersas en una lucha por la hegemonía electoral y la prioridad es debilitarse mutuamente. Así es imposible hacer un proceso de independencia. Estamos a tiempo de revertirlo”.

Tras las voces de alerta desde diferentes sectores, este lunes hubo cumbre entre el PDeCAT y ERC. Acudieron por parte del primero su presidente, David Bonvehí, y Ferran Bel. Por parte de los republicanos, estaban el vicesecretario de Organización, Isaac Peraire, el secretario de Política Municipal, Marc Sanglas, y el vicepresidente de la Diputación, Dionís Guiteras. Sobre la mesa, se volvió a poner la oferta de que JxCAT presida la Diputación de Barcelona con el apoyo de ERC. Y la respuesta fue la misma: los posconvergentes están dispuestos pero con las correspondientes contraprestaciones a cambio. No hubo ‘fumata blanca’, pero se sentaron las bases para ir hablando los próximos días.

¿Qué puede pasar si no hay acuerdo en el independentismo? Puede ser que el pacto de gobierno se resienta y que los republicanos decidan cortar por lo sano y provocar un adelanto de elecciones a este otoño. De hecho, los partidos independentistas al unísono tienen tres fechas en el calendario marcadas en rojo: otoño de 2019, primavera de 2020 y otoño de 2020. Son las probables fechas de las próximas elecciones. Todo está en el aire. La política catalana es voluble como el humo y cambia de rumbo y de tácticas cada día. Y los pactos de sangre pasan a ser papel mojado a la velocidad del rayo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios