la escisión de la cup opta a dos diputados

Front Republicà, el fantasma que amenaza con quitar dos escaños a ERC el 28-A

"Los tres partidos que coincidimos en el Front tenemos un objetivo común: hacer un bloqueo del Congreso y evitar que ERC y los sucesores de Convergència pacten con el Gobierno español”

Foto: Dante Fachin, el día en que presentó Poble Lliure. (EFE)
Dante Fachin, el día en que presentó Poble Lliure. (EFE)

El independentismo viajará a Madrid dividido como nunca tras las próximas elecciones legislativas que se celebrarán el 28 de abril. A los tradicionales participantes, como ERC y PDeCAT (los herederos de Convergència), esta vez se suma el Front Republicà, una plataforma radical independentista formada por Poble Lliure (uno de los partidos más importantes que integran la CUP), Piratas y la microorganización Som Alternativa, que encabeza el ex de Podemos Albano-Dante Fachin. La CUP no se ha presentado tradicionalmente a las elecciones generales, pero Poble Lliure decidió que esta vez sí corresponde.

La decisión causó un profundo malestar dentro de la organización anticapitalista, que al final consiguió que en las listas no pueda figurar ningún cargo electo de la CUP ni ningún miembro de su secretariado. Poble Lliure accedió a esas limitaciones y la candidatura tiene ya cara y ojos, encabezada por Dante Fachin. “Esto no lo había preparado nadie. Simplemente, llegó”, dice un miembro de la candidatura a El Confidencial. El candidato fue fichado por Podemos (hubo un tiempo en que era el hombre fuerte de esta organización en Cataluña), pasó luego a tontear con la CUP (tras pelearse con Pablo Iglesias) y ahora tiene su propia organización, aliada con un sector cupero.

Reconocen las fuentes el profundo malestar en la CUP por la decisión de Poble Lliure, pero subrayan que “el resquemor, ahora, es menor”. Lo importante, aseguran, será lo que está por llegar. Las encuestas les auguran hasta dos diputados, lo que, paradójicamente, podría suponer un serio contratiempo para el independentismo, porque ERC, que parte como favorito, se vería minusvalorado en los resultados. Y su fuerza y capacidad de decisión en Madrid, consecuentemente, se verían recortadas. Esa es la verdadera importancia de los votos que el Front pueda restar a sus rivales.

“Nuestro objetivo político es ser una fuerza política decisiva. Los tres partidos que coincidimos en el Front tenemos un objetivo común: ir a hacer un bloqueo del Congreso y evitar que ERC y los sucesores de Convergència puedan pactar con el Gobierno español”. Creen que en las generales “hay un espacio que corresponde a la CUP y que nadie está cubriendo. Los desencantados con ERC y PDeCAT, JxCAT o la Crida ya tienen ahora a quién votar”. Así pues, la irrupción de esta pequeña fuerza dinamita la tradicional balsa de aceite que era el electorado de las elecciones legislativas en Cataluña y obliga tanto a partidos independentistas como a la izquierda encarnada en Podemos a replantearse su estrategia y sus propuestas. Se trata, pues, como expresa gráficamente una fuente de la plataforma, de “un grano en el culo” de los procesistas, entendiendo por procesistas los partidarios del ‘procés’, calificación donde entran ERC, PDeCAT e incluso los comunes.

El temor de ERC

La decisión de concurrir a unos comicios 'castellanos' (esa es la denominación que le dan en círculos radicales independentistas) ha sido una sorpresa mayúscula, porque la izquierda radical independentista jamás ha concurrido a unas generales. Es más: en estos momentos, el soberanismo ultra se encuentra dividido entre el voto a alguna fuerza independentista y la abstención. Algunos círculos incluso han promovido la creación de la plataforma Comité Pro-Boicot, que aboga por la abstención debido a que consideran que ERC y los herederos de Convergència (llámense PDeCAT, JxCAT o Crida) les han “traicionado”.

Pero el paso adelante de Poble Lliure ha dinamitado esa estrategia. “La CUP es un partido muy fiel a sus ideas”, advierten desde esta organización. Y, aunque oficialmente es contraria a participar en las elecciones 'castellanas', no puede oponerse a que Poble Lliure se presente. Fuentes del Front Republicà consultadas por este diario aseguran, por ello, que a pesar de ese malestar dentro de la CUP, la presentación de una candidatura radical beneficia a los anticapitalistas.

Añaden que “lo que temen en Esquerra es que les impidamos ganar las elecciones, pero eso es porque ellos tienen su propia hoja de ruta. El objetivo de ERC es ganar las elecciones generales con holgura y luego ir a por las europeas y las municipales, donde esperan conquistar las cuatro diputaciones. Su estrategia se ve a las claras en Badalona, donde los republicanos cedieron a la CUP todo el control de los nombres de la lista y el programa a cambio de que la candidatura figure a nombre de ERC, para sumar en el tema de la Diputación. Su objetivo es ser la fuerza política hegemónica”.

Descolocados ante la nueva plataforma

Lo que no se esperaban, aseguran las fuentes, es que pudiese salir una candidatura alternativa en las generales. “Nadie creía que en el espacio de la CUP pudiese surgir algo y nuestra candidatura les ha descolocado. ERC se creía que tras la disolución del PDeCAT ellos se convertirían en la CiU de los años noventa. Se creían que estaban solos en el universo independentista. Con esa meta, se comprenden muchas de las maniobras que ERC ha estado ejecutando los últimos tiempos”, argumentan las fuentes consultadas.

Pero no es solo a ERC a quien incomoda la presentación de esta fuerza de la izquierda: también puede hacer mucho daño a Podemos y los comunes. “La candidatura de Jaume Asens encabezando la lista de Podemos es un intento de captar voto de izquierdas independentista. Para los comunes, es muy importante quedar en buen lugar, pero no lo tienen fácil”, señalan fuentes del Front a este diario. Y ahí es donde entra en escena una propuesta tan rotunda de Asens como la de prometer un referéndum de independencia si gana Podemos. Es poner al electorado un cebo independentista para captar el voto que puede oscilar alrededor de ERC o del Front.

“Lo que sabemos es que podemos evitar que tanto los comunes como ERC ganen las elecciones como si fuese un paseíllo. Ese es el miedo que tienen todos. Porque, luego, temen también que, si sacamos un buen resultado en las generales y obtenemos un par de diputados, en las europeas y las municipales se repita el voto de castigo y se encuentren con que tampoco consiguen el importantísimo Ayuntamiento de Barcelona. Si hay una alternativa en el Congreso y aplicamos el bloqueo, mucha más gente va a apostar por nosotros. Por eso nos piden desde algunos sectores que no nos presentemos. Pero si tu proyecto depende de que no se presente otra fuerza política, es que tienes un proyecto de mierda”. De momento, el Front Republicà es un pequeño grano ‘indepe’ que mete miedo a dos veteranos que sueñan con ganar las elecciones: ERC y Podemos (o los comunes, en la terminología catalana). Y eso no lo consigue cualquiera.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios