cabeza de lista de los 'comuns' para el 28-a

Jaume Asens: de abogado del Vaquilla a hombre puente entre Iglesias y Junqueras

Tanto en la mediación de Iglesias con los partidos independentistas de cara a la moción de censura como en las fracasadas conversaciones para los Presupuestos, Asens jugó un papel de enlace

Foto: Pablo Iglesias, acompañado por la exdiputada de En Comú Podem Lucía Martín y el actual cabeza de lista de los 'comuns', Jaume Asens (i), a su salida de la prisión de Lledoners tras visitar a Oriol Junqueras. (EFE)
Pablo Iglesias, acompañado por la exdiputada de En Comú Podem Lucía Martín y el actual cabeza de lista de los 'comuns', Jaume Asens (i), a su salida de la prisión de Lledoners tras visitar a Oriol Junqueras. (EFE)

Catalunya en Comú ha elegido como cabeza de lista de su candidatura a las próximas elecciones generales a un perfil soberanista y posiblemente el miembro de los 'comuns' con mayor capacidad para interlocutar con el archipiélago independentista, desde las cárceles a Bruselas y desde la CUP y los republicanos a los posconvergentes de Puigdemont. Jaume Asens, un viejo conocido de Pablo Iglesias desde que a finales de los noventa compartieron trinchera en el movimiento antiglobalización, ha sido durante los últimos meses su hombre puente con Oriol Junqueras y Carles Puigdemont y ahora será el número uno por Barcelona con el mandato de "trabajar para construir puentes de diálogo y alianzas con el resto de la izquierda y las fuerzas del cambio del Estado, por la puesta en libertad de los presos políticos y por un referéndum pactado".

Abogado y filósofo, Jaume Asens i Llodrà (Barcelona, 1972) fue de los pocos referentes de Iglesias en Cataluña que le compraron la idea de lanzar el proyecto político de Podemos cuando fue a buscar adhesiones meses antes de su presentación pública. Fue uno de los firmantes del manifiesto 'Mover ficha', que anticipó el lanzamiento del partido del que formó parte de su primera dirección tras la primera asamblea de Vistalegre, aunque finalmente apostó por el municipalismo y dio el salto institucional de la mano de Ada Colau, a quien también conocía desde su juventud, al participar juntos en la asamblea de la Facultad de Filosofía. Se convirtió en el tercer teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona. Ahora, como candidato para liderar los 'comuns' en el Congreso, su papel tras el 28-A será, si dan los números, el de contribuir a formar un Gobierno de coalición entre Unidos Podemos y PSOE mediando con los independentistas para conseguir su apoyo.

Tanto en la mediación de Iglesias con los partidos independentistas de cara a la moción de censura como en las fracasadas conversaciones para sacar adelante los Presupuestos y tratar de apuntalar el denominado 'bloque de la moción', Asens jugó un importante papel de enlace. Muy cercano a personajes como el exconsejero Toni Comín —a quien incluso trató de acercar a los 'comuns'—, que a pesar de seguir siendo miembro de ERC forma parte del núcleo duro de Carles Puigdemont en Bruselas, o el exportavoz de la CUP David Fernández, ya fue el maestro de ceremonias entre Oriol Junqueras y Pablo Iglesias cuando el líder de Podemos acudió a entrevistarse con el líder de los republicanos en la cárcel de Lledoners.

Iglesias ha definido a Asens como "una de las personas cruciales para construir una salida democrática al conflicto en Cataluña"

El carril de los Presupuestos era importante para Podemos, materializando así su pacto con el Gobierno y enarbolando banderas como la de la subida del salario mínimo a 900 euros, pero no lo era menos el carril más a medio plazo de la configuración de un bloque progresista tras los próximos comicios generales, apodado 'Gobierno Frankenstein' por el bloque conservador. Un carril que se ha precipitado tras el adelanto electoral y que se hace más complejo, no solo por las encuestas y el bloqueo de los independentistas a las cuentas que precipitó el fin de la legislatura, sino por la 'purga' en las listas para el 28-A de las alas más moderadas y pactistas en PDeCAT y ERC. Con todo, la eterna dependencia de los nacionalismos periféricos para llegar a la Moncloa podría seguir condicionando la política española, y Asens es una de las últimas bazas de Iglesias para sobrevivir políticamente.

Asens e Iglesias se han intercambiado elogios durante las últimas semanas. El primero, a través de entrevistas —“Pablo Iglesias es quien ha hecho la mejor lectura antirrepresiva de la situación desde fuera de Cataluña”—, el segundo, a través de las redes sociales —"Hay gente que es como el vino; mejora con los años. Te quiero mucho, Jaume Asens"—. El protagonista del último episodio de 'Otra vuelta de tuerka', el programa de entrevistas que dirige Pablo Iglesias, recientemente emitido pero que se grabó en enero, no es otro que Asens. El líder de Podemos lo define como "una de las personas cruciales para construir una salida democrática al conflicto en Cataluña". Añadía, asimismo, que muchos independentistas "cuando tienen dudas, te preguntan".

Un consejero para medir las palabras antes de llamar a Waterloo y seguir tendiendo puentes, siempre "discretamente", como defienden los interlocutores de Podemos, en un ejercicio de 'realpolitik' con unos potenciales socios de investidura. En definitiva, un digno sucesor de Xavier Domènech, a quien el propio Asens define como "un hombre de consenso" para un espacio, como son los 'comuns', en el que se entrecruzan diferentes tradiciones políticas. Representaba también al sector soberanista de Catalunya en Comú, pero priorizando lo colectivo a las opciones más personales.

Como abogado, Asens ha defendido siempre a quienes consideraba oprimidos y activistas con quienes no siempre compartía ideología

En el programa de entrevistas de Iglesias, el candidato de los 'comuns' al Congreso reconocía tener mucha "empatía" con los dirigentes independentistas, pero también "discrepancias fuertes". Entre sus principales errores, les achaca no haber sabido analizar sus fortalezas y debilidades ni el campo de juego para entender la correlación de fuerzas. "Se creyeron que se bastarían a sí mismos", criticaba en la mencionada entrevista, al tiempo que los animaba públicamente a "revisar sus estrategias, priorizar batallas y replegarse para analizar el campo de juego con mayor lucidez que hasta ahora".

Como abogado, Asens ha defendido siempre a quienes consideraba oprimidos y activistas con quienes no siempre compartía ideología. Primero a insumisos y después a activistas antiglobalización y del movimiento okupa o hasta a David Fernández, exdiputado de la CUP, por las cargas policiales para desalojar al 15-M de plaza Catalunya. Entre sus primeros defendidos destaca también Juan José Moreno Cuenca, conocido como 'el Vaquilla', con quien acabó teniendo una relación de amistad. "Tenía una cierta visión crítica de la sociedad", recuerda en el programa 'Otra vuelta de tuerka', definiéndolo como protagonista del "fracaso del sistema penitenciario" al no conseguir rehabilitarse. Según Asens, representa una época, de los barrios más deprimidos de Barcelona, del "mundo de la heroína y el desarraigo, que era la antítesis de la movida madrileña". Logró que recuperase su libertad tres días antes de su muerte y recuerda que a su funeral, al que asistió, "muchos familiares venían de la cárcel esposados".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios