EN EL MÍTIN CENTRAL DE LA CUP EN GIRONA

Fachín: "Iglesias me dijo: tenemos que rezar para que el 1-O no haya referéndum"

El ex líder de Podemos en Cataluña, ahora líder de Som Alternativa, participa en el mítin central de la CUP para disparar a matar a Iglesias, Doménech y todo el partido morado

Foto: Albano Dante Fachín (izquierda) en el mítin central de la CUP en Girona. (D.B.)
Albano Dante Fachín (izquierda) en el mítin central de la CUP en Girona. (D.B.)

Albano Dante Fachín, exsecretario general de Podem y líder de Som Alternativa, dijo en el mítin central de campaña de la CUP que Pablo Iglesias nunca quiso que en Cataluña hubiese un referéndum el 1 de octubre. Fachín ha aludido a una conversación privada en el Congreso de los Diputados en la que el líder de Podemos, que siempre ha apoyado públicamente la opción de que lo catalanes puedan votar su independencia, fue taxativo. “Me dijo: tenemos que rezar para que el día 1 de octubre no haya un referéndum”. Tras confesar una frase que dinamita los cimientos del discurso en favor del derecho a decidir de Podemos y Catalunya en Comú, el auditorio estalló en un sonoro abucheo. En mitad del cual Fachín añadió irónicamente que “Dios no escuchó” las plegarias de Iglesias porque “el 1 de octubre hubo un referéndum”.

Según el político hispano-argentino, Iglesias le dijo que era "un error" que las bases de Podemos en Cataluña apoyasen la consulta. Una opinión de la que Fachín quiso vengarse en frío. "Mis compañeros no son Iglesias o Monedero, mis compañeros son la gente que defendió las urnas el 1 de octubre. Mis compañeros no son la gente que arregla cosas en un despacho”, exclamó en referencia al presunto hábito de Podemos de decir en público una cosa y luego en la privacidad de los despachos oficiales sostener otra.

“Que explique Domènech a sus votantes si la próxima vez que la calle se plante ante el régimen del 78 él se pondrá a rezar, o que explique si la próxima vez que [el pueblo] se enfrente al Tribunal Constitucional lo que hará su partido es mostrar el voto para decir ‘yo no he sido, han sido ellos’”, prosiguió en el mítin de la CUP el ahora líder de Som Alternativa, en referencia a la votación del Parlament del pasado 27 de octubre.

Una urna del referéndum en lo alto del escenario en el mítin de la CUP. (D.B.)
Una urna del referéndum en lo alto del escenario en el mítin de la CUP. (D.B.)

El controvertido ex líder de Podem fue el elemento que sacudió el acto de la CUP celebrado en Girona, su gran bastión. Fachín atacó con enorme dureza a Podemos y a sus confluencias en parte por un evidente rencor personal (Dante fue destituido por el propio Iglesias) y en parte también porque el gran rival de la CUP en estas elecciones del 21-D es Catalunya en Comú. Ambos partidos comparten un caladero de votos muy definido, y los sondeos insisten en señalar que los antisistema podrían perder entre tres y cuatro diputados en estos comicios (actualmente tienen diez). De ahí que Fachín haya dicho en varias ocasiones que cada voto que vaya a Catalunya en Comú “dará la espalda a lo que hizo la gente el 1-O”.

Junto a Fachín, que fue el invitado de excepción, hablaron dos pesos pesados de la CUP en la pasada legislatura, los diputados Benet Salellas y Mireia Boya. Salellas aseguró que el objetivo de su partido es “tumbar el régimen”, en referencia al Estado español. Y lanzó un dardo envenenado tanto a Junts per Catalunya como a ERC, los que fueran sus socios hasta hace apenas unas semanas, por no haber proclamado la república y haberse instalado en el llanto perpetuo.

Benet Salellas, diputado de la CUP en la última legislatura, durante el mítin. (D.B.)
Benet Salellas, diputado de la CUP en la última legislatura, durante el mítin. (D.B.)

Salellas acusó al movimiento independentista de haberse aburguesado, de sentirse demasiado “cómodo” en su papel de víctima del Estado. En su opinión, la única vía contra la presunta opresión española es la "unilateralidad". “Tenemos que sacudir el movimiento independentista, sacarlo de una cierta comodidad en la que estaba pendiente de las órdenes del Palau [de la Generalitat] para salir a la calle, y era Palau quien decidía si había que salir o no”, se quejó Salellas.

El gran golpe de efecto más allá de Fachín fue la presencia de una urna del referéndum en lo alto del escenario. Un grupo de dirigentes la llevó a hombros por el pasillo del recinto y la elevó al centro del escenario como si fuera una Virgen u otra imagen sagrada de una cofradía. Ya en su altar, la urna recibió una cálida ovación del auditorio, conformado mayoritariamente por veinteañeros y trentañeros, un perfil muy joven que contrasta notablemente con el de los mítines de Junts per Catalunya, que peina canas en su mayoría.

Elecciones Catalanas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios