junto al concejal de erc alfred bosh

La visita de Dante Fachin a Junqueras: 9 kilos menos, lágrimas y un plano de la cárcel

"Los primeros minutos para mí son duros", relata el exlíder de Podem en Cataluña, que visitó a Junqueras este sábado en la prisión de Estremera (Madrid). Así ha contado su hora con él

Foto: La última imagen de Junqueras en libertad, tomada el 2 de octubre. (Efe)
La última imagen de Junqueras en libertad, tomada el 2 de octubre. (Efe)

Sábado 24 de febrero. El exsecretario general de Podem, Albano-Dante Fachin, viaja a Madrid para visitar a Oriol Junqueras en la prisión de Estremera. Le acompañan el concejal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona Alfred Bosch, el secretario general de Trabajo de la Generalitat Josep Ginesta y el historiador Andreu Pujol. Fachin ha relatado, a través de un blog, cómo fue la visita. Junqueras está más delgado, es el primer impacto para ellos. No les dejan introducir en la sala ni papel ni bolígrafos. Tampoco teléfonos móviles ni relojes.

[Entrevista de El Confidencial a Oriol Junqueras: "Queremos dialogar de todo"]

"Los primeros minutos para mí son duros", relata. La última vez que hablaron fue poco antes del 27 de octubre, cuando se declaró la independencia de Cataluña. "Él era vicepresidente y yo diputado. ¿Qué le podía decir?", se pregunta. La falta de Gobierno, los últimos acontecimientos judiciales, la situación política en España o la "inminente visita del Rey" fueron los temas de los que hablaron durante la visita, que duró alrededor de una hora. "Nos conjuramos para entrar con buena cara, por no lloriquear. Pero es difícil. (...) Has visto barrotes, arcos de seguridad, vallas y alambres atornillados", explica.

Entre "rabia y tristeza", Fachin y sus otros tres acompañantes llegan a la zona de visitas. Solo hay dos sillas y se reparten el tiempo entre ellos para sentarse. Para entender cómo es todo hace un dibujo de la sala de visitas. Ocho cubículos, todos separados por vidrio. Cada uno con una mesa un teléfono y un interfono. Ante la imposibilidad de contacto, es Junqueras el primero que hace un gesto. Coloca la mano sobre el vidrio. "Es el primer gesto, aunque esperado y mil veces visto en el cine. Lo hacemos los cuatro con Oriol. Uno por uno. Un gesto que parece universal", escribe el exdiputado de Podem, que desvela que el exvicepresidente de la Generalitat lo que más echa de menos "es el contacto físico".

El plano de la sala de visitas que ah hecho Albano Dante-Fachin
El plano de la sala de visitas que ah hecho Albano Dante-Fachin

Juega al tenis y está más moreno

Más delgado, -"ha perdido 9 kilos"- y moreno "por los paseos por el patio", Dante-Fachin denuncia que Junqueras juega al tenis pero "es el único al que no le dejan tener raqueta". Sí le permiten tenerla al 'exconseller' de Interior Joaquim Forn, al que "no le dejan ir a misa". Durante varios minutos hablan con Junqueras a través de un teléfono. Gesticulan, les pide que les lea los labios porque a veces no funciona el aparato. "A lo largo de los minutos el volumen va subiendo con un intento de traspasar el vidrio, la distancia, como un intento de suplir la falta de contacto con la voz, que hay quien dice, puede ser una caricia", relata Fachin.

El tiempo se acaba. Vuelven a colocar las manos sobre el cristal a modo de despedida. "Recuperamos los móviles, los relojes, los bolis y los papeles y ya estamos en la calle y la conciencia de que los barrotes, los muros y los alambres cumplen su función", asegura el exlíder de Podem en Catalunya, que recuerda que Junqueras aunque fue votado por casi un millón de personas y que "siempre ha hablado del pacifismo radical como única manera de hacer política", no puede salir. "Le tienen encerrado. Los barrotes, los muros y los alambres y una democracia que se cae a trozos, entre represión", remata.

Fachin termina su relato asegurando que cada día que los presos políticos siguen en prisión, los catalanes se sienten "atacados" y que no están "dispuestos aceptar el castigo". "Cada día somos más", advierte. Y lanza un mensaje al Rey: "En las calles de Barcelona y ante todos los medios de comunicación del mundo, la gente deja claro a Felipe de Borbón y a todo lo que él representa que sus muros son cada vez más delgados y que sus barrotes serán inútiles".

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios