sánchez tiene hasta abril para el superdomingo

Ni Presupuesto ni elecciones: ERC y PDeCAT aspiran a que Sánchez siga pero sin su apoyo

El independentismo cree que Pedro Sánchez seguirá en Moncloa más allá de mayo incluso si no consigue sacar los Presupuestos. No descartan un acuerdo después del juicio y el 26-M

Foto: Pedro Sánchez y Joan Tardà, en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y Joan Tardà, en el Congreso. (EFE)

Si Pedro Sánchez dio ocho días a Maduro, los independentistas han dado nueve al Gobierno si quiere aprobar los Presupuestos. El Ejecutivo tiene hasta el próximo 13 de febrero, cuando se votan las enmiendas a la totalidad, para conseguir que ERC y PDeCAT retiren las que anunciaron el lunes. Para ello, reclaman otro gesto hacia el independentismo, el mayor: una negociación sobre la autodeterminación. Sin eso, las cuentas caerían desde el primer minuto. La votación será un día después del inicio del juicio del 'procés', y retirarlas en ese ambiente parece muy complicado. La sensación general en el Congreso es que el independentismo no se puede retratar con el Gobierno coincidiendo con el juicio. Tampoco quieren elecciones, pero consideran que Sánchez aguantará en Moncloa incluso sin cuentas. Sánchez tiene hasta principios de abril para decidir sin convoca el superdomingo.

El independentismo ha dejado moribundos los Presupuestos de Pedro Sánchez. Las cuentas, que estaban ya cuestionadas por la AIReF y el Banco de España, van camino de caer por falta de apoyos parlamentarios. ERC y PDeCAT han anunciado enmiendas a la totalidad, lo que impediría tramitarlos porque junto a PP y Ciudadanos suman 183 escaños, siete por encima de la mayoría.

ERC y PDeCAT pueden retirarlas hasta el último minuto, pero el endiablado calendario hace que la mayoría de grupos den las cuentas por liquidadas

Tres días después de las elecciones andaluzas, Sánchez rectificó y anunció que presentaría los Presupuestos. En Moncloa, consideraron que no tenían mucho que perder. Si las cuentas no salían, eso demostraría que nunca hubo pacto con el independentismo y el PSOE enfilaría centrado las elecciones incidiendo en que Ciudadanos ha abandonado la moderación al pactar con Vox. Si las cuentas recibían el apoyo del Congreso, Sánchez tendría vía libre para llegar hasta 2020.

Cuando el pasado diciembre ERC y PDeCAT votaron a favor de la senda de déficit del Gobierno, el PSOE se instaló en el vaso medio lleno. La opción Borrell —aquello que dijo de que los independentistas votarían los Presupuestos por su propio interés, sin nada a cambio— parecía imponerse. La portavoz parlamentaria de los socialistas, Adriana Lastra, llegó a declararse optimista. Las cuentas aumentaban notablemente las inversiones en Cataluña y la financiación de la comunidad. Además, el PSC se había mostrado partidario de negociar los Presupuestos autonómicos —como había pedido ERC— y el Gobierno creó una mesa de diálogo parecida a la que reclamaba Puigdemont.

Ni Presupuesto ni elecciones: ERC y PDeCAT aspiran a que Sánchez siga pero sin su apoyo

Aunque ERC y PDeCAT nunca dieron el sí, todo parecía encarrilado, aun a costa de que la oposición retratase a Sánchez como el presidente rehén del independentismo. Pero el calendario judicial y electoral, y la carrera entre ERC y PDeCAT por el liderazgo en el soberanismo han acabado con eso. Desde Barcelona, ERC —es decir, Junqueras— comunicó el lunes por la mañana que va a presentar una enmienda a la totalidad de los Presupuestos. El anuncio se hizo adelantando al PDeCAT, que poco después también anunció la suya si el Gobierno no se abre a una mediación internacional sobre Cataluña. La nota del PDeCAT terminaba con una puñalada a Esquerra: "Celebramos que ERC se sume a los postulados que el PDeCAT ha defendido desde el primer momento, anunciando su no a los Presupuestos".


El plazo para presentar las enmiendas a la totalidad acaba el viernes, pero ERC quiso ser el primero en dejarlo claro. La votación está prevista para el miércoles 13 de febrero, un día despues de que comience el juicio del 'procés'. Teóricamente, ERC y PDeCAT pueden retirarlas hasta el último minuto, pero el endiablado calendario hace que la mayoría de los grupos del Congreso den las cuentas por finiquitadas. Para el independentismo, era más fácil no presentar enmiendas a la totalidad que retirarlas coincidiendo con el juicio. Con la medida de presión, obligan al Gobierno a un gesto muy evidente a favor del independentismo, algo que el PSOE está intentando mitigar. Además, al ir separados y en una carrera ERC y PDeCAT, el Gobierno puede ofrecer esa mesa de negociación y que no le parezca suficiente a alguno de los dos partidos.

Las enmiendas a la totalidad se votan siempre de forma conjunta. Es la forma que tiene la Cámara de devolverlas íntegras al Gobierno. Así que PP, Ciudadanos, ERC y PDeCAT, que suman 183 escaños, tendrían mayoría de sobra para tumbar los PGE. El Gobierno ha jugado con que el independentismo no quiere elecciones anticipadas por el temor a que un Ejecutivo de derechas tenga que gestionar la sentencia del 'procés', lo que haría imposible cualquier indulto o incluso que cumplieran condena en Cataluña.

La minicumbre de Barcelona del 21-D. (Reuters)
La minicumbre de Barcelona del 21-D. (Reuters)


La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmó la semana pasada que sin Presupuestos habría elecciones en 2019. En Moncloa y en el PSOE, hay quien apuesta por ir a un superdomingo electoral el 26 de mayo, que haga coincidir las generales, autonómicas, municipales y europeas. Pero dentro del Gobierno cada vez son más los que creen que Pedro Sánchez aguantará como mínimo hasta otoño, incluso sin cuentas públicas. Es lo que creen también fuentes independentistas. Eso ayuda a explicar el órdago. El acuerdo podría volver después del 26 de mayo y del juicio.

La decisión llega con el PSOE alejándose de Unidos Podemos en temas como Venezuela e inmigración. Sánchez ha dejado claro en distintas intervenciones que su campaña de cara al 26-M pasa por situar a Ciudadanos como un partido claramente de derechas capaz de pactar con Vox. "Habrá elecciones. Y el PSOE apelará a una España sensata, moderada y europea. Después de su pacto con la derecha, usted solo podrá apelar a la España caduca", le dijo a Albert Rivera en un debate en el Congreso.

Para ello, las elecciones autonómicas y municipales serían ideales para el PSOE si Ciudadanos repite fuera de Andalucía el pacto con PP y Vox. Pero los de Rivera han visto venir la jugada y planean apoyar a barones socialistas como Page o Lambán para evitar esa etiqueta. Incluso podrían apoyar al PSOE para desalojar al PP de Castilla y León, donde gobierna desde 1987. Sería un mensaje a favor de la regeneración y contra el encasillamiento que busca el PSOE. En cualquier caso, Sánchez tiene tiempo hasta primeros de abril para convocar el superdomingo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios