El déficit se desviará en 8.500 millones

El Banco de España critica el Presupuesto de Sánchez por inflar la previsión de ingresos

El presidente de la entidad lamenta que la estimación que ha realizado Hacienda incluye riesgos de desviación "muy significativos", de modo que el verdadero déficit sería del 2% del PIB

Foto: El gobernador del BdE, Pablo Hernández de Cos, saluda al presidente de la comisión de Presupuestos, Francisco de la Torre. (EFE)
El gobernador del BdE, Pablo Hernández de Cos, saluda al presidente de la comisión de Presupuestos, Francisco de la Torre. (EFE)

El Banco de España ha desmontado por completo el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado que presentó el Gobierno hace dos semanas en el Congreso. La entidad considera que el Gobierno ha realizado una mala técnica presupuestaria al inflar la previsión de ingresos en, al menos, 8.500 millones de euros. Esto significa que el déficit incumplirá claramente el objetivo de estabilidad del 1,3% del PIB y tampoco se ajustará al objetivo del 1,8% que se había marcado el propio Gobierno. Según sus cálculos, el desfase presupuestario alcanzará el 2% y el único ajuste se producirá por el incremento cíclico de los ingresos, de modo que el déficit estructural se mantendrá sin cambios.

De esta forma, el Banco de España pone negro sobre blanco cómo el Gobierno ha realizado un Presupuesto inflado que desafía a la Comisión Europea al incumplir todos los compromisos del país con el ajuste de las cuentas públicas. Así lo ha explicado el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la primera intervención de un alto cargo ante la comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados. "En su conjunto, el proyecto de Presupuestos asume un crecimiento de los impuestos y las cotizaciones sociales del 8,2%", ha explicado Hernández de Cos, "nosotros pensamos que esta previsión se encuentra sujeta a riesgos a la baja muy significativos". Según sus estimaciones, el crecimiento de los ingresos será más bien del 5,2%, esto es, casi un 40% menos de lo que prevé el Gobierno.

Una vez más, el Gobierno de turno vuelve a recurrir a unos Presupuestos electoralistas a las puertas de un nuevo ciclo electoral. El truco, una vez más, pasa por inflar las previsiones de ingresos y así permitir un fuerte incremento del gasto público que "será más expansivo que en los años precedentes", ha alertado el gobernador. El Banco de España ha realizado sus cálculos y estima que el déficit al que abocan los Presupuestos se eleva hasta el 2% del PIB, esto es, supondría un desfase respecto al objetivo de estabilidad de unos 8.500 millones de euros. En otras palabras, este desvío equivaldría a la mitad de todo el déficit de la Seguridad Social.

[Sánchez no reduce el déficit de las pensiones]

Hernández de Cos ha sido tajante en su intervención explicando por qué la previsión del Gobierno incluye tal desvío. En primer lugar, porque el Ministerio de Hacienda ha incluido dentro de sus previsiones de recaudación la 'trampa' del adelanto del IVA que no tendrá efectos en términos de déficit. En segundo lugar, porque "las elasticidades de recaudación incorporadas son superiores a las medias históricas". Esto significa que el Gobierno prevé que el incremento de la recaudación gracias al ciclo económico (incremento de las bases) será superior al que se ha experimentado tradicionalmente. "Si tomáramos las elasticidades históricas, el crecimiento de los ingresos impositivos no sería del 6,9% estimado por el Gobierno, sino del entorno del 5,6%, y las cotizaciones no crecerían un 6,9% sino un 5%".

Si tomáramos las elasticidades históricas, el crecimiento de los impuestos no sería del 6,9% estimado por el Gobierno, sino del 5,6%

Por último, el gobernador del BdE considera que la previsión de ingresos gracias a las subidas de impuestos y la creación de las dos nuevas figuras tributarias (impuesto digital y financiero) también está sobrevalorada. "La estimación 'ex ante' siempre es complicada", ha explicado Hernández de Cos. Además, cuenta con el agravante de que la entrada en vigor de las medidas se retrasará "al menos hasta el segundo trimestre del año". Si se tiene en cuenta que las medidas recaudatorias están estimadas para 12 meses completos, entonces el retraso de su entrada en vigor supondrá un golpe fatal para las previsiones del Ejecutivo.

Con estos números sobre la mesa, el Banco de España considera que el déficit público se irá hasta el 2% del PIB como mínimo. El gobernador ha señalado que existen más riesgos que pueden elevar su estimación. Por ejemplo, las dudas sobre el crecimiento podrían ralentizar la economía más de lo esperado, de modo que se reduciría la previsión de ingresos y se incrementaría la de gastos. Además, cualquier retraso superior en la subida de impuestos o la aprobación de las nuevas figuras pospondría todavía más su entrada en vigor recortando los ingresos previstos para el conjunto del ejercicio.

El gobernador ha lamentado también que el Gobierno no haya aprovechado el crecimiento de la economía y de los ingresos tributarios para reducir el déficit estructural. Según las previsiones del Banco de España, el ajuste será meramente cíclico, lo que significa que el Gobierno ha presentado un Presupuesto neutral, muy lejos del ajuste al que se comprometió con Bruselas hace unos meses. "El proceso de consolidación fiscal debería ser prioritario y compatible con una mayor contribución de las finanzas públicas al crecimiento económico", ha reclamado Hernández de Cos a los distintos partidos políticos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios