El déficit será un 70% superior al permitido

El Gobierno ha inflado los Presupuestos en 11.000 millones para burlar a Bruselas

La AIReF denuncia que las cuentas de la Administración central y la Seguridad Social incluyen un gran desvío presupuestario porque el Gobierno hace un ajuste “imposible” en contabilidad nacional

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Las cuentas que ha presentado el Gobierno ante el Congreso no cuadran de ninguna manera. Solo un día después de que el Banco de España estimara un desfase mínimo de 8.500 millones de euros, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha alertado a Bruselas de que el Ministerio de Hacienda ha inflado los Presupuestos en casi 11.000 millones de euros. Esa será la desviación entre el déficit presupuestado por el Gobierno para la Administración central y la Seguridad Social y la estimación que realiza la AIReF, que es el dato que tiene en cuenta la Comisión Europea para valorar las cuentas de España.

El presidente de la autoridad fiscal, José Luis Escrivá, ha sido muy claro en su exposición ante la Comisión de Presupuestos del Congreso: las cuentas presentadas son “imposibles”, ya que recogen un déficit de tal volumen que duplica el objetivo. Una advertencia que tiene una segunda derivada: los Presupuestos incumplen la Ley de Estabilidad, por lo que podrían ser impugnados por los partidos de la oposición.

El problema no es tanto que el Gobierno haya inflado las previsiones de ingresos y minusvalorado las de gastos, que también, sino que el verdadero inconveniente es que los números que ha plasmado el Ejecutivo incumplen directamente los objetivos de estabilidad. En otras palabras: la suma de ingresos y gastos no coincide con el déficit que el Gobierno asegura que va a cumplir. La 'trampa' del Gobierno es que este ajuste se realizaría al pasar los cálculos del sistema de caja a contabilidad nacional (devengo), pero la AIReF ha señalado que es claramente "imposible" creerse tal ajuste. Además, ha reclamado al Gobierno que publique los ajustes en contabilidad nacional "para que todos podamos seguir las cuentas que hay en los Presupuestos".

El Gobierno ha presentado unos Presupuestos que llevan el déficit de la Seguridad Social hasta el 1,5% del PIB, muy lejos del objetivo, que es del 0,9%. Por su parte, para la Administración central ha presupuestado un déficit del 0,3% y la AIReF considera que será de más del triple, hasta el 1% del PIB.

[Bruselas no aceptará la ‘trampa del IVA’]

En definitiva, el déficit real que ha presupuestado el Gobierno para la Seguridad Social y la Administración central es el doble de lo que marca la Ley de Estabilidad. Un desfase de unos 15.500 millones de euros. Este déficit se compensa en parte gracias al superávit de 5.000 millones de los ayuntamientos, de modo que la desviación del conjunto de España sería de unos 11.000 millones. Escrivá ha explicado que la AIReF ha elevado en tres décimas del PIB la previsión de déficit que realizó sobre el Plan Presupuestario que presentó el Gobierno en octubre, ya que se han caído varias medidas de ingresos y se han incorporado nuevos gastos.

Consideramos que el objetivo del 1,3% es improbable; hemos subido tres décimas la estimación de déficit del Plan Presupuestario

Si se tiene en cuenta que el déficit tendría que limitarse a 15.600 millones de euros, se observa que el Gobierno ha presupuestado un déficit que es un 70% superior al que permite la ley. De ahí que la autoridad fiscal catalogue de “improbable” el cumplimiento de los objetivos de estabilidad. De hecho, el Ejecutivo tampoco cumplirá con la senda de déficit que ha tratado de aprobar en las Cortes y que se encontró con el veto del Senado. En concreto, pretendía elevar el objetivo de déficit hasta el 1,8% del PIB, una meta que tampoco lograría, según las estimaciones de la AIReF, ya que el déficit ascenderá hasta el 2,2% del PIB.

Por si fuese poco, la AIReF alerta al Gobierno de que tiene un escaso margen discrecional para limitar la ejecución del gasto presupuestado, de modo que apenas tiene capacidad para limitar el avance del déficit a lo largo del año. Las transferencias del Estado a otras administraciones ocupan el 51,2% del gasto de los PGE, un 10,8% se lo comen los intereses de la deuda, el 6,5% las pensiones de las clases pasivas y el 4,4% las transferencias a la Unión Europea. Esto hace que el gasto ministerial se limite al 27% de todo el Presupuesto. Si se tiene en cuenta que un tercio es remuneración de asalariados, eso significa que quedaría menos de un 20% del gasto disponible para ajustes a lo largo del ejercicio, unos 40.000 millones de euros para hacer un ajuste de 15.000 millones. Es, sencillamente, imposible.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios