LA ELECCIÓN DE SÁNCHEZ SE TUERCE

El veto de ERC a Iceta obliga a Sánchez a activar un plan B para el Senado

Si los republicanos finalmente rechazan que el líder del PSC se convierta en senador autonómico, los socialistas habrán de optar por una alternativa que guardan con máximo celo hasta ahora

Foto: Miquel Iceta, el pasado 9 de mayo, en una rueda de prensa en el Parlament. (EFE)
Miquel Iceta, el pasado 9 de mayo, en una rueda de prensa en el Parlament. (EFE)

Miquel Iceta está a un paso de quedarse fuera de la Cámara Alta. Si ERC consuma su rechazo al primer secretario del PSC como senador por designación autonómica, lo que se ha confirmado hoy en una rueda de prensa desde el Parlament, Pedro Sánchez no tendrá más remedio que activar una alternativa. La cúpula del PSOE guarda muy bien sus cartas y no quiere mostrar ninguna, y menos hasta que se produzca la votación en el Parlament. No da pistas de quién podría ser entonces el nuevo presidente del Senado. Antes de que emergiera el nombre de Iceta, el que circulaba en el partido era el de su presidenta, la exministra Cristina Narbona, opción que nunca llegó a confirmar el núcleo duro del jefe del Ejecutivo en funciones. Al margen de los candidatos, Ferraz se encuentra con un argumento de campaña poderoso de cara al 26-M.

La elección de Iceta como candidato a la presidencia de la Cámara Alta sorprendió. Sánchez quería mandar un mensaje a Cataluña, situando al frente de la cuarta institución del Estado a un hombre de perfil dialogante, de convicciones federales, con el propósito de revitalizarla y de tender puentes. Y aprovechaba para reforzar al PSC, cuyo buen resultado el 28-A (23,21%, 12 diputados) contribuyó a la victoria final. Pero todo se torció desde el principio. ERC pidió de entrada gestos hacia los presos del 'procés'. Que el PSOE tumbara el suplicatorio que el Supremo podía enviar a las Cámaras, con el fin de paralizar el juicio —suplicatorio que el TS rechazó tramitar—, que Iceta visitara a los dirigentes independentistas encarcelados. Este se negó. Aseguró desde el principio que no iba a "mercadear" con su candidatura, y el Gobierno reiteró que "nunca" habría contrapartidas a cambio del apoyo de los separatistas al primer secretario.

Los socialistas creían haber allanado el terreno con ERC en las últimas horas, y que finalmente la balanza se podría inclinar hacia la abstención, que por sí misma era insuficiente si el otro grupo soberanista, el de Junts per Catalunya, controlado por el 'expresident' Carles Puigdemont, votaba en contra de Iceta. Pero los republicanos emprendieron un nuevo giro de guion que se presume ya definitivo.

El grupo de ERC toma este miércoles la decisión definitiva, un día antes del pleno convocado para la designación de Iceta en el Parlament


El grupo parlamentario de ERC se reúne este miércoles a las 11 para adoptar la decisión final sobre la candidatura de Iceta, menos de 24 horas antes del pleno convocado en el Parlament para proceder a su elección. Pero, como adelantó el periódico 'Nació Digital', el partido ya se ha inclinado por el no. Por el rechazo. En la formación habría pesado la negativa del PSOE a que entre en la Mesa del Congreso pese a su aumento de escaños el 28-A (de nueve a 15), o el veto de la Junta Electoral Central a la participación de Oriol Junqueras en el debate de candidatos a las europeas de TV3, veto que achaca al Gobierno por el informe determinante de Instituciones Penitenciarias.

Solo 25 síes asegurados

Si finalmente el grupo de ERC se decanta por el no a Iceta, su candidatura embarrancaría casi con toda seguridad. El primer secretario necesita mayoría simple. Es decir, más síes que noes. Y por ahora solo tiene garantizados los 17 apoyos de sus diputados y los ocho de los comunes: 25 en total. Ya estaban asegurados los noes de los cuatro parlamentarios de la CUP. ERC tiene 31 escaños (fueron elegidos, en las elecciones de 2017, 32, pero no ejerce su derecho de voto el fugado Toni Comín). Lo previsible es que el rechazo de los republicanos arrastre a Junts per Catalunya, que cuenta con 30 votos (no se ha sustituido a Carles Puigdemont, Josep Rull, Jordi Sànchez y Jordi Turull).

"Son adolescentes permanentemente cabreados, no son nunca de fiar", dice el PSC de los soberanistas. La dirección del PSOE pide esperar a la votación

Ciudadanos (36 parlamentarios) adelantó este martes que no bloquearía la designación de Iceta, aunque Albert Rivera no aclaró si esa posición se traduciría en un apoyo o en una abstención. Y el PP tampoco ha hecho pública su postura final. En el mejor de los casos, la candidatura del primer secretario recabaría 65 síes (PSC, Cs, comunes y PP), por 65 en contra (ERC, JxCAT y CUP) y, según el reglamento, decaería a la tercera votación.

El veto de ERC a Iceta obliga a Sánchez a activar un plan B para el Senado

Iceta ya advirtió de que, en caso de frustrarse su nombramiento por el Parlament, contempla presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional por entender que sería una "violación de los derechos del grupo" socialista en la Cámara catalana. Los socialistas siempre han argumentado que, en 40 años de democracia, los partidos catalanes siempre han respetado las propuestas de las otras formaciones para el Senado. Es decir, que estaban en su "derecho" de postular a quien quisieran, y por eso apelaban a la "cortesía parlamentaria" para que prosperase la elección de Iceta. La impugnación al TC podría servir para casos futuros, pero ya no para este, porque las nuevas Cortes Generales emanadas de los comicios del 28-A se constituyen el próximo martes, 21 de mayo.

Fuentes próximas al primer secretario indicaron que no tenían confirmación oficial por parte de ERC. "Los independentistas son adolescentes permanentemente cabreados. Son activistas. ¿Qué vas a hacer con ellos? No han sido de fiar nunca", reflexionaba con irritación una estrecha colaboradora del jefe del PSC. Y en la dirección del PSOE llamaban a esperar a la votación del jueves en el Parlament —la candidatura de Iceta no va a ser retirada—, porque hasta entonces "todo es posible". "Aquí no se da nada por perdido", señalaban desde el entorno de Sánchez. La votación es telemática y secreta, con lo que el suspense se mantendría hasta el final.

"¡Que les den!"

Que les den!", exclamaba un miembro del núcleo duro del Ejecutivo. Una reacción que resumía la sensación que corría en la dirección y en cargos relevantes del partido. Desde el principio se consideró que la designación de Iceta era una operación ganadora, 'win-win'. Es decir, que Sánchez ganaba en cualquier caso. Si salía adelante, el presidente lograba situar en el Senado a un hombre de su confianza y lanzaba un guiño a Cataluña. Si se frustraba, el PSOE podía aprovechar ese rechazo en la recta final de las autonómicas, municipales y europeas del 26-M a su favor: esgrimir ante los electores que no hay ningún pacto con los separatistas, como constantemente denuncian PP, Cs y Vox, y la mejor prueba sería ese rechazo a Iceta.

Si Iceta decae, el PSOE recobra un argumento poderoso para el 26-M. Los candidatos para las Mesas saldrán de la ejecutiva federal del viernes

Sin embargo, el revés al PSOE obliga a Sánchez a activar una alternativa. El pasado lunes, fuentes del Gobierno ya reconocían que manejaban "planes B, C, D... Hasta Z", porque era su "obligación" tener todos los escenarios previstos. Pero no querían adelantar cuáles. Es cierto que la candidata natural a dirigir la Cámara Alta es la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, por su perfil institucional, su experiencia y su respaldo en las urnas —la senadora electa más votada—, pero la cúpula federal, que ha pilotado las negociaciones para las Mesas de Congreso y Senado con máximo celo, nunca ha confirmado que esa fuera una opción. Las negociaciones han recaído en la número dos, Adriana Lastra. De cualquier modo, el PSOE no tendrá problema en sacar adelante la candidatura a la presidencia de la Cámara Alta: allí disfruta de una plácida mayoría absoluta.

El veto de ERC a Iceta obliga a Sánchez a activar un plan B para el Senado

Las dudas habrán de despejarse este viernes, 17 de mayo. La ejecutiva federal se reúne a las 12:30, y aprobará las propuestas de aspirantes para las Mesas de las dos Cámaras. En el entorno de Sánchez no querían adelantar este martes el nombre del candidato a presidir el Congreso hasta saber qué pasaba con Iceta. El PSOE tiene que cuadrar el puzle al completo.

Los socialistas tienen muy avanzado el pacto con Unidas Podemos de cara a la sesión constitutiva de las Cortes del 21 de mayo. En la Cámara Baja, la Mesa se distribuiría así: tres puestos para el PSOE, dos para los moradosmayoría absoluta progresista—, dos para el PP y dos para Ciudadanos. Para la presidencia, una hipótesis sería la ministra de Defensa, Margarita Robles. La vicepresidenta, Carmen Calvo, decaería en las quinielas.

El veto de ERC a Iceta obliga a Sánchez a activar un plan B para el Senado

En el Senado, los socialistas tendrían derecho a cuatro de las siete sillas a reparto. Podrían dar entrada al PNV, que también logró representación en la pasada legislatura en el órgano rector, en este caso gracias al PP. Los nacionalistas vascos son el cuarto grupo de la Cámara Alta, por detrás de socialistas, populares y ERC.

"La eterna discusión de los tres vecinos del tercero a la derecha"

Pedro Sánchez recorrió este martes Galicia de norte a sur, y pasó por A Coruña, Santiago y Vigo. De nuevo, el presidente del Ejecutivo en funciones llamó a "acabar" lo que los socialistas empezaron el 28-A. "No podemos dejar a medias las faenas", avisó en el mitin en Vigo, junto al alcalde de la ciudad, Abel Caballero; la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, y el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero

"La gente está cansada de la eterna discusión de los tres vecinos del tercero a la derecha", señaló, en referencia a la pugna de las derechas (PP, Cs y Vox), para defender un Gobierno apartado de la crispación y que, en su opinión, debería centrarse en tres asuntos, "justicia social, convivencia y limpieza". 

 

El líder socialista volvió a alertar del "riesgo" de que PP, Cs y Vox alcancen una mayoría, "riesgo" no conjurado porque en ayuntamientos y comunidades el sistema funciona de manera más proporcional. "Si tienen oportunidad sumarán y echarán al PSOE allí donde gobierna". Por ello, es "mucho más importante" que los españoles salgan a votar masivamente el 26 de mayo, subrayó, llamando a la movilización. 

"La ciudadanía española no comparte que PP y Cs se entiendan con formaciones que niegan, entre otras cosas, el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo", sostuvo, en referencia a las palabras del candidato de la ultraderecha al Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, que aseguró este martes que "las mujeres tienen derecho a comer más o menos, a cortarse el pelo o las uñas", pero no a "acabar con la vida del niño" que llevan en su interior.

 

Sánchez apremió a los votantes a decir a las derechas "dos veces", el 28-A y el 26-M, que se equivocan al "polarizar la política española" y emprender una "deriva" conservadora. 

De nuevo, el líder de los socialistas reivindicó la figura de Alfredo Pérez Rubalcaba, fallecido el pasado viernes a los 67 años de un infarto cerebral. Al mitin en Vigo, celebrado en el pabellón Navia, acudieron unas 2.300 personas, según la organización. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios