Aspira a controlar los diputados en Madrid

Mas negoció con Puigdemont la abstención de JxCAT para la investidura de Sánchez

Carles Puigdemont no dio su visto bueno pero tampoco se negó de manera explícita, según explican fuentes de JxCAT conocedoras del encuentro en Waterloo la pasada semana

Foto: Carles Puigdemont y Artur Mas. (EFE)
Carles Puigdemont y Artur Mas. (EFE)

Artur Mas defiende que JxCAT se abstenga en la votación por la investidura de Pedro Sánchez, según explican fuentes de esta formación independentista. Y así se lo planteó a Carles Puigdemont en su reciente reunión en Bruselas, donde el residente en Waterloo le entregó las llaves del partido hasta el congreso fundacional de JxCAT previsto para el próximo mes de octubre. Eso facilitaría que Pedro Sánchez saliese del Congreso escogido presidente, aunque debería ser en segunda vuelta y contaría con la abstención tanto de JxCAT (siete diputados) como de ERC (15 diputados).

En el encuentro en Waterloo el miércoles de la pasada semana, Puigdemont mostró sus reservas a esta operación, pero forma parte del reparto de poder que se pactó: Puigdemont será presidente de JxCAT y mantendrá el control sobre la promoción exterior de la causa y las relaciones con la UE, con el objetivo de ser europarlamentario. Pero Artur Mas se reservó todo el poder interior: el control de la Generalitat, de JxCAT en el Parlament y de los diputados en Madrid, que si bien no han podido formar grupo propio cuentan con siete escaños ante una investidura que puede depender de un voto.

Con 22 abstenciones soberanistas, la investidura de Pedro Sánchez se despeja y dependerá sobre todo de lo que presione Podemos para conseguir entrar en el futuro Gobierno de España. Pero todo apunta a que Sánchez se limitará a darles algún puesto en niveles inferiores de la Administración, pero no en el Consejo de Ministros.

Puigdemont no dio su visto bueno pero tampoco se negó de manera explícita, según explican fuentes de JxCAT conocedoras del encuentro. Ambos políticos se respetan y se necesitan. Puigdemont sabe que fue 'president' porque Mas confió en él. Y Artur Mas reconoce que los mejores resultados de JxCAT se producen cuando es Puigdemont quien asume la cabeza de cartel.

Fuentes del entorno de Artur Mas ven claro que el papel del 'expresident' va más allá de tutelar la reconversión de JxCAT en un partido político convencional. Se apunta a que quiere ocupar el papel de bisagra al que ha renunciado otro catalán por falta de cintura: Albert Rivera.

En el fondo, es una carrera entre ERC y JxCAT, el último que se abstenga se volverá del todo irrelevante durante los cuatro años de legislatura

En opinión de Artur Mas, no hay opción. Si ERC se abstiene en la investidura de Pedro Sánchez, como se teme en medios cercanos al partido republicano, JxCAT tendrá siete diputados en el dique seco durante cuatro años, toda la legislatura relegados a la irrelevancia, mientras que los de Oriol Junqueras tendrán en su mano todos los triunfos para negociar con Madrid lo mucho o lo poco que se pueda negociar. Así que si ERC se puede abstener, igual que hizo con la nueva DUI esta semana, los 'juntaires' también pueden hacer lo mismo. La abstención compromete mucho menos que el voto a favor y permite abrir una vía para negociar una futura salida política el conflicto en Cataluña. Pero eso será después. A la investidura se acudirá sin pactos previos.

En los próximos días, así se comunicará a los presos que este miércoles han vuelto a ingresar a Lledoners, según apuntan fuentes del partido. Muchos de ellos son diputados del Congreso (Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull) por JxCAT y aunque previsiblemente no podrán votar tendrán que ser informados de un cambio de postura que puede resultar problemática para muchos miembros de las bases de la formación.

Previsibles resistencias

Sin embargo, la operación no será fácil, y no por los presos. Aunque en teoría Mas tenga el control de los diputados en Madrid, en la práctica se encontrará muchas resistencias. Artur Mas no está en Madrid. El grupo parlamentario de JxCAT no existe como tal, ya que con siete diputados no fue suficiente para formar grupo propio, algo con lo que sí cuenta ERC. En la práctica, Puigdemont tiene más vías directas con un colectivo de diputados entre los que están el propio abogado del 'expresident' fugado, Jaume Alonso Cuevillas, su persona de confianza, Laura Borràs, y la más puigdemontista de los congresistas de JxCAT, Míriam Nogueras. Cualquiera de los tres tendrá muy difícil justificar una abstención. En cambio, en ERC ya se ha deslizado que esto es lo que están estudiando, con lo que sus votantes están más cercanos a comprar a Pedro Sánchez como mal menor en Madrid.

Abriendo puertas

La principal aproximación a esta postura la hizo Artur Mas en una entrevista el pasado viernes en Catalunya Ràdio. Lo hizo de manera sutil y a título personal, pero ya apuntaba el escenario en la carrera de San Jerónimo. El 'expresident' ha preferido no hacer declaraciones y sus portavoces se han remitido a la entrevista con Mònica Terribas, donde siempre habló a título personal y nunca quiso erigirse como voz del partido.

Artur Mas: "Entre alguien que te vaya a arrasar y alguien que no te ayudará pero puedes pactar que no te arrase, para avanzar, prefiero al segundo"


“Entre alguien que te quiera arrasar y alguien que no te ayudará pero puedes pactar que no te arrase, si quieres sobrevivir y avanzar, prefiero alguien que no prenda fuego a mi casa aunque no aporte ninguna solución", apuntó Artur Mas en esa entrevista. El hombre que inició el 'procés' defendió una estrategia de "resistencia activa" en los próximos meses en referencia a la postura a asumir en Madrid.

El 'expresident' de la Generalitat pidió a los catalanes mantener la cabeza fría y opinó que en la investidura de Pedro Sánchez “tenemos que votar en función de nuestros intereses como país".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios