Apoya candidatos en la municipales

La ANC se politiza, marca distancias con la Generalitat y se acerca a la CUP y los CDR

La presidenta de la ANC ya se ha referido a la necesidad de "sustituir" al Govern en caso de que no se esté apoyando la independencia de manera inmediata. Una situación sin precedentes

Foto: La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, durante el acto público celebrado la semana pasada. (EFE)
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, durante el acto público celebrado la semana pasada. (EFE)

La ANC cuenta con casi medio millón de socios. Pero es una asociación, no un partido político. Eso ha cambiado ahora. La ANC apoya ahora a los candidatos de primarias que propugnan dar prioridad al independentismo por delante de cualquier cuestión local. El caso más notable es de Jordi Graupera en Barcelona. Es decir, la ANC ahora es una entidad que apoya candidatos a las municipales. Al mismo tiempo, la entidad organizadora de las grandes manifestaciones del independentismo está marcando distancias con la Generalitat y se acerca a la CUP y a los CDR.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, asegura que no apoya a ningún candidato y que solo respalda los procesos de primarias. Pero, en la práctica, Graupera y el resto de candidatos independentistas que presentan en 41 ciudades de Cataluña, cuentan con el respaldo tácito de la asociación. El mismo que la ANC está retirando a la Generalitat. Así, Paluzie afirmaba tras el Consejo de Ministros en Barcelona que hay que saber si el gobierno catalán "se prepara para la independencia o no". Si la respuesta no es afirmativa, solo cabe "sustituirlo", porque entiende que "perderá el apoyo de una parte de la base independentista". Es decir, puso a la ANC a gran distancia de la Generalitat, una situación sin precedentes en la historia de la entidad.

En Girona, la ANC organiza primarias en ayuntamientos como Salt, Sils, Maçanet de la Selva, Lloret de Mar, Blanes, Santa Cristina d’Aro i l’Escala, pero también en ciudades más grandes como Manresa, Sitges, San Cugat o Calella. En total se impulsan candidaturas en más de 41 municipios. La CUP también empezó así hace más de 20 años.

El proceso de politización de la ANC se produce al mismo tiempo que Carles Puigdemont intenta "asambleizarse", con la constitución de la Crida. En términos demoscópicos, la Crida y la ANC se disputarán el mismo espacio político con la diferencia de que la Crida lleva retraso en su organización como partido político. En cambio, la ANC está tomando la delantera.

Pero al marcar distancias con la Generalitat, la ANC se acerca a la CUP y a los CDR. La ANC está en contra del diálogo con el Gobierno español que mantiene el denominado "Govern efectivo". El nuevo mantra de la asociación es "referéndum, no; unilateralidad, sí". Y eso les aproxima desde un punto de vista estratégico a la CUP.

Ocupación institucional

Al mismo tiempo, la ANC ha iniciado un movimiento de ocupación institucional, algo que hace diez años se hubiera planteado CDC. Según ha publicado 'La Vanguardia', la pasada semana se envió un nota informativa a las asambleas territoriales para invitarlas a presentar candidatos a colegios profesionales, asociaciones, gremios y todo tipo de colectivos. Como primer objetivo se marca las elecciones a las 13 cámaras de comercio catalanas. Candidatos independentistas para el mundo asociativo. Como en el caso de Graupera, la ANC empieza a lo grande: ya tiene candidato para la Cámara de Comercio de Barcelona, la mayor de Cataluña, el exdirector general de la Damm, Enric Crous.

La ANC no solo apoya candidatos también lidera un programa para colocar presidentes soberanistas en todo tipo de organismos y entidades sociales

Por tanto, la ANC ya se comporta como un partido. Tiene candidatos a cargos públicos, como un partido. Intenta ocupar espacio institucional, como un partido. Y apuesta por la unilateralidad para crear un ambiente de insurrección en Cataluña desplazando a candidatos en entidades sociales que puedan ser tibios con el proceso soberanista. Hasta ahora la ANC quería estar por encima de los partidos. Ya no es el caso.

Radicalidad

Pero al mismo tiempo la organización se radicaliza. Y fracasa. Su convocatoria para paralizar las carreteras el día con Consejo de Ministros en Barcelona tuvo muy poca repercusión. Y su manifestación esa misma tarde fue seguida por 40.000 personas, según la Guardia Urbana. Un éxito para cualquier organización, pero muy poca gente para una entidad como la ANC que cuenta sus movilizaciones por centenares de miles de convocados. Muchos militantes de ERC se están distanciando de la ANC ante el nuevo giro. Y también Òmnium, que incluso evita los actos conjuntos.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios