Les arrebata la Fira y les disputa la Cámara

Artadi se venga de Fainé y del 'establishment' por la fuga de sedes de empresas de Cataluña

En la misma semana, ha impuesto un presidente de la Fira independentista, Pau Relat (MAT Holding), y ha lanzado a Enric Crous a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona

Foto:  La 'consellera' de la Presidència y portavoz del Govern, Elsa Artadi. (EFE)
La 'consellera' de la Presidència y portavoz del Govern, Elsa Artadi. (EFE)

La 'consellera' de la Presidència Elsa Artadi engaña. Sonríe siempre, parece feliz y despreocupada. Incluso un punto frívola. Pero no hay que olvidar que uno de sus padrinos fue el economista Andreu Mas-Colell, alguien que sobre todo valoraba la inteligencia. Así que desde el independentismo le han tomado la medida a Isidre Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, y al resto de los miembros del 'gotha' económico catalán. En la misma semana, les han impuesto un presidente de la Fira independentista, Pau Relat (MAT Holding) y han lanzado como candidato a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona a Enric Crous (Cacaolat), que cuenta con el apoyo de la patronal FemCat y la ANC, según apuntan fuentes empresariales. El mensaje desde el Palau de la Generalitat es claro: vosotros os llevasteis las sedes de las empresas, nosotros os arrebatamos la representación institucional que ostentabais hasta ahora.

Artadi ha sido consciente de su propia debilidad. Por eso ha contado con aliados, las mencionadas FemCat y la ANC; ha esperado el momento adecuado, cuando Ada Colau ha convocado el pleno y ha renunciado a imponer un candidato de los Comunes ya a las puertas de las municipales; y ha aprovechado la debilidad de un presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona que ya está de salida, Miquel Valls; además de la ambivalencia de un Crous que siendo miembro del 'establishment' se muestra dispuesto a aprovechar el giro del viento y, en esencia, cambiar de bando.

El cabreo en el empresariado es mayúsculo. El grueso de los consejeros de Fira de Barcelona plantaron a Miquel Valls en el consejo de ayer, y le reprochan al presidente de la Cámara de Comercio debilidad ante la presión política. Pero esta solo acababa de comenzar.

Tras hacer jaque con la Fira, se intenta el jaque mate con la Cámara de Comercio. El director general de Cacaolat, Enric Crous, ha presentado ayer de manera oficial su candidatura a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona, entidad que designa a los presidentes de la Fira, si bien luego tienen que ser aprobado por el Consell General, donde también forman parte la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Crous se enfrentará así al candidato del 'establishment', el banquero Carles Tusquets (Banca Mediolanum). Un pequeño detalle: Enric Crous también pertenece al 'establisment': lo ha sido todo en el mundo empresarial catalán, ha trabajado para Demetrio Carceller (Damm) o Sol Daurella (Cacaolat). Pero viene de un mundo industrial, alejado de la bolsa y los vaivenes de los mercados. Y en su programa se puede leer que aboga por una Cámara de Comercio de Barcelona "que no eluda sus responsabilidades en el momento presente que vive Cataluña". Una manera, sutil y educada, muy en línea con el carácter de Crous, de acusar de equidistante en política a su predecesor, el ahora cuestionado por todos lados, Miquel Valls.

Burguesía ninguneada

La burguesía se sintió ninguneada durante el 'procés'. Sus múltiplos avisos que el intento independentista iba a acabar muy mal fueron desoídos. En muchos casos, la marcha de sedes refleja los años de desencuentros, en los que los políticos ya no escuchan a los empresarios, si bien sectores como los seguros, la banca o las empresas reguladas no tuvieron más opción si querían sobrevivir. Ni Jordi Pujol ni Pasqual Maragall se habían atrevido a hacerles el vacío de aquella manera. Ante esta situación los empresarios se distanciaron de la política. La referencia era Milán. Se soñaba con un poder económico potente al margen de la tensión política.

Ahora Artadi les ha devuelto la factura y con intereses. Lo ha hecho utilizando de fiel escudera a la 'consellera' de Empresa, Àngels Chacón. El independentismo de Pau Relat no es ningún secreto. Preside FemCat y en la fiesta del diario 'Ara' de esta semana los asistentes ya le felicitaban por el cargo.

El empresario Enric Crous durante la rueda de prensa en la que presentó su candidatura para presidir la Cámara de Comercio de Barcelona. (EFE)
El empresario Enric Crous durante la rueda de prensa en la que presentó su candidatura para presidir la Cámara de Comercio de Barcelona. (EFE)

Sutil y claro

Lo de Crous es todavía más sibilino. Crous no parece independentista, ni falta que le hace. Se declara por encima de los partidos. "No pregunto a la gente que está conmigo su afiliación, igual que no les pregunto su religión", aseguró en su rueda de prensa. Su lema electoral "dels nostres", lo mismo sirve para los ricos de Pedralbes que para los empresarios de Vic que sueñan con una Cataluña independiente. En la foto casi no se le ve, rodeado de una multitud, en una feria, tal vez, pero que evoca las multitudinarias manifestaciones de la ANC. Todo es sutil, pero al mismo tiempo claro. Crous se presenta y la Generalitat ya tiene candidato.

La candidatura de Enric Crous puede dividir el voto de la grandes empresas a la Cámara de Comercio de Barcelona, al percibirlo como uno de los suyos

Muchos grandes empresarios dudarán en elecciones de la Cámara de Comercio de Barcelona, unas elecciones que la Generalitat todavía no ha convocado. ¿A quién votar? ¿A Crous, uno de los nuestros y que no parece independentista? ¿O a Carles Tusquets, al fin y al cabo, un banquero que parece un banquero?

Tras este pulso se encuentra el modo en que Colau ignora las problemáticas empresariales y el ocaso del PSC. Antaño en situaciones parecidas los empresarios acudían a la calle Nicaragua —histórica sede del socialismo catalán— y se reequilibraba la balanza a su favor. Ahora esta opción ha desaparecido.

Artadi ha conseguido este éxito subcontratando el trabajo sucio a FemCat. O a Enric Crous. Es como si ella casi no hubiese hecho nada. Pero, como apunta una fuente empresarial, habría que estar atento al modo en que ERC se ha inhibido en esta cuestión facilitando que la 'consellera' de presidencia se saliese con la suya. En muchos sentidos, el discurso integrador de Crous y el "ampliar la base" de los republicanos se parecen. No vaya a ser que la subcontradora Artadi haya sido a su vez, y sin darse cuenta, la subcontrada del partido de Oriol Junqueras.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios