investigado por sedición

Jordi Cuixart: industrial, independentista, insumiso y sin derecho a tener miedo

Es presidente de Òmnium Cultural desde septiembre de 2015, cuando anunció que buscaría ensanchar el apoyo entre los catalanes al 'procés' hacia la independencia de Cataluña

Foto: Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural (Reuters)
Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural (Reuters)

"En democracia el diálogo son las urnas". La postura de Jordi Cuixart es clara. El presidente de Òmnium Cultural es uno de los altos cargos a los que la Justicia citó a declarar en calidad de investigados por un presunto delito de sedición, en relación a los incidentes que tuvieron lugar los pasados días 20 y 21 de septiembre a las puertas de la Conselleria de Economía en Barcelona. Y uno de los dos a los que la jueza Carmen Lamela ha enviado a prisión preventiva por este delito.

Tras ser proclamado presidente de Òmnium, Cuixart prometió, junto a sus 'números dos', Marina Llansana y Joan Vallvé, trabajar "incansablemente por un país mejor y más justo". "Estamos convencidos de que puede ensanchar la base social a favor de la independencia, y ese será un eje de nuestra actuación", adelantó, hace ya dos años, asegurando que el sector independentista estaría preparado para "nuevas movilizaciones".

Nacido en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) en 1975, de madre 'charnega' —de Murcia, concretamente— y padre catalán, Cuixart accedió a la presidencia de Òmnium, de la que forma parte desde 1996, encabezando 'Compromís amb el demà' ('Compromiso con el mañana'), la única candidatura para relevar al entonces líder temporal, Quim Torra.

Aunque independiente, es una entidad íntimamente ligada al Govern. El objetivo de Òmnium es promocionar la lengua catana, difundir su cultura y luchar por la independencia y, al contrario que la Asamblea Nacional Catalana (ANC), ésta sí hace públicas sus cuentas. Las últimas dadas a conocer, correspondientes a 2015, ponen de manifiesto que sus ingresos superan los 5 millones de euros y sus gastos en personal —55 empleados— ascienden a 1,4 millones. Pese a que a día de hoy no recibe ayudas públicas, las aportaciones que la Generalitat hizo no hace muchos años han sido decisivas para su posterior desarrollo.

Entre 2008 y 2010 recibió un millón y medio de euros en ayudas. En 2006 percibió 661.000 euros para la adquisición de su sede central en Barcelona gracias a las herencias intestadas entre entidades de carácter social. Ese mismo año volvía a recibir 1,1 millones de euros. Entre 2011 y 2013, con Artur Mas al frente de la presidencia, también habría obtenido ayudas públicas de casi un millón y medio de euros. Durante esos años y hasta el nombramiento de Cuixart, la diputada y activista Muriel Casals estuvo al frente de la asociación (2010-2015). Uno de sus más destacados socios es el exentrenador del Barcelona, Pep Guardiola, que ya ha dado de alta a sus tres hijos.

De perfil industrial, Cuixart reside en Sabadell y fue fundador de la empresa Aranow Packaging Machinery, especializada en maquinaria de fabricación de embalaje flexible y desde esta posición ha venido reivindicando el sector industrial, que considera muy infravalorado. Además, fue fundador en 2004 de la Federació d'Empresaris de Catalunya (FemCAT), que trabaja en la elaboración de propuestas y generación de iniciativas a favor del desarrollo económico y social de Cataluña. De hecho, esta organización se presenta como abanderada de la misión de convertir a Cataluña "en uno de los mejores países del mundo".

Avui el poble català és una mostra de civisme, de festa però, sobretot, de dignitat de tot un poble alçat per la seva llibertat

Una publicación compartida de Jordi Cuixart (@jcuixart) el

Cuixart fue, según 'El Nacional', insumiso al Ejército, y tras asumir la presidencia de Òmnium advirtió al Gobierno central de que no parecía "demasiado prudente" que el Ejecutivo español hiciera "como que desconocen los datos". "Una Cataluña donde hay un 48% que vota por la independencia —Junts pel Sí y la CUP— y que desconecta de la Constitución española no puede ser tratada con menosprecio o con amenazas", señalaba en un artículo de opinión publicado en eldiario.es.

Y fue entonces cuando advirtió: "Si el denominado federalismo tuviera una propuesta, ya no encontraría ocasión mejor para exponerla y hacerla creíble. Si (el Gobierno central) renuncia a ello, si ignoran este 'más del 80%' que defiende el derecho a decidir, tendremos, sin duda, el argumento definitivo para explicar a todos los catalanes y catalanas que vale la pena participar en un proceso constituyente que nos permita decir cómo queremos que sea el nuevo país".

Antes incluso de ser citado ante la Justicia, ya se pronunció en una entrevista sobre el grave delito que ahora pende sobre su cabeza y aseguraba que no le hacía "gracia" que el Estado central le acusara de algo que no ha hecho. "Pero por otro lado creo que no tenemos derecho a tener miedo. Somos descendientes de gente que ha luchado mucho por la democracia en Cataluña, en situaciones peores que la nuestra. Por eso no podemos tener miedo".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios