Es noticia
Menú
Cierran siete pozos ilegales que esquilmaban agua de Doñana en la peor sequía en décadas
  1. España
  2. Andalucía
220 pozos cegados desde 2018

Cierran siete pozos ilegales que esquilmaban agua de Doñana en la peor sequía en décadas

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir clausurará 71 tomas en los próximos meses, al tiempo que WWF reclama un plan hídrico y mayor vigilancia con los agricultores que riegan de forma irregular

Foto: Técnicos de la CHG revisan la clausura de uno de los pozos en el entorno de Doñana. (Cedida)
Técnicos de la CHG revisan la clausura de uno de los pozos en el entorno de Doñana. (Cedida)

La sequía que afecta a gran parte del país se deja notar en Doñana, donde este año hay menos aves que en los últimos 40 años por falta de agua. En este contexto, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, ha cerrado otros siete pozos ilegales en el entorno del espacio protegido. Se trata de tomas que se surten de los acuíferos que nutren al humedal andaluz, amenazado por una falta de recursos hídricos que se agrava ante la escasez de lluvias.

Los técnicos de la CHG han constatado este viernes que se están cerrando y sellando esos siete pozos, una labor que están llevando a cabo los propios titulares de forma voluntaria tras haber sido sancionados por la autoridad en materia de aguas. Forman parte de un grupo de 71 prospecciones que se encuentran, en su mayoría, en la localidad onubense de Almonte, pero también se cerrarán pozos en los municipios vecinos de Lucena del Puerto y Rociana del Condado.

Foto: Parque nacional de Doñana, España - Foto de stock

Estas tres localidades, junto con Bonares y Moguer, eran las afectadas por la proposición de ley que PP, Ciudadanos y Vox sacaron adelante —con la abstención del PSOE— en el Parlamento andaluz y que abría la puerta a ampliar las zonas regables. El texto decayó con el adelanto electoral y, de momento, el nuevo Gobierno de la Junta no la ha reactivado. Sí tiene intención de hacerlo, pero en la Junta siempre defienden que el aumento de los regadíos debe ir acompañado de unas infraestructuras que permitan llevar agua en superficie y no sacar agua de los acuíferos que surten a Doñana.

Las dudas sobre la construcción de esas conducciones llevaron a levantar la voz a ecologistas, Gobierno central y la Unión Europea, que amenazó con una multa. El espíritu de la norma choca con las obligaciones de España con el parque natural, que pasan por mejorar su situación, sobre todo desde el punto de vista hídrico. Y en ese contexto hay que enmarcar el cierre de estos pozos, una tarea en la que está colaborando la Comunidad de Regantes El Condado.

Foto: Vista de la laguna de Santa Olalla en el Parque Natural de Doñana en Almonte Huelva. (EFE)

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir explica en una nota que el cierre de estas 71 prospecciones se suma a otras 220 clausuras puestas en marcha desde 2018. Y el organismo estatal explica que se trata de una "intervención fundamental" en el contexto de la sequía que atraviesa la cuenca del río principal de Andalucía. Según el dato del propio Ministerio de Transición Ecológica, la cuenca del Guadalquivir, con unas reservas del 24,2% de la capacidad de sus embalses, es la que pasa por una peor situación de todo el país. La media estatal es del 39,2% a fecha de 9 de agosto.

Con el cierre de pozos ilegales, apuntan en la CHG, se impiden "agravios comparativos" entre agricultores vecinos. Como recuerda la organización ecologista WWF, el acceso al agua de forma irregular coloca en una situación de ventaja a quienes optan por esta vía. No lejos de la zona donde se clausuran los pozos, en las marismas sevillanas, los productores de arroz se han visto a reducir la superficie hasta dejar las plantaciones en un 30% de lo habitual por la falta de agua. "La competencia desleal puede ser causa de conflictos en la comarca", lamentan los ecologistas.

WWF y el Gobierno alertan de la competencia desleal que supone captar agua de los acuíferos de Doñana de forma irregular

La CHG, por su parte, advierte de otra posible consecuencia de seguir esquilmando los acuíferos que nutren a Doñana. Ya lo alertaron varias cadenas de supermercado europeas hace unos meses. Si España sigue sin cumplir las obligaciones que Bruselas le impone en materia ambiental en Doñana, los productos agrícolas que se cultivan en el entorno del parque no cumplirán con los estándares de trazabilidad ambiental. Si esto ocurre no podrán ser comercializados fuera de las fronteras españolas, con el consecuente perjuicio económico. Hay que tener en cuenta que en 2021, el sector de los frutos rojos de la provincia onubense generó un negocio de más de 1.100 millones de euros, gran parte a través de la exportación.

WWF reclama la restauración hídrica

Los ecologistas de WWF, que tuvieron un papel importante en la creación del parque allá por los años 60, reclaman en este contexto de sequía un plan de restauración hídrica. La organización recuerda que la marisma ocupa hoy un 20% de la superficie que tenía a mediados del siglo XX, por lo que considera "fundamental" el cierre de todas las fincas de regadío ilegal y la clausura de pozos y balsas irregulares.

Para lograrlo, los ecologistas piden aplicar precisamente el Plan de Ordenación de Regadíos de la Corona Norte Forestal, conocido como Plan de la Fresa. Esta norma es la que PP, Cs y Vox plantearon remodelar para abrir la puerta a la declaración de nuevas zonas regables.

Foto: Sombrillas y bañistas abarrotan la playa de Matalascañas. (EFE/Julián Pérez)

WWF también reclama una "una solución definitiva y urgente" al suministro de agua para consumo humano de Matalascañas. Hace varias semanas, la CHG avanzó que había puesto ya en marcha el proceso para alejar las tomas de agua que abastecen a esta urbanización costera de la zona más cercana al parque. En la localidad onubense, perteneciente al municipio de Almonte, viven unas 2.500 personas durante el año, pero su población se multiplica por 50 para alcanzar los 160.000 habitantes, que pueden ser 300.000 en los fines de semana.

La sequía que afecta a gran parte del país se deja notar en Doñana, donde este año hay menos aves que en los últimos 40 años por falta de agua. En este contexto, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, ha cerrado otros siete pozos ilegales en el entorno del espacio protegido. Se trata de tomas que se surten de los acuíferos que nutren al humedal andaluz, amenazado por una falta de recursos hídricos que se agrava ante la escasez de lluvias.

Parque de Doñana Ministerio de Transición Ecológica Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda