Moreno blinda el Gobierno andaluz frente a las tensiones que hay con Génova
  1. España
  2. Andalucía
en plena pugna por el congreso en Madrid

Moreno blinda el Gobierno andaluz frente a las tensiones que hay con Génova

García Egea desembarca este sábado con el aviso de que apoyan al presidente andaluz para que convoque elecciones cuando quiera después de que Díaz Ayuso le pidiera "volar libre"

Foto: El presidente de la Junta, Moreno, y la presidenta de la CAM, Díaz Ayuso. (EFE/Miguel Ángel Molina)
El presidente de la Junta, Moreno, y la presidenta de la CAM, Díaz Ayuso. (EFE/Miguel Ángel Molina)

Iba a ser un congreso del PP andaluz, el primero con el partido en el poder autonómico, para mayor gloria de Juan Manuel Moreno, el presidente del cambio en Andalucía. Un cónclave tranquilo y casi de botafumeiro para preparar unas elecciones autonómicas que tocarían en un año. Sin embargo, el clima en los pasillos del 16º congreso andaluz en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Granada fue de todo menos aburrido o previsible. Este sábado desembarca el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y los suyos insistieron en subrayar ante los medios en la víspera que dan todo su apoyo a Moreno para que convoque elecciones cuando quiera, que es su decisión y la dirección nacional estará a su lado, sin injerencias.

Los mensajes lanzados para preparar su llegada dejan claro que viene a un congreso incómodo. Si no lo fuera, no harían falta esos avisos de que el secretario general del PP está de lleno con el presidente de su partido en la comunidad más poblada del país y de que suya es la prerrogativa de convocar elecciones. De la incomodidad dan cuenta dos imágenes este viernes en la primera jornada del congreso popular. Una, la de Juan Marín, líder de Cs en Andalucía, sentado cómodamente sobre el escenario, tras recibir el abrazo cariñoso del presidente de la Junta, y entrevistado por el consejero de Presidencia, Elías Bendodo. Con alfombra roja para quien ha dejado claro en público que hay una estrategia en Génova para desestabilizar el Gobierno andaluz. La otra foto que hacen de este congreso un lugar algo inhóspito para García Egea es la de Isabel Díaz Ayuso con el auditorio en pie rompiéndose las manos aplaudiendo tras haberle dicho a Moreno que no sea "una marioneta" y convoque elecciones cuando le dé la gana.

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno, junto a Juan Marín. (EFE/Julio Muñoz)

Hacer del problema, oportunidad

A Moreno no se le vio en ningún momento incómodo. Más bien al contrario. Los suyos admiten que no es este el congreso que tenían previsto, pero han decidido hacer del problema una oportunidad para reforzar un mensaje, el de que el presidente andaluz antepone los intereses de su Gobierno, de su comunidad y de los andaluces por delante de las siglas de su partido o de los intereses de su dirección nacional. Un mensaje que encaja bien en el discurso político de centro, moderado, andalucista, que marca distancia con Madrid y que creen que es el que mejor va a funcionar como línea de campaña en las próximas elecciones autonómicas. Por eso no dudó en alinearse con Díaz Ayuso y su mensaje de manos libres frente a Pablo Casado y su equipo. Si alguien esperaba que Moreno redujera el protagonismo de la presidenta madrileña para preservar al presidente de su partido, se equivocó. "Te podrás quejar", se oyó que le decía cómplice a la líder madrileña cuando estallaron los aplausos.

En el equipo del presidente del PP andaluz admiten que dudaron hasta el último momento sobre si subir o no a Marín al escenario del congreso y que decidieron finalmente hacerlo porque interesaba más "salvar" la crisis en el Gobierno andaluz y cerrar filas tras la filtración de los audios del vicepresidente que estar en perfecta sintonía con Génova. Que la situación ahora mismo es incómoda, lo admiten. Que están convencidos de que todos trabajaran este sábado y domingo para mostrar sonrisas y perfecta sintonía, también. Están convencidos de que había que apostar por cerrar filas con Cs en el Gobierno andaluz que afear públicamente a Marín sus últimos episodios o dar por rota la coalición. Ha tocado elegir y Moreno elige Andalucía por delante del partido, vienen a resumir en sus filas.

Ayuso aprovecha para su guerra

Como si no fuera poco ya el guion netamente andaluz, la presidenta de Madrid vino a jugar su propio partido y a meter sus goles propios a Génova. Para ella hubo aplausos enfervorecidos y un auditorio en pie. No ocurrió con ningún presidente autonómico del PP. La ovación se la llevó solo una: Isabel Díaz Ayuso, presidenta de Madrid, que desde luego no defraudó las expectativas con un recado muy nítido con bofetada indirecta a Génova.

Díaz Ayuso traía un mensaje para el presidente andaluz. Le recomendó que "vuele libre", que tome sus "propias decisiones" cuando tenga que convocar elecciones autonómicas. "Aquí solo se desgasta quien se comporta como una marioneta, no es valiente y no tiene las ideas claras", prosiguió. La presidenta de Madrid se mostró convencida de que Moreno decidirá abrir las urnas cuando sea mejor para los intereses de los andaluces.

Las declaraciones serían inocuas si no fueran por el contexto. La prerrogativa de adelantar elecciones es del presidente, pero hay quien cree que la dirección nacional de Pablo Casado está jugando a presionar por un adelanto que interesaría para consolidar el liderazgo del presidente del PP y la teoría del cambio de ciclo electoral en España. Génova niega esas interferencias y defiende que es Moreno quien decidirá libremente.

El ruido se ha incrementado porque días atrás se filtraron unos audios del vicepresidente del Gobierno andaluz y líder de Cs, Juan Marín, donde desvelaba que no habría presupuesto en 2022 porque no interesaba con cálculos electorales. Sería "una estupidez" aprobarlos, dijo, en año de elecciones y "con recortes". Marín ha denunciado públicamente que detrás de esa filtración, que grabó uno de los diputados de Cs, está Fran Hervías, enemigo interno en Cs y ahora en el puente de mando del PP con el secretario general, Teodoro García Egea. Hervías también ha anunciado, claro, que estará en este congreso andaluz. Desde hace meses saltó de Cs para convertirse en militante del PP por Sevilla con despacho en la dirección nacional.

Foto: El vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín. (EFE/José Manuel Vidal)

Díaz Ayuso dejó claro, en plena pugna con su partido por el congreso del PP de Madrid, que se siente libre de manos para decir y hacer lo que considere oportuno. Justo lo que le dijo a Moreno que hiciera, volar libre y tomar sus propias decisiones respecto a las elecciones. "Siempre has antepuesto el interés de Andalucía al tuyo propio, sé que lo volverás a hacer ahora y sé que en el momento en el que convoques elecciones todos los andaluces sabrán que lo has hecho por el bien de todos", sentenció la presidenta madrileña.

Díaz Ayuso, a Moreno Bonilla: ''Vuela libre''

En esa mesa con presidentes autonómicos participaron también Juan Vivas (Ceuta), Fernando López Miras (Murcia), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) y Alberto Núñez Feijóo (Galicia), que demostraron mucha sintonía y buen rollo en sus intervenciones y que se deshicieron en elogios con Moreno. El PP por primera vez celebra un congreso en Andalucía con el poder de la Junta de Andalucía detrás. Feijóo lanzó otro mensaje nítido: "Juanma (Moreno) ya no es del PP, es andaluz cien por cien".

Antes de esa reunión de barones y baronesa, el congreso del PP andaluz tuvo otro momento revelador cuando subió al escenario Marín, de Cs, a quien sus socios de coalición pusieron la alfombra roja. A nadie se le escaparon los guiños y carantoñas al líder andaluz de Cs cuando este ha venido arremetiendo con dureza contra la dirección nacional del PP, a quien culpa, con Hervías, de esa filtración para desestabilizar Andalucía. "Que el señor Hervías está detrás para intentar eliminar a Cs no me cabe ninguna duda", señaló en los pasillos del congreso.

Marín protagonizó la jornada inaugural del cónclave popular en Granada con una entrevista con el consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), en la que se dedicaron a intercambiarse halagos de forma almibarada. "Decimos muchas veces que si se observara por una mirilla en las reuniones del Consejo de Gobierno nadie sabría decir quién es del PP y quién de Cs, ¿por qué crees que existe esta gran sintonía, Juan?", le preguntó Bendodo. El vicepresidente desplegó su teoría del "encapsulamiento" del pacto de PP y Cs en Andalucía, que ha permitido que la alianza se quede al margen de vaivenes y empujones externos. Incluso ahora, en la crisis más sonada que ha tenido el Gobierno andaluz con la filtración de ese audio de Marín, Moreno dejó claro del lado de quién está con un ostentoso abrazo a su llegada.

placeholder Juanma Moreno y Juan Marín. (EFE/ Miguel Ángel Molina)
Juanma Moreno y Juan Marín. (EFE/ Miguel Ángel Molina)

Eso sí, el líder de Cs negó que su presencia en el congreso del PP signifique un paso hacia una reunificación del centroderecha en Andalucía con la integración de los naranjas en las filas populares. Marín dijo que estaba allí como podría haber ido al congreso del PSOE si lo hubieran invitado o como asistieron los responsables de la patronal CEA, Cepyme, ATA o las líderes sindicales de CCOO y UGT en Andalucía. "Esto debería ser algo habitual", defendió Marín, que aseguró que se presentará a las primarias de Cs que se convocaran en las próximas semanas y que aspira a concurrir como candidato de Cs en las próximas autonómicas. PP y Cs descartan una confluencia electoral en Andalucía, "de momento", y Moreno dejó una puerta abierta en una entrevista con 'Ideal'. "¿Podría estar Juan Marín en una candidatura conjunta? Bueno, eso es ciencia ficción, pero todo puede pasar?", señaló el presidente andaluz. "Esa puerta no está cerrada ni abierta, no hemos hablado de eso, las elecciones llegarán cuando tengan que llegar", dijo Marín.

Sus críticos en Cs difundieron el artículo 124 de los estatutos del partido, sobre "infracciones agravadas que conllevan la inmediata expulsión". Entre sus puntos: "La realización de actos de propaganda o cualquier otra forma de colaboración a favor de otros partidos políticos, listas electorales o candidatos, cuando en las mismas elecciones concurra el partido". La indignación por ese foco para Marín en el congreso del PP fue palpable en las filas naranjas y también en parte del PP.

Madrid Juan Marín PP de Madrid Alberto Núñez Feijóo UGT CCOO
El redactor recomienda