Acusan a la mujer de Espadas de entrar en Empleo con un contrato "en 24 horas"
  1. España
  2. Andalucía
COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

Acusan a la mujer de Espadas de entrar en Empleo con un contrato "en 24 horas"

PP, Cs y Vox ponen contra las cuerdas a la mujer del líder socialista, Juan Espadas, en la comisión de la Faffe

placeholder Foto: Vista de la fachada del Parlamento de Andalucía. (EFE)
Vista de la fachada del Parlamento de Andalucía. (EFE)

Carmen Ibanco es actualmente técnico en la Consejería de Empleo. Fue una de las personas que formaron parte de la plantilla de 1.300 trabajadores de la extinta Fundación de Empleo (Faffe), que investiga los tribunales en dos casos separados. En uno, fruto de la denuncia de un sindicato de funcionarios, el juez investiga 84 contratos opacos a familiares o cargos socialistas, en un presunto caso de nepotismo y clientelismo político. En otra pieza separada, se investiga el supuesto uso de 15.000 euros de fondos públicos de este ente de Empleo por parte de sus directivos para gastarlo en prostíbulos, viajes y hoteles.

El caso de la Faffe fue una de las estrellas de la última campaña electoral en Andalucía. Juan Manuel Moreno (PP) comenzó la campaña en el prostíbulo sevillano donde supuestamente se gastaban el dinero de los parados andaluces. El Parlamento cerró su actividad antes de esas elecciones con el dueño de ese mismo club sentado en su sede. Con la nueva legislatura, la comisión de investigación de la Faffe volvió a reabrir con una actividad de menos relumbrón hasta este viernes.

Foto: El exdirector de la extinta Fundación Andaluza Fondo Formación y Empleo (Faffe) Fernando Villén tras declarar hoy en el juzgado de Sevilla. (EFE)

Ibanco sería alguien anónimo, una técnico más de esas personas que entraron a trabajar en la Faffe con un contrato de obras y servicios y que luego se convirtieron en laborales, pero se sentó en la comisión de investigación del Parlamento andaluz por ser la mujer de Juan Espadas, alcalde de Sevilla y secretario general del PSOE andaluz. Su nombre no apareció en la lista de comparecientes propuesta por los partidos en ningún momento hasta que Espadas sonó como candidato en las primarias socialistas. Ella aseguró que cumplía todos los requisitos reclamados en el proceso selectivo y que jamás ha cobrado un complemento más allá de su puesto técnico y lamentó el daño que le están haciendo cuando siempre ha sido una persona anónima.

Este viernes, PP, Cs y Vox sometieron a esta empleada de la Consejería de Empleo a un duro interrogatorio que se centró en cómo había conseguido su puesto de trabajo. Tres diputadas, Ana Vanessa García (PP), Teresa Pardo (Cs) y Ángela Mulas (Vox) interpelaron a Ibanco sobre el mecanismo con el que había accedido a su puesto de trabajo. Explicó que fue a través de un anuncio en un periódico, donde se abría un proceso selectivo para seis plazas en el Servicio Andaluz de Empleo. Psicóloga y orientadora laboral, remarcó que ella cumplía de sobra con la cualificación y los requisitos requeridos. Cumplió todas las indicaciones que daba ese anuncio y pasó el proceso de selección.

Cinco seleccionados ligados al PSOE

Los detalles de ese proceso los dieron las diputadas al otro lado. García (PP) repasó el calendario. El anuncio salió un 21 de enero, el 25 de enero se entrevistó a 23 candidatos y el 31 de enero salió el informe de los seleccionados, que firmaron el 1 de febrero, cuando el proceso seguía reglamentariamente abierto. Un tiempo récord, señaló, apuntando además que de los cinco elegidos una fue la mujer del entonces viceconsejero de Medio Ambiente, otro el exportavoz del PSOE en Vejer, una becaria de Borrell y de la delegación de la Junta en Bruselas, una persona sin la formación requerida y como único trabajo previo el de becaria en el Centro de estudios rocieros de Almonte, una quinta persona que es una especie de expediente misterioso y cuatro meses más tarde, una sexta contratada que fue una asesora de los socialistas Carmen Hermosín y del que fue consejero de Empleo, José Antonio Viera. “Cree usted que ese procedimiento fue correcto. Ya le digo mi opinión, a mi me parece que fue incorrecto. Se frustraron las expectativas de muchas personas que aspiraron a esos puestos”, señaló la diputada popular.

Pardo (Cs) fue más incisiva. Aseguró que la técnico que estaba compareciendo había logrado lo que ningún otro andaluz “ser contratada en 24 horas” y no mostró dudas de que lo había conseguido por ser la pareja de un alto cargo socialista. Mulas (Vox) insistió igualmente en que Ibanco estaba allí sentada porque en la Faffe se investiga un caso de corrupción por “enchufismo de familiares de socialistas”.

La socialista Soledad Pérez no mostró dudas de que Ibanco, que dijo que había acudido al Parlamento por “obligación legal y moral”, estaba allí sentada por “su libro de familia” y recordó que ni había visto irregularidades, ni había ninguna falla en su proceso de selección para acceder al puesto. El diputado de Unidas Podemos Jesús Fernández tampoco dudó de que Ibanco estaba pasando ese “mal rato” por ser mujer de Espadas, porque el resto de técnicos no habían sido citados y lamentó que esté “prostituyéndose” la comisión de investigación. Recordó además que al nuevo Gobierno de PP y Cs el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía le ha tumbado un procedimiento de contratos exprés durante la pandemia, en el que se daba el puesto de trabajo sin transparencia por orden de llegada de un mail.

La asesora de los ERE

Antes que esta técnico, acudió a la comisión de investigación María José Rofa, que fue asesora técnica de la Dirección General de Trabajo entre julio de 2008 y marzo de 2011, y declaró en 2018 como testigo en el juicio del caso de los ERE. Para muchos cargos imputados en los ERE, Rofa fue una de las personas que había colaborado de forma estrecha con la Fiscalía Anticorrupción, facilitando los datos que implicaron a sus superiores. A día de hoy sigue trabajando el Servicio Andaluz de Empleo (SAE).

Foto: Imagen de archivo de una de las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE).

Rofa entregó un dossier con documentación, en el que se incluye su trayectoria laboral, que ya entregó a la UCO de la Guardia Civil en septiembre de 2011 para su investigación. “No duden de que la juez (Mercedes) Alaya ya hubiera actuado en 2011 porque eso fue objeto de investigación”, dijo a sus señorías. Según su relato, en la Faffe entró a trabajar gente sin cualificación y por tener como padrino algún cargo socialista.

Comisión de investigación PSOE Partido Popular (PP) Enchufismo ERE Parlamento de Andalucía Mercedes Alaya Fiscalía Anticorrupción
El redactor recomienda