Feria de Abril: Mírala cara a cara que es la tercera...: Pedro Sánchez y Susana Díaz, otra Feria sin baile
visita fugaz a sevilla

"Mírala cara a cara que es la tercera...": Pedro Sánchez y Susana Díaz, otra Feria sin baile

El secretario general del PSOE vuelve a pisar el albero del Real mientras la presidenta andaluza busca revestir de normalidad el encuentro antes de ir a ver a Rajoy a La Moncloa

Foto: Susana Díaz y Pedro Sánchez, en la Feria de Abril. (Foto: Álex Beltrán)
Susana Díaz y Pedro Sánchez, en la Feria de Abril. (Foto: Álex Beltrán)

"Mírala cara a cara que es la tercera"... Eso dice la letra de las sevillanas y Pedro Sánchez vuelve a ser protagonista de la Feria de Sevilla por tercer año consecutivo. Se encontró con Susana Díaz como quien no quiere la cosa en la caseta de la Asociación de la Prensa de Sevilla. La presidenta andaluza se levantó cuando entró el secretario general rodeado de cámaras y Sánchez se acercó a plantarle dos besos mientras le decía lo bien que le sentaba el traje de flamenca. Ella estaba con la baiolaora Matilde Coral y el líder del PSOE se acercó a besarla también. Ambos se esforzaron en revestir de normalidad un encuentro que volvía ser algo forzado, posando para las cámaras bajo la mirada atenta del consejero andaluz de Cultura y exportavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez.

Durante toda la jornada previa, ni desde el gabinete de Susana Díaz ni desde el de Pedro Sánchez quisieron confirmar si iban a encontrarse y dónde se iba a producir ese encuentro. La presidenta andaluza, explicaron, iba a presidir el Consejo de Gobierno y después acudiría al recinto ferial con entrevista en la SER a la una de la tarde y otra escala posterior en la entrega de los premios Los Claveles en la caseta de la Asociación de la Prensa de Sevilla. A los mismos lugares acudiría Sánchez. En el Real se acuñó la broma: “Encuentro en Juan Belmonte con picadores”, decían las contracrónicas, aludiendo a la calle torera que albergaba el lugar de la cita y dejando claro que aún hay mucha tensión entre ambos. Él entró en la caseta de la SER 15 minutos después de que ella la abandonara.

En 2016, cuando la relación con Susana Díaz estaba rota y se olía en el ambiente la posterior guerra civil que vivirían en las primarias socialistas, el secretario general del PSOE se plantó en el Real de la fiesta sevillana y lo que recibió de la cúpula del PSOE andaluz, con Susana Díaz a la cabeza, fueron desplantes, dejando imágenes memorables.

Un año después, en plena campaña de primarias, era la presidenta andaluza la que se paseaba triunfalmente a horas de la entrega de los avales, sin sospechar que en ese acto quedaría claro que esa exhibición de fuerza era humo y que él estaba mucho más cerca de doblar el pulso a todo el aparato socialista de lo que la mayoría podían pensar. Sánchez no estuvo presente, pero como si lo hubiera estado. Le amargó a Díaz lo que quedaba de semana.

De paseo entre abrazos

Este 2018, Pedro Sánchez se paseó de nuevo por la Feria de Sevilla durante unas cuatro horas recibiendo besos, abrazos del público y miradas furtivas de muchos de los suyos en Andalucía. El día anterior, desde Ferraz, comunicaron al número dos del PSOE andaluz, Juan Cornejo, la visita del líder del PSOE. Vino por libre y acompañado en todo momento del secretario de Relaciones Institucionales de su ejecutiva federal, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, el eterno enemigo de Susana Díaz.

Ni la manzanilla, ni el sol, ni las sevillanas lograron que entre el líder del PSOE y la presidenta andaluza hubiera algo más allá que un encuentro protocolario

Ambos intentaron un deshielo meses atrás, con una escenificación en Sevilla en enero que sirvió de poco y donde Susana Díaz diría aquello de “el deshielo, para 'Frozen”. Después Sánchez siguió viniendo por Andalucía y sorprendió acudiendo a la gala institucional del 28 de febrero, día de la comunidad. La presidenta andaluza, por su parte, insistía en que esa pugna de ambos formaba ya parte "del Paleolítico". Después, ella le dio plantón en su escuela política.

A ver a Rajoy

​Pedro Sánchez atendió a los periodistas para dejar claro que la moción de censura de Madrid es "inevitable", pedir "un nuevo tiempo" con Ángel Gabilondo y reiterar que la renuncia al máster de Cristina Cifuentes es insuficiente. Sobre cómo sería de diferente el encuentro con Susana Díaz respecto al último que mantuvieron en la Feria, en 2016, eludió profundizar: "Bueno, bien... Tenemos una relación de confianza", y puso en valor la cita que el día siguiente la presidenta de Andalucía tendrá en La Moncloa. También fue parco sobre Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que responden por el caso ERE, y les agradeció que asumieran sus responsabilidades políticas hace tiempo: "Espero y deseo que tengan le mejor de las defensas personales", sin contestar si confía en su inocencia.

Ataviada con traje de gitana blanco con lunares negros y favorecedores claveles rojos como adorno floral, Susana Díaz se sentó ante los micrófonos de la radio para hablar de la cita que al día siguiente iba a tener con el presidente Mariano Rajoy en La Moncloa, con los Presupuestos Generales del Estado y la financiación autonómica sobre la mesa. “No voy como la secretaria general del PSOE sino como la presidenta de todos los andaluces, con el aval de todos los diputados del Parlamento de Andalucía, recordó Díaz, que lleva bajo el brazo un acuerdo unánime de todos los partidos del Parlamento andaluz, excepto Ciudadanos, por un nuevo modelo de financiación autonómica justo para Andalucía.

A la presidenta de la Junta le preguntaron por la distancia que puso el PSOE con Manuel Chaves mientras el expresidente comparecía en el juzgado este lunes y la portavoz de la ejecutiva federal, la andaluza Carmen Calvo, hablaba del “ciudadano Manuel Chaves”. “No lo he oído, lo siento, estaba en la Feria”, dijo la presidenta para evitar comentarlo y para defender de nuevo la “honestidad” de los expresidentes andaluces. En realidad, el mensaje de Calvo sentó como un tiro.

"A Albert [Rivera] no me va a dar tiempo a verlo porque estoy en Moncloa con Rajoy, pero todos son bienvenidos, y mi secretario general más", dijo Díaz

La dirigente del PSOE andaluz dio por hecho su encuentro con Pedro Sánchez y bromeó con lo que gusta y engancha la Feria de Sevilla. El miércoles la visitará el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. “A Albert [Rivera] no me va a dar tiempo a verlo porque estoy en Moncloa con Rajoy, pero todos son bienvenidos, y mi secretario general más. Quien viene repite, ese es el secreto y el éxito. Veo por ahí a alguna madrileña que vino a Sevilla, se enganchó y ya no se mueve de aquí”, bromeó.

Susana Díaz también tuvo ocasión de negar el adelanto electoral y volver a garantizar que agotará la legislatura cuando cada vez hay más tambores de elecciones andaluzas el próximo otoño. De nuevo negó que esa sea su voluntad.

Betis-Sevilla y las dos orillas

Sobre el hecho de que Rajoy haya citado a la presidenta andaluza el miércoles, día festivo en Sevilla y muy señalado en la Feria de Abril, también hubo guasa. “No había ningún andaluz en Moncloa que le dijera que era el día grande de la Feria”, ironizó Díaz, “para mí no hay ni sábados, ni domingos ni festivos cuando hay una oportunidad de ir a reivindicar lo que es bueno para Andalucía, y lo más importante son las inversiones. Voy el miércoles de Feria, el Domingo de Ramos, el de Resurrección o un día de Navidad”, dijo entre risas.

El jueves, la presidenta de la Junta irá a ver “ganar al Betis” y el sábado estará en Madrid viendo jugar al Sevilla la Copa del Rey frente al Barcelona. Porque, como dice su sobrino, “mi tita es del Betis pero está apoyando al Sevilla”. Díaz se mostró convencida de que en la capital andaluza estarán contentas “las dos orillas”. Y así, entre besos y abrazos, se despidió de los micrófonos para seguir andando hasta la siguiente caseta. Eso sí, no bailó con Pedro Sánchez. El año que viene tocará: “En la cuarta, los lances definitivos...”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios