Es noticia
Menú
Uno de cada tres afiliados de Ciudadanos se dio de baja del partido en el año 2021
  1. España
LAS CUENTAS DE ARRIMADAS

Uno de cada tres afiliados de Ciudadanos se dio de baja del partido en el año 2021

La formación naranja ingresó en 2021 casi 1,5 millones de euros por cuotas de afiliados (10 euros al mes), un 30% menos que en 2020. Los de Arrimadas han perdido más de la mitad de sus militantes en dos años y seguirán cayendo

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE/Fernando Alvarado)
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE/Fernando Alvarado)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ciudadanos ha iniciado un "profundo" proceso de renovación que espera culminar en seis meses. Inés Arrimadas ha abierto la puerta a someter entonces su liderazgo al refrendo de las bases, pero los continuos reveses electorales y la ausencia de "cambios" de calado a nivel orgánico han borrado a buena parte de la militancia de la estructura naranja. Solo en 2021, el año al que importantes cuadros de la formación apuntan como "punto de inflexión" del declive, el partido ha perdido un 30% de afiliados respecto al ejercicio anterior. Esperaban terminar con algo más de 18.000 inscritos, pero, finalmente, se quedaron en poco más de 12.300.

Los 125 miembros del Consejo General de Ciudadanos —máximo órgano entre asambleas— aprobaron el pasado lunes las cuentas anuales correspondientes al ejercicio de 2021, a cuyo informe final ha tenido acceso El Confidencial. De él se desprende que el partido liderado por Inés Arrimadas ingresó algo menos de 1,5 millones de euros procedentes de las cuotas de afiliados, que pagan un total de 10 euros mensuales. En 2020, esa cifra ascendió a 2,1 millones de euros. En total, de un año a otro, Cs ha experimentado una merma de más de 628.000 euros en sus arcas a cuenta de esta partida.

Foto: Inés Arrimadas, junto con Begoña Villacís. (EFE/Alvarado)

La sangría se agudiza aún más si se tienen en cuenta los datos de 2019. Los liberales ya acusaban el desgaste y acabaron el año habiendo ingresado 3,1 millones de euros por cuotas de afiliados —unos 26.000 militantes al corriente de pago—, cuando el pico histórico de la formación desde su expansión nacional llegó a situarse en los 34.000 inscritos tan solo unos meses antes, tras las elecciones del 28 de abril de 2019.

En dos años, Ciudadanos se ha dejado más de la mitad de sus afiliados activos y el goteo de bajas podría acrecentarse aún más. El informe de previsiones económicas para 2022, aprobado el pasado mes de diciembre, avanzaba que el partido solo ingresaría este año 1.131.000 euros por cuotas de afiliados, lo que implicaría que el escenario más optimista sería finalizar 2022 con casi 9.500 militantes a flote. Y la estimación se realizó antes de las dos catástrofes electorales que ha experimentado Ciudadanos en los seis primeros meses del año, Castilla y León y Andalucía.

Ciudadanos ha perdido en dos años a más de la mitad de sus afiliados activos

El partido ha comenzado un proceso de autocrítica, aunque importantes dirigentes siguen achacando el encadenamiento de fracasos electorales a la herencia que dejó Albert Rivera cuando presentó su renuncia. La repetición electoral de 2019 dejó a la formación a la deriva tras perder 40 escaños en las urnas y Arrimadas, como repiten fuentes de su confianza, "se echó el partido a los hombros" para tratar de sacarlo a flote. En marzo de 2021, la decisión de intentar una moción de censura contra el PP de Fernando López Miras en Murcia sentenció a la marca. Ciudadanos venía de perder 30 diputados en Cataluña, su cuna política, e intentó una maniobra para tratar de conquistar otra plaza autonómica de la mano del PSOE, que no solo no prosperó, sino que provocó un efecto dominó derrotista que dura a día de hoy.

Tras el varapalo en las urnas de Cataluña también desaparecieron en la Comunidad de Madrid, donde Isabel Díaz Ayuso engulló prácticamente todo el espacio de los liberales: Ciudadanos perdió sus 26 diputados en la Asamblea y la vicepresidencia que ocupaba Ignacio Aguado. En esas dos campañas electorales, los de Arrimadas gastaron 4,2 millones de euros y la práctica volatilización de la marca asestó otro golpe económico a sus arcas, que se traduce en un recorte de casi otros 4 millones de euros anuales en las aportaciones procedentes de su representación institucional.

Lejos de mejorar, 2022 ha dejado a Ciudadanos en una situación de coma inducido. Primero se estrelló en Castilla y León, una plaza en la que ostentaban la vicepresidencia y varias consejerías y en la que solo ha resistido el escaño de Francisco Igea. El partido ha firmado también su certificado de defunción en Andalucía. Arrimadas ha perdido sus cinco grandes bastiones autonómicos en 18 meses y ha iniciado un proceso de "refundación" en el que están abiertos todos los escenarios, desde cambios en la marca hasta un relevo en la presidencia que, en todo caso, no se produciría hasta 2023.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE/Rafa Alcaide)

Sin embargo, y a pesar del continuo goteo de votos y militantes, el económico es ahora mismo el menor de los problemas para Ciudadanos. Al final de 2021, el partido contaba con un colchón de 11 millones de euros y cerró con un superávit de casi 900.000 euros. "Ciudadanos puede morir de muchas cosas, pero no por sus cuentas", apunta un diputado de la formación. Los naranjas presumen de no tener ningún tipo de deuda con entidades financieras y de tener unas cuentas saneadas, lo que le permitirá pelear por la remontada en el próximo ciclo electoral.

Los de Arrimadas se han apretado el cinturón para seguir encauzando las cuentas y que esto no sea un obstáculo para lograr su supervivencia política. En su informe de previsiones económicas para el presente ejercicio, los naranjas reducirán de forma considerable los gastos en personal o en infraestructuras. De hecho, tal y como publicó este medio, Ciudadanos cerrará de forma progresiva la mayoría de sedes provinciales y locales, pero no venderá su coloso de Madrid, una sede por la que paga un alquiler por valor de unos 30.000 euros mensuales. Prevén destinar unos 8 millones de euros en la campaña de las municipales, autonómicas y generales, un ciclo para el que aún restan diez meses vitales para una formación que se resiste a morir.

Ciudadanos ha iniciado un "profundo" proceso de renovación que espera culminar en seis meses. Inés Arrimadas ha abierto la puerta a someter entonces su liderazgo al refrendo de las bases, pero los continuos reveses electorales y la ausencia de "cambios" de calado a nivel orgánico han borrado a buena parte de la militancia de la estructura naranja. Solo en 2021, el año al que importantes cuadros de la formación apuntan como "punto de inflexión" del declive, el partido ha perdido un 30% de afiliados respecto al ejercicio anterior. Esperaban terminar con algo más de 18.000 inscritos, pero, finalmente, se quedaron en poco más de 12.300.

Ciudadanos
El redactor recomienda