Es noticia
Menú
La oposición pide la comparecencia "urgente" de Sánchez por las muertes en la valla de Melilla
  1. España
EN VÍSPERAS DE LA CUMBRE DE LA OTAN

La oposición pide la comparecencia "urgente" de Sánchez por las muertes en la valla de Melilla

Los populares exigen al presidente que se retracte por aseverar que el último episodio en la frontera sur de España quedó "bien resuelto". IU califica la actitud de Sánchez de "inaceptable"

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, reúne a su comité de dirección. (EFE/PP/Diego Crespo)
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, reúne a su comité de dirección. (EFE/PP/Diego Crespo)

Gran parte de los partidos de la oposición han intensificado la presión sobre Pedro Sánchez por el "gravísimo" suceso que tuvo lugar el pasado viernes en la valla de Melilla, en el que murieron decenas de inmigrantes tras quedar atrapados en un pasillo del paso fronterizo. A las puertas de la cumbre de la OTAN, el PP, en primer lugar, ha anunciado que registrará la comparecencia tanto de Pedro Sánchez como del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el Congreso y más adelante han propuesto lo mismo Más País-Verdes Equo, Compromís, BNG, Bildu, CUP, Junts y ERC, que se posicionan en claro desacuerdo con las declaraciones del presidente y la postura adoptada por el Gobierno.

Aún a costa de ensombrecer su condición de anfitrión de la reunión de la Alianza Atlántica que arranca este martes en Madrid, el primer partido de la oposición ha puesto el foco en las declaraciones que hizo Sánchez el pasado sábado respecto de la nueva tragedia en la frontera sur de España, que despachó asegurando que el episodio se había "resuelto bien". Pons ha incidido en que el presidente del Gobierno debe "retractarse de inmediato de esta aseveración" porque "ninguna muerte en estas circunstancias puede resultar indiferente". "Nos produce dolor ver a un presidente del Gobierno de España decir que con más de 30 muertos el asunto de Melilla ha quedado resuelto, y quedarse tan ancho. Algo no funciona en este Gobierno, algo que tiene que ver con la moral", ha afeado Pons, en un tono especialmente duro contra el Ejecutivo.

Críticas desde la izquierda

Desde la izquierda se han sumado al coro de voces que denuncian la actitud del Ejecutivo central ante el fatal desenlace en la valla fronteriza. Izquierda Unida, partido que forma parte del Gobierno de coalición, ha calificado como “inaceptables” las palabras de Sánchez respecto a la actuación de la gendarmería marroquí y, además de demandar una investigación sobre la tragedia, ha solicitado suprimir de inmediato “los pactos de la vergüenza” que "vulneran derechos humanos" y "militarizan" fronteras con Marruecos, en palabras de su portavoz, Sira Rego. Por otro lado, la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, ha pedido la dimisión del ministro Fernando Grande-Marlaska.

A la portavoz de Esquerra Republicana, Marta Vilalta, tampoco le ha convencido la postura que ha adoptado el Gobierno. Ha declarado que “decenas de personas han sido asesinadas por buscar un futuro mejor, una oportunidad”, y que se trata de “una brutalidad contra los derechos humanos”. Además, ha exigido una "rectificación inmediata", una investigación a fondo y garantías de que esto no volverá a suceder.

Jon Inarritu, diputado por EH Bildu en el Congreso, ha pedido al Gobierno que, al igual que el Partido Popular publicó en 2014 los vídeos de “la tragedia de Tarajal” y que desmintieron la versión oficial, ahora se debería hacer lo mismo para aclarar los hechos. Respecto a las declaraciones de Pedro Sánchez en las que tan solo culpabiliza a las mafias, el diputado matiza: “Precisamente las personas que saltan la valla son las que no pueden pagarlas”.

Foto: Fosas en el cementerio de Sidi Salem. (EFE/Mohamed Siali)

A juicio del PP, el último suceso en Melilla ha acreditado que el giro unilateral que ejecutó Sánchez reconociendo el plan de Rabat sobre el Sáhara Occidental no ha "consolidado" la seguridad y el control migratorio en la frontera de las dos ciudades autónomas, y ha instado a impulsar un compromiso en el marco de la cumbre de la OTAN para que en el nuevo concepto estratégico "no quepan dudas del perímetro asegurado" por la Alianza, en alusión a Ceuta y Melilla. En este sentido, González Pons ha insistido en la necesidad de intensificar la interlocución con Marruecos para evitar episodios como el ocurrido el pasado viernes. Cabe recordar que Alberto Núñez Feijóo se ha comprometido a viajar a Rabat en los próximos meses para afianzar esa alianza en paralelo a la política exterior del Gobierno.

La nueva petición de los populares podría forzar una nueva comparecencia de Sánchez en la Cámara Baja, ya que se trata de una exigencia que podrían avalar los socios habituales de Sánchez. El PP unió fuerzas a formaciones nacionalistas para impulsar un pleno monográfico del jefe del Ejecutivo sobre el Sáhara y, esta vez, partidos como ERC podrían sumarse a la iniciativa de los populares. Sin ir más lejos, la secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, ha exigido también una "rectificación" a Sánchez por la "brutalidad" de lo acontecido en la valla de Melilla, mientras que el líder de Más País, Íñigo Errejón, ha exigido al Gobierno una investigación sobre lo sucedido. "¿Esto es lo que se compró con el abandono del pueblo saharaui?", cuestionaba el dirigente.

El CGPJ, en punto muerto

"Seremos más responsables que el Gobierno, pero no somos idiotas". La maniobra del Gobierno de Sánchez para "asaltar" de forma unilateral el Tribunal Constitucional sin esperar a un acuerdo con el PP para desbloquear antes el Consejo General del Poder Judicial hizo saltar por los aires los pocos puentes que había tendidos entre Génova y Moncloa. La semana pasada, Alberto Núñez Feijóo dio por rotas las negociaciones tras enterarse por los medios de comunicación de la intención de Sánchez de enmendar su propia reforma para ejecutar un vuelco en la actual mayoría conservadora del Tribunal Constitucional. Este lunes, Esteban González Pons ha puesto una condición para tratar de encauzar las negociaciones: que Sánchez retire definitivamente su reforma —se debatirá en el Congreso esta misma semana—, o bien ampliarla y permitir al CGPJ hacer nombramientos no solo en lo que "le interesa al Gobierno", sino también en el Tribunal Supremo o en los tribunales superiores de Justicia.

El vicesecretario de Institucional y nuevo interlocutor de Justicia del PP ha evidenciado el malestar que persiste en el seno del PP por el nuevo paso que ha dado el Ejecutivo en lo que entienden como un intento por "controlar los resortes del Estado", empezando en este caso por el Tribunal Constitucional. A su juicio, la negativa de Sánchez a devolver al CGPJ todas sus funciones "esconde un interés oculto" que no ha entrado a detallar. Pons ha evidenciado la "incredulidad" del partido cuando se enteró por una "filtración" en la prensa de la intención del Gobierno de renovar "unilateralmente" el Tribunal Constitucional cuando la negociación con el PP ya estaba iniciada.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/EPA/Ali Haider)

Según la versión de los populares, Esteban González Pons y el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, cruzaron mensajes por última vez el pasado miércoles 15 de junio, justo antes de las elecciones andaluzas. Ambas partes se emplazaron a continuar las conversaciones tras el 19-J, un plazo en el que el PP terminaría de ultimar el "plan global" con el que quiere avanzar no solo hacia una "renovación" de los órganos constitucionales, sino también hacia una "regeneración" de los mismos. "Los mensajes están escritos. Nos habíamos fijado un plazo y el Gobierno aceptó", ha asegurado González Pons, que ha desmentido la versión de Félix Bolaños, quien aseguró la semana pasada que no había ningún tipo de negociación abierta con el PP. "Están mareando la perdiz con mil y una excusas", criticó el dirigente socialista.

No obstante, y a pesar de la "deslealtad" del Ejecutivo, el dirigente popular ha evitado romper por completo unos puentes que sí penden de un hilo. La única posibilidad, en palabras de Pons, para reconducir la negociación para desbloquear el CGPJ pasa por que el Gobierno rectifique y retire su particular reforma judicial. "Estamos en condiciones de romper la negociación, pero tenemos más sentido de Estado y más altura de miras", ha defendido el vicesecretario de Institucional. El PP asegura que, aunque el Gobierno rechace su petición, presentarán antes del 13 de julio su plan global para la regeneración de la Justicia, con lo que darán una nueva oportunidad a Moncloa: si el Ejecutivo acepta sus postulados, podrán retomar unas negociaciones que, por el momento, continúan en punto muerto.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i); y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (d). (EFE/Fernando Alvarado)

Feijóo ha reunido a su comité de dirección este lunes, en la víspera del arranque de la cumbre de la OTAN de Madrid, en la que no está prevista la presencia del jefe de la oposición. El PP denuncia el "silencio" del Ejecutivo a la propuesta de pacto de Estado para blindar la defensa y la seguridad nacional que Génova envió hace días a Moncloa, y que "a día de hoy sigue sin respuesta". A juicio del PP, Sánchez "responde con autoritarismo" a decisiones como la de renovar de forma unilateral el Tribunal Constitucional promoviendo una reforma —que enmienda a otra reforma que presentó el PSOE hace algo más de un año— de la Ley del Poder Judicial, por la que permitirá al CGPJ nombrar a sus dos magistrados y no esperar así a un acuerdo con el PP para desbloquear la situación.

Gran parte de los partidos de la oposición han intensificado la presión sobre Pedro Sánchez por el "gravísimo" suceso que tuvo lugar el pasado viernes en la valla de Melilla, en el que murieron decenas de inmigrantes tras quedar atrapados en un pasillo del paso fronterizo. A las puertas de la cumbre de la OTAN, el PP, en primer lugar, ha anunciado que registrará la comparecencia tanto de Pedro Sánchez como del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el Congreso y más adelante han propuesto lo mismo Más País-Verdes Equo, Compromís, BNG, Bildu, CUP, Junts y ERC, que se posicionan en claro desacuerdo con las declaraciones del presidente y la postura adoptada por el Gobierno.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP)