Es noticia
Menú
Feijóo facilitará gobiernos del PSOE donde gane si se abstiene en Andalucía
  1. España
Elecciones andaluzas

Feijóo facilitará gobiernos del PSOE donde gane si se abstiene en Andalucía

Ofrecerá un pacto para que gobierne la lista más votada en las autonómicas y municipales de 2023. Busca que barones como Page, Ximo Puig o Lambán presionen a Sánchez

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page. (EFE/Lavandeira jr)
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page. (EFE/Lavandeira jr)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El 19-J llega con muchas incógnitas despejadas a tenor de lo que reflejan las encuestas, que coinciden en que el candidato del PP, Juanma Moreno, no solo se alzaría con la victoria, sino que es el único con posibilidades de formar Gobierno. En Andalucía, de lo que se habla todo este tiempo es de cómo gobernarán los populares: con o sin Vox. No hay otro debate posible, salvo fallo estrepitoso de los sondeos. Alberto Núñez Feijóo empezó ayer a abonar una posible abstención del PSOE que les permita alejarse de la ultraderecha.

En Génova cuentan con que Pedro Sánchez no se ha movido de su emblemático 'no es no', pero han diseñado una jugada a largo que busca evidenciar el malestar soterrado que hay entre Ferraz y los barones, que se juegan el próximo año sus gobiernos. La estrategia es la siguiente: si el PP logra una mayoría suficiente y se queda a pocos escaños de la absoluta, harán una propuesta formal a los socialistas para que permitan que gobierne la lista más votada en Andalucía y también de cara a las municipales y autonómicas de mayo de 2023, según fuentes populares. Esto garantizaría a presidentes como Emiliano García-Page, en Castilla-La Mancha, Ximo Puig, en la Comunidad Valenciana, o Javier Lambán, en Aragón, amarrar sus posibilidades de repetir en el cargo.

Foto: Sánchez y Feijóo llevan sin hablar desde que se vieron en la Moncloa. (EFE/Chema Moya)

En estas regiones, el PSOE sigue siendo la lista más votada, pero solo en Castilla-La Mancha hay encuestas que vaticinan una posible mayoría absoluta. La tónica general es que los socialistas se exponen a perder mucho poder territorial el próximo año. La marca PSOE está a la baja y aunque repitan victoria, la caída de Podemos les deja sin opciones. En el lado contrario, el 'cambio de ciclo' que pronostican todas las encuestas en España puede llevar al bloque de derecha a sumar. Con estas expectativas, el PP apelará a los presidentes autonómicos para que presionen a Sánchez y se avenga a dar luz verde a una investidura de Moreno Bonilla.

En Ferraz, siempre se ha huido del planteamiento de la lista más votada exigiendo al PP que para dar ese paso hay que romper en toda España con Vox. Los populares intentarán hacer del argumento una cuestión de futuro y no de pasado con la baza de la crisis que se desatará en el socialismo si, como hoy reflejan los 'trackings', Juan Espadas se queda por debajo de los 33 que logró Susana Díaz. La expresidenta andaluza también tendrá oportunidad de reivindicarse y en el PP confían en que sea otro elemento de presión en favor de sus intereses.

Foto: Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez, durante su reunión en Moncloa. (EFE/Chema Moya)

Los barones socialistas siempre han visto con buenos ojos en privado, y alguna vez en público, que se opte por un modelo en el que se prime al que más votos saca. Más allá de la teoría, ni el PP ni el PSOE han bajado al terreno este balón que supondría ir a un modelo más parecido al francés, que es presidencialista. En el País Vasco y en Andalucía, hasta 2007, cuando se reformó el Estatuto, si no hay un candidato con mayoría suficiente automáticamente forma Gobierno el ganador de las elecciones.

Feijóo es un convencido de esta vía pese al riesgo que conlleva a nivel interno en el PP. Sería difícil de encajar para sus candidatos en estas comunidades que se les resten opciones. Madrid, Murcia, Castilla y León y Andalucía se ganaron precisamente sumando con Ciudadanos, incluso con Vox desde el exterior. En el caso de los alcaldables, el ruido sería mayor: en los anteriores comicios, vieron cómo se les arrebataban plazas que los números dicen que de la mano de Vox se pueden recuperar. En las bases del partido no existe la prevención que hay en la dirección nacional hacia los de Abascal y se da por hecho que el modelo de Castilla y León será la tónica en los consistorios.

El PP cree que dejar gobernar a la lista más votada acabará con la fragmentación política: favorecerá el bipartidismo

Frente a esta resistencia, en Génova se impone la idea de que si se aprovecha Andalucía para cambiar las reglas del actual tablero político a futuro, el voto favorecerá el bipartidismo y se acabará con la fragmentación de los ayuntamientos, parlamentos autonómicos y del propio Congreso. La reflexión pasa por que, si el votante sabe que gobernará el más votado, se unificará la papeleta en el partido predominante, tanto en la derecha como en la izquierda.

Foto: El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. (EFE/Jesús Monroy)

Feijóo busca, según fuentes de su equipo, devolver la estabilidad y acabar con los extremos apelando a los socialistas moderados que representan líderes como García-Page. En el PP saben que están planteando un imposible porque Sánchez ha blindado la disidencia en su partido. De hecho, el presidente ya ha empezado a tomar distancia con su candidato, con el que no hizo por coincidir cuando fue a hacerse la fotografía con Obama en Málaga. Si el Falcon no se avería, como ya ha ocurrido en algún cierre de campaña incómodo, Sánchez hará un último esfuerzo este viernes en el cierre de campaña en Sevilla.

Los sondeos que manejan los populares les siguen dando una tendencia alcista y un estancamiento de Vox. Sube también el partido de Teresa Rodríguez, que ha conectado con una izquierda desmovilizada. En sus estimaciones, Ciudadanos tiene representación con entre uno y dos escaños, que serían decisivos para completar el escenario a la madrileña de Moreno Bonilla. A la espera de la noche electoral, el ánimo es que se sorteará la coalición con Vox. Hay quien en el PP no descarta que Teresa Rodríguez se erija en el muro de la ultraderecha y acabe absteniéndose para marcar perfil propio. Por ahora, solo la candidata de Por Andalucía, Inma Nieto, ha planteado esta posibilidad.

El 19-J llega con muchas incógnitas despejadas a tenor de lo que reflejan las encuestas, que coinciden en que el candidato del PP, Juanma Moreno, no solo se alzaría con la victoria, sino que es el único con posibilidades de formar Gobierno. En Andalucía, de lo que se habla todo este tiempo es de cómo gobernarán los populares: con o sin Vox. No hay otro debate posible, salvo fallo estrepitoso de los sondeos. Alberto Núñez Feijóo empezó ayer a abonar una posible abstención del PSOE que les permita alejarse de la ultraderecha.

Partido Popular (PP) Emiliano García-Page PSOE
El redactor recomienda