Es noticia
Menú
Barones del PSOE alertan de que Pedro Sánchez "está por debajo de la marca"
  1. España
Incertidumbre en Ferraz

Barones del PSOE alertan de que Pedro Sánchez "está por debajo de la marca"

Inquietud en las federaciones socialistas porque las encuestas internas los sitúan por debajo de los 100 escaños. Los barones creen que se infravalora el 'efecto Feijóo': "No da miedo a nuestros votantes como Casado"

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/EPA/Gian Ehrenzeller)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/EPA/Gian Ehrenzeller)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El optimismo patológico de Pedro Sánchez empieza a no ser suficiente para templar los ánimos en el PSOE ante los malos pronósticos electorales. Mientras en Moncloa se vive en una especie de burbuja, bajo la consigna presidencial de resistir hasta 2023 y más allá, entre los cargos del partido reina el desasosiego ante las últimas encuestas internas que manejan, en las que se baja de los 100 escaños, según ha podido saber El Confidencial. Fuentes socialistas precisan que las expectativas ante unas elecciones generales son de 97 diputados y bajando. “Nuestro electorado se está marchando a la abstención”, explica un veterano que lleva años en el laboratorio leyendo 'trackings'. La reflexión es que además del castigo por crisis como la de Pegasus, se ha infravalorado el cambio de liderazgo en el PP.

El análisis que se hace a nivel interno en las filas socialistas es que Alberto Núñez Feijóo “no da miedo a los votantes del PSOE” como ocurría con Pablo Casado, al que se situaba en la derecha rancia y cercano a Vox. “Muchos de los que nos votaron en las anteriores generales se quedarán en casa porque no les disgusta que gobierne el PP, aunque no lo voten”, insisten. En esta clave, según las mismas fuentes, hay que enmarcar la alta participación de 2019, cuando la izquierda se movilizó para hacer frente a un posible Gobierno PP-Ciudadanos-Vox tras la famosa foto de Colón. “Ahora ya no sirve apelar al miedo, pero el discurso de Sánchez en los mítines sigue siendo el mismo”, avisan.

Foto: Juan Espadas y Pedro Sánchez en el acto de Granada. (EFE/Pepe Torres)

En los territorios tradicionalmente del PSOE como Castilla-La Mancha o Extremadura, el partido aguanta e incluso en el primer caso podría revalidar la mayoría absoluta. Entre los barones, prima el convencimiento de que “Sánchez está por debajo de la marca”. El presidente no solo no suma, sino que resta. No preocupan los abucheos en la calle que achacan a simpatizantes de Vox, pero sí consideran que se debe dar un “giro al centro” porque hay un descontento entre los socialistas más moderados con los continuos guiños al independentismo. La situación económica a consecuencia de la invasión de Ucrania tampoco favorece y esperan que en los próximos meses se empiecen a notar las rebajas en los precios de la energía y la creación de puestos de trabajo de cara a la temporada de verano.

A la economía lo fían todo también en Moncloa. El presidente estuvo este martes en el Foro de Davos y pese a que el auditorio no se llenó, hizo un discurso bien hilado en el que colocó a España como una pieza estratégica fundamental en el futuro de la política energética de la UE y puntera en la digitalización. “España y, yo diría, el sur de Europa podrán dar una respuesta a esta dependencia energética de la energía fósil de Rusia”, dijo a la cadena estadounidense CNBC. Sánchez está volcado en potenciar su imagen europea. Entre los ministros, reconocen que es la prioridad del presidente, que vive ajeno a las “cuitas internas”. Esta actitud ha hecho saltar las alarmas en el partido. No restan importancia a la política exterior, pero ante el ciclo electoral venidero, piden que se marque un rumbo. Según la encuesta de IMOP-Insights que publica hoy El Confidencial, el PP les arrebata ya medio millón de votos y Vox otros 95.000. Cerca de 900.000 electores se inclinan por la indecisión o la abstención.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en la edición de 2020 del Foro de Davos. (EFE/Gian Ehrenzeller) Opinión

En Andalucía se pelea por lograr 33 diputados, mientras el PP no deja de subir en los sondeos. Sánchez no virará sea cual sea el resultado, aunque suponga encadenar otra derrota tras el varapalo histórico de la Comunidad de Madrid y el retroceso en Castilla y León. Se descarta un adelanto electoral y el mensaje a los ministros es que se agotará al máximo la legislatura con el fin de que la mejora económica ayude a remontar y que Feijóo pierda el halo de centrista empujado por los pactos con Vox en municipales y autonómicas.

Otra de las preocupaciones en el socialismo pasa por que pueda darse el caso que no lleguen a sumar para repetir un Frankenstein. No solo por su caída, sino por la situación que se vive a su izquierda. Podemos sigue en caída libre y la plataforma de Yolanda Díaz es un arma de doble filo. Por un lado, Sumar, que ayer presentó su logotipo, puede ser un revulsivo que permita tener un futuro socio más fuerte. ¿Pero cómo de grande puede llegar a ser sin amenazar a un PSOE que no llegue a los 100 escaños? Aquí estriba el quebradero de cabeza de los socialistas.

La vicepresidenta está mejor valorada que Sánchez y si arma un proyecto de izquierdas más moderado que Podemos puede atraer el voto socialista. La teoría de los vasos comunicantes sería letal para el PSOE, pero a su vez necesita una muleta. La presencia del socialista Eduardo Madina en la presentación del libro 'La dama roja' ha hecho que más de uno se ponga nervioso en Ferraz. En el otro lado están los que ven el problema de que la izquierda acabe rota por el pulso entre Pablo Iglesias y Yolanda Díaz. “Se llama Sumar, pero por ahora lo único que hace es restar”, alerta un diputado socialista que no augura un gran futuro al proyecto de la ministra de Trabajo. Le vaya bien o mal a Yolanda Díaz en las próximas generales, será una mala noticia para el PSOE si no empieza a recuperar voto de centro y de la abstención.

El optimismo patológico de Pedro Sánchez empieza a no ser suficiente para templar los ánimos en el PSOE ante los malos pronósticos electorales. Mientras en Moncloa se vive en una especie de burbuja, bajo la consigna presidencial de resistir hasta 2023 y más allá, entre los cargos del partido reina el desasosiego ante las últimas encuestas internas que manejan, en las que se baja de los 100 escaños, según ha podido saber El Confidencial. Fuentes socialistas precisan que las expectativas ante unas elecciones generales son de 97 diputados y bajando. “Nuestro electorado se está marchando a la abstención”, explica un veterano que lleva años en el laboratorio leyendo 'trackings'. La reflexión es que además del castigo por crisis como la de Pegasus, se ha infravalorado el cambio de liderazgo en el PP.

El redactor recomienda