Es noticia
Menú
ERC mantendrá la amenaza sobre Sánchez: "Está jugando a la ruleta rusa"
  1. España
AMENAZA CON TUMBAR MÁS LEYES

ERC mantendrá la amenaza sobre Sánchez: "Está jugando a la ruleta rusa"

El independentismo pide la apertura de una comisión de investigación y redobla la presión sobre Margarita Robles. Moncloa trata de rearmar el bloque de investidura, muy tocado por el escándalo Pegasus

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián (i), pasa delante del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d). (EFE/Mariscal)
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián (i), pasa delante del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d). (EFE/Mariscal)

La relación entre PSOE y ERC atraviesa uno de los peores momentos de la legislatura. Los republicanos sabían que si se decantaban por el no en el decreto económico, Pedro Sánchez estaría en condiciones de caer derrotado en una cuestión clave. Pero no había marcha atrás. Aunque EH Bildu hubiese decidido condenar al PSOE, postura que conocían desde la noche del miércoles, "hubiésemos seguido en el voto en contra", sostienen en la formación encabezada por Gabriel Rufián. El presidente del Gobierno salvó otro 'match ball', pero la agónica votación de este jueves refleja la debilidad parlamentaria del Ejecutivo, que a punto estuvo de entregarse a Alberto Núñez Feijóo para salvar el tipo. ERC ha dado un "primer aviso" a los socialistas. Pero no será el último.

La frágil aritmética de la coalición gubernamental convierte los 13 votos de ERC en una pieza fundamental para salvar cualquier votación en la Cámara Baja. Y, al menos de momento, el PSOE seguirá sin contar con ellos para la agenda legislativa aún pendiente de ver la luz, como la conocida como ley mordaza o la de vivienda. El escándalo de Pegasus ha supuesto un "punto de inflexión" en las relaciones y compromete el resto de una legislatura que el independentismo catalán ve "en caída libre". "Sánchez está jugando a la ruleta rusa", insisten en el partido independentista, una frase que ha reiterado en los últimos días el propio Rufián. "¿Quién le va a salvar la próxima vez?", cuestionan los republicanos.

El Congreso amaneció este jueves sin que Pedro Sánchez tuviese todas consigo respecto a sacar adelante la votación de su plan para embridar la inflación. Bildu terminó sumándose al acuerdo, pero ERC ni siquiera valoró la abstención. Solo hubo una reunión entre Félix Bolaños y Gabriel Rufián el miércoles por la mañana, en la que el ministro de Presidencia comprobó que, lejos de apaciguarse, el malestar del independentismo había ido a peor. No hubo más llamadas. ERC estaba en el no y a Sánchez le quedaban menos de 24 horas para buscar otra vía. Tantearon al PP, pero la intención siempre pasó por convencer a Bildu y a los grupos minoritarios, a sabiendas de que un pacto con Feijóo desarmaría definitivamente el bloque de investidura, alejaría aún más a ERC y abriría un nuevo cisma con Podemos. Esta vez, hubo algo más de desahogo que con la reforma laboral: 176 síes, 172 noes y una abstención.

Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles. (EFE/Zipi)

En la práctica, ERC se ha dejado arrastrar por la dinámica que ha marcado JxCAT. El plan de Cititzen Lab se inspiró desde Junts y ha sido el entorno de Carles Puigdemont el que ha marcado la pauta. En la práctica, la fuerza negociadora de ERC y de los 13 diputados que encabeza Rufián ha quedado del todo desdibujada, pero los republicanos alegan que haber salvado esta votación no implica que Sánchez pueda hacerlo eternamente. "Bildu no va a estar siempre ahí", reiteran.

Puigdemont lleva más de una semana desde Bruselas clamando por una ruptura de ERC con el Gobierno. Los republicanos no han aceptado la exigencia de manera formal, pero en la práctica sí la han asumido. La ventaja para los de Pere Aragonès es que les da la excusa perfecta para aparcar una mesa de diálogo que ya estaba claro que no les iba a aportar lo que pedían: la amnistía y la autodeterminación. Así, la mesa se deja de lado, tanto en el plano político como también en términos de agenda mediática. Después de esta crisis, en Cataluña solo se habla de Pegasus.

Rearmar el bloque de investidura

Las escuchas a decenas de líderes independentistas han llevado a ERC a una posición frentista de la que amenaza con no salir. La confianza está tocada, pero solo revisarían su posición si Moncloa satisface varias peticiones: la apertura de una comisión de investigación en el Congreso para que "desfilen los responsables" y se produzcan ceses, sin desviar su objetivo de la titular de Defensa, Margarita Robles. El enfado en el independentismo aumentó sobremanera después de una de las últimas intervenciones de la ministra, en la que "justificó el espionaje" como una respuesta del Estado contra el 'procés'.

Pero Sánchez no solo blinda a Robles, sino que descarta también impulsar una comisión de investigación en el Congreso. Creen que ya es gesto suficiente el hecho de haber constituido, pirueta parlamentaria mediante, la comisión de secretos, el foro parlamentario que controla la acción del CNI y en el que comparecerá ante un reducido grupo de diputados la directora del organismo, Paz Esteban, que también está en la diana del independentismo. Moncloa está convencida de la legalidad de sus acciones, y cree que las explicaciones que se den en la comisión, cuyas deliberaciones son secretas, convencerán a ERC para volver al acuerdo.

Foto: Ilustración: Laura Martín.
El Gobierno autorizó el espionaje con Pegasus a 18 líderes de Tsunami Democràtic
José María Olmo Beatriz Parera Ilustración: Laura Martín

El PSOE aceleró la constitución de la llamada comisión de secretos y esquivó en tiempo récord los vetos de la oposición, que se negaba a que ERC, Bildu, Junts y la CUP pudiesen tener acceso directo a "secretos de Estado". La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, retorció el reglamento y aprovechó la potestad que le brinda el mismo para reformar la mayoría necesaria —fijada en 210 diputados— y reducirla a absoluta. El martes por la noche llevó la resolución a la Mesa del Congreso, y el miércoles la Junta de Portavoces avaló un pleno extraordinario para el jueves, en el que acabó constituyéndose una comisión con 10 asientos, incluidos los de ERC y Bildu.

Fuentes socialistas reconocen que la convocatoria 'relámpago' de la comisión de secretos constituye un "gesto" hacia sus socios independentistas, y recuerdan que tienen otras contraprestaciones encima de la mesa, como la apertura de una investigación interna al CNI. Podemos presiona desde dentro de la coalición para que el PSOE aumente las contraprestaciones a sus socios y aclare las cuestiones pertinentes para proteger "a la mayoría plurinacional y progresista" que ven peligrar. Y ERC advierte de que nada de lo que se diga en la comisión de secretos, que el propio Rufián tildó de "chascarrillos", podrá solucionar un asunto con muchas aristas por resolver.

La relación entre PSOE y ERC atraviesa uno de los peores momentos de la legislatura. Los republicanos sabían que si se decantaban por el no en el decreto económico, Pedro Sánchez estaría en condiciones de caer derrotado en una cuestión clave. Pero no había marcha atrás. Aunque EH Bildu hubiese decidido condenar al PSOE, postura que conocían desde la noche del miércoles, "hubiésemos seguido en el voto en contra", sostienen en la formación encabezada por Gabriel Rufián. El presidente del Gobierno salvó otro 'match ball', pero la agónica votación de este jueves refleja la debilidad parlamentaria del Ejecutivo, que a punto estuvo de entregarse a Alberto Núñez Feijóo para salvar el tipo. ERC ha dado un "primer aviso" a los socialistas. Pero no será el último.

PSOE Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Leyes Bildu PNV
El redactor recomienda