Los sanitarios afrontan la ola con unas plantillas mermadas al triplicarse las bajas
  1. España
HARTAZGO ENTRE EL PERSONAL SANITARIO

Los sanitarios afrontan la ola con unas plantillas mermadas al triplicarse las bajas

El Ministerio de Sanidad ha pasado de notificar una media de 100 casos al día en el colectivo a 300. Madrid registra en una semana un 42% más de positivos entre los profesionales

Foto: Protesta de sanitarios en el Hospital General de Alicante. (EFE/Morell)
Protesta de sanitarios en el Hospital General de Alicante. (EFE/Morell)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los sanitarios españoles plantan cara a la explosión de contagios por covid con unas plantillas esquilmadas. El virus también se está cebando con ellos y, si a mediados de noviembre el Ministerio de Sanidad notificaba 100 positivos al día entre el colectivo, la semana pasada, la última de la que hay datos disponibles, esa cifra había escalado hasta casi los 300. Las infecciones se han multiplicado por tres y al incremento de bajas se une la fatiga psíquica y física, además de la falta de recursos y de la finalización, en algunas autonomías, de los contratos extra para hacer frente a las crisis. Es la tormenta perfecta para un colectivo que lleva en pie de guerra desde marzo de 2020 y que se ha cansado de las promesas incumplidas del Gobierno central y de las comunidades por reforzar los servicios.

Medir el impacto de la sexta ola entre los sanitarios no es fácil. Los datos disgregados que ofrece el ministerio o algunas regiones no se actualizan a diario, no obstante, las cifras dibujan una tendencia “preocupante”, según los sindicatos, que han constatado como los casos se multiplican desde comienzos de mes. Así, las bajas de sanitarios por covid han subido en Madrid un 42% en una semana. Es el incremento entre las 228 contabilizadas por la Consejería de Sanidad y notificadas a los sindicatos el pasado 6 de diciembre, frente a las 324 del día 13, las últimas disponibles, según datos que el sindicato CCOO ha facilitado a El Confidencial.

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís. (EFE/Chema Moya)

En Valencia, la perdida de efectivos en un mes se ha multiplicado por dos. Si el 25 de noviembre la Consejería de Sanidad también trasladaba a CCOO que la falta de recursos ascendía a 411 personas, 271 casos activos y 140 cuarentenas, el 16 de diciembre, el total de bajas alcanzaba las 897, 623 positivos y 274 cuarentenas. “Los contagios entre el personal sanitario están subiendo de forma importante. Cuando empezamos a ver las subidas entre los compañeros, sabíamos que algo no iba bien”, explica Rosa Atiénzar, secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios del sindicato en la Comunidad Valenciana, tras haber comprobado en otras olas como las vacunas habían frenado de forma drástica la transmisión del virus en las plantillas.

“Habrá quien piense que, si de 60.000 profesionales hay casi 900 de baja, eso no es mucho, pero el problema es si se concentran en determinados departamentos y categorías profesionales. Si están todos o la mayoría, por ejemplo, en la atención primaria. Ahora tenemos constancia de que en las urgencias se están acumulando muchos contagios”, añade. Encontrar reemplazos en determinados servicios, como el mencionado, es “complicadísimo”, y a ello se suma la falta de personal por otras dolencias y por otros motivos. La región no ha recuperado, según la central, los 8.000 puestos de trabajo que se llevaron por delante los recortes de la crisis de 2012.

Las bajas de sanitarios por covid han subido en Madrid un 42% en una semana

Andalucía, según datos del portal de transparencia de la Junta, ha sumado entre el 29 de noviembre y el 19 de diciembre 402 contagios, frente a los 195 de las cuatro semanas previas. Los datos, al igual que en Madrid y Valencia, se multiplican por dos, si bien todavía no hay cifras disponibles de la semana actual, en la que España día tras día bate de récords de contagios con 72.912 casos notificados en las últimas horas y una incidencia acumulada que ya supera los 900 positivos por cada 100.000 habitantes, según el último balance del Ministerio de Sanidad.

Brotes entre sanitarios

Médicos y enfermeras, además, han protagonizado en las últimas semanas varios brotes ligados a celebraciones de Navidad. En el caso de estos profesionales, los riesgos se multiplican: por su trabajo están más expuestos al virus y, como cualquier otro ciudadano, no están exentos de infectarse en otros contextos. Por ejemplo, en el Hospital Regional de Málaga se han detectado cuatro episodios en las dos últimas semanas con personal afectado en las unidades de Digestivo, Neurocirugía, Medicina Interna y UCI. El caso de este último servicio fue el más severo, con 90 personas infectadas. Todas contaban con la pauta de vacunación completa y se sometieron a un test de antígenos previo. El total de contagiados en los cuatro brotes asciende a 120.

Pero también se registraron episodios similares en el Hospital Isabel Zendal de Madrid, con 17 positivos; en el Severo Ochoa de Leganés, con 32 casos, o en el Hospital Clínico de Santiago de Compostela, con 18 infectados. Los sanitarios son los únicos profesionales afectados por la subida de casos ligados a la variante ómicron. Como publicó El Confidencial, el servicio de salud del Ayuntamiento de Madrid ha tenido que recurrir a la vía de emergencia para la compra de miles de pruebas PCR tras detectar un alto volumen de infecciones en los equipos de Policía, bomberos y del Samur.

Foto: Foto: EFE/Javier Etxezarreta.

“Los sanitarios forman parte de la sociedad. Y nadie está exento de contagiarse”, explican desde la delegación vasca del sindicato de enfermería Satse. “De hecho, en esta ola, estamos viendo más casos cercanos, más confinamientos de compañeras con hijos menores de 12 años, justo el último colectivo que se ha sumado a la campaña de vacunación”, añaden las mismas voces. Todo acaba estando interrelacionado. Según el informe de Sanidad del pasado viernes, el último en el que se recogen las cifras relativas a los sanitarios y a los brotes detectados, del 6 al 12 de diciembre, se detectaron 286 focos en el ámbito social con 1.792 casos asociados; 334, en los centros educativos, con 1.979 positivos, la mayoría de ellos en primaria. En los centros sociosanitarios, los brotes contabilizados fueron 83 con 582 afectados, y en los centros sanitarios, 22 con 132 positivos.

Los refuerzos que no llegan

Médicos y enfermeras se sienten contra las cuerdas y advierten de que, aunque los primeros datos apuntan a que la variante ómicron no causa cuadros tan graves, su alta capacidad de contagio acabará, una vez más, colapsando los recursos sanitarios. No entienden cómo no se han aprobado restricciones que frenen esta sexta ola y advierten de agresiones contra el personal. “En general, el problema de las plantillas más acuciante que tenemos ahora se da en Atención Primaria, donde a los déficits crónicos de los equipos se une la sobrecarga por las enfermedades propias del periodo invernal, el recrudecimiento de la pandemia y los descansos del personal. Esto ha llevado a los centros de salud a una situación crítica, que se manifiesta entre otras cosas en un aumento de la tensión y de las agresiones al personal”, denuncia Rafael Ojeda, presidente del Sindicato Médico de Sevilla.

Ojeda también advierte de problemas para cubrir plazas en algunos centros, como en el servicio de psiquiatría del Hospital de Osuna. “Está en una situación crítica, hasta el punto de que peligra la continuidad de la prestación de la asistencia”, agrega y lamenta que, tanto en unos como en otros recursos, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) no ha impulsado planes de actuación decididos, informa Isabel Morillo.

Las críticas contra las comunidades y el Gobierno central por no reforzar las plantillas y cuidar a unos profesionales exhaustos son unánimes. El anuncio del presidente, Pedro Sánchez, el pasado miércoles con el que se comprometió a aumentar el volumen de efectivos y mejorar sus condiciones laborales, reduciendo la temporalidad por debajo del 8% en la atención primaria y comunitaria, no tranquiliza los ánimos. “Es un paquete de buenas intenciones y ya está”, zanja Rosa Cuadrado, la responsable de Acción Sindical Pública de CCOO. No tiene ninguna fe en que esas mejoras lleguen a los equipos y pone como ejemplo que muchas regiones no han renovado los contratos covid. “Esta pandemia no se va a ir de un día para otro, ya no es el déficit estructural, que también, es que, en vez de reforzar la puerta de entrada, la atención primaria, en cuanto vuelven a bajar los contagios se pierden efectivos, y sigue sin darse solución a los problemas de salud que ola tras ola se han ido aplazando”, añade.

Sánchez pide reforzar las plantillas de Atención Primaria y promete recursos.

Sánchez aseguró que los presupuestos generales del Estado destinarán 292 millones de euros a ese plan de acción para la atención primaria, un servicio al límite, con trabajadores doblando turnos y aplazándose vacaciones o descansos en algunas comunidades, como apunta Satse. Además, el jefe del Ejecutivo anunció que se permitirían las contrataciones de personal jubilado o prejubilado o con títulos de especialista emitidos por países que no pertenecen a la UE. Un simple parche para los sindicatos.

“La solución no pasa por hacer de nuevo un llamamiento a los jubilados. La solución hubiera estado en que no despidieran a esos 8.000 profesionales sanitarios que el SAS puso en la calle el pasado 31 de octubre. No se les renovó el contrato a 3.000 enfermeros y enfermeras. Ahora no hay profesionales disponibles en la bolsa de trabajo porque muchos tuvieron ofertas en hospitales de Cataluña, Castilla-La Mancha o Aragón y se marcharon con contratos de seis meses”, remarca Pepe Sánchez, secretario general de Satse en Andalucía. Defiende que tendría que haberse renovado a todo el personal para que la plantilla “se hubiera podido tomar un descanso. Están exhaustos”.

También levanta temores la decisión del ministerio de que los casos estrechos de un positivo no guarden cuarentena siempre y cuando cuenten con la pauta completa de vacunación. El secretario general de Satse cree que la medida se ha tomado para, precisamente, evitar un 'boom' de bajas en las plantillas de trabajadores, entre ellas, las sanitarias, pero los casos podrían crecer aún mucho más entre los especialistas. “Hemos visto que nos hemos llevado la peor parte de los contagios, sobre todo en enfermería, que tiene el contacto más cercano con el paciente. Incluso vacunados. Los sanitarios hemos llegado a ser en Andalucía el 28% del total de enfermos con covid. Esto sí que puede sembrar el caos si se disparan los contagios en unas plantillas al borde del colapso y exhaustas”, zanja.

Los sanitarios españoles plantan cara a la explosión de contagios por covid con unas plantillas esquilmadas. El virus también se está cebando con ellos y, si a mediados de noviembre el Ministerio de Sanidad notificaba 100 positivos al día entre el colectivo, la semana pasada, la última de la que hay datos disponibles, esa cifra había escalado hasta casi los 300. Las infecciones se han multiplicado por tres y al incremento de bajas se une la fatiga psíquica y física, además de la falta de recursos y de la finalización, en algunas autonomías, de los contratos extra para hacer frente a las crisis. Es la tormenta perfecta para un colectivo que lleva en pie de guerra desde marzo de 2020 y que se ha cansado de las promesas incumplidas del Gobierno central y de las comunidades por reforzar los servicios.

Ministerio de Sanidad Pandemia Santiago de Compostela
El redactor recomienda