Es noticia
Barroso y Contreras a Iván Redondo: "O aceptas ministro o jefe de Gabinete, o te vamos a hundir"
  1. España
Nuevo poder en La Moncloa

Barroso y Contreras a Iván Redondo: "O aceptas ministro o jefe de Gabinete, o te vamos a hundir"

El 6 de julio, cuatro días antes de la crisis de Gobierno, los Migueles cenan en La Trainera con el exjefe de Gabinete y le trasladan, por orden del presidente, qué opciones tiene en el nuevo escenario. El 4 y el 5 habían estado ya en la Moncloa

Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Hace cinco meses, un 6 de julio, el núcleo de poder en torno al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio un giro de 180 grados. Posteriormente, se escribió mucho sobre las claves de la remodelación, el retorno a las esencias del partido y la ruptura con el hombre que le llevó hasta la Moncloa, Iván Redondo. En 'Moncloa. Iván Redondo. La política o el arte de lo que no se ve', el libro de Toni Bolaño, se relata cómo fueron esas jornadas y se alude a “dos personas” de la confianza del presidente y "amigos" del propio Redondo. Se cuenta que estuvieron en el palacio presidencial el 4 y el 5 de julio y que el 6 cenaron con el exjefe de Gabinete. Según todas las fuentes consultadas, no estaba en los planes de Sánchez la salida de Redondo. ¿Pero quiénes eran los visitadores?

Según afirman fuentes del equipo que trabaja en Presidencia y varios miembros de seguridad, esas dos personas que se reunieron con Sánchez el 4 y 5 de julio, una semana antes de la gran crisis del Ejecutivo, fueron José Miguel Contreras y Miguel Barroso. Ambos siempre han mantenido una estrecha relación con Sánchez, pero desde aquella cena del 4 de julio, que le ocultaron a Redondo, se convirtieron en sus ‘asesores prémium’.

Redondo había manifestado ya al presidente su intención de dejar el Gabinete en mayo

José Miguel Contreras es un reconocido empresario de la comunicación y productor audiovisual. Su nombre sonó en diciembre de 2020 para presidente del Grupo Prisa en sustitución de Javier Monzón. El productor negó que se le ofreciera el cargo que finalmente recayó en Joseph Oughourlian. Pese a no figurar en el organigrama, mantiene una relación próxima con el 'holding' propietario de 'El País' y la Cadena SER. Miguel Barroso, en cambio, sí forma parte del Consejo de Administración de Prisa y tiene fuertes vínculos en el PSOE. Fue secretario de Estado de Comunicación durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero y estuvo casado con la fallecida ministra de Defensa Carme Chacón. Su amistad y colaboración es tal que se les apoda los Migueles en el mundo político y empresarial.

El papel de Contreras y Barroso fue determinante en el operativo de la salida de Redondo, quien había manifestado ya al presidente su intención de dejar el gabinete en mayo. Tras el encuentro el domingo en el despacho de Sánchez, los Migueles vuelven al día siguiente, 5 de julio, y comen con el presidente y con Redondo. Contreras y Barroso le ocultan la reunión del día anterior a este.

Aquí se ponen sobre la mesa los diferentes escenarios que ya habían trabajado, desde dos meses antes, Sánchez y su director de Gabinete sobre los cambios en el Consejo de Ministros: crisis el fin de semana, la última semana de julio o en septiembre para arrancar el curso político. Los asistentes a las citadas reuniones aparecen reflejados en la relación de visitas no oficiales del palacio y han sido confirmados por varias fuentes a este diario.

Foto: Rueda de prensa fernando lópez miras

Pero todavía quedaba pendiente el encuentro decisivo, donde se gestó el relevo de poder en Moncloa. Día 6 de julio. Pedro Sánchez inicia un viaje a los países bálticos. Contreras y Barroso tienen un encargo y contactan con Redondo a media mañana y le emplazan a una cena ese mismo día en un conocido restaurante de Madrid. Trabajadores del equipo de Presidencia corroboran a El Confidencial que esa tarde Redondo acudió a la marisquería La Trainera para encontrarse con los Migueles. La cita era en torno a las 20.15 horas. La cena, que debía ser una conversación entre "amigos", finalizó en un fuerte desencuentro en el que se alzó la voz y se dio por acabada la relación de Sánchez con Redondo como hombre de máxima confianza.

Contreras y Barroso plantearon al todavía jefe de Gabinete cuál debería ser su "nuevo" papel, según confirman las mismas fuentes. Insistieron en que para el presidente era muy importante que Redondo continuara en su equipo y que para ello podía elegir entre ser "ministro o seguir de director de Gabinete". El todavía hombre fuerte de Moncloa se revuelve ante la idea de que se le plantee de esta forma su futuro y quienes lo hacen, aunque ya ha tomado la decisión de marcharse. "Me voy a ir. Y este es un asunto que no voy a hablar con vosotros", les llegó a decir a sus interlocutores que en todo momento reiteraron que eran emisarios de Sánchez.

Redondo les insiste en que ya había trasladado al presidente que su intención era irse, pero que está dispuesto a "acompañarle" hasta que haga los cambios en el Consejo de Ministros. En esa cena, Redondo desconoce que la remodelación se ejecutaría ese mismo sábado 10 de julio. Los Migueles presionan y lanzan un ultimátum que supondrá un antes y un después: "O eres ministro o jefe de Gabinete, o te vamos a hundir. Tienes que aceptar lo que te decimos. Si te vas, estás echando un pulso al presidente". En ese momento, Redondo se levanta de la mesa, les recuerda que "es el jefe de la Moncloa, que es una institución" y da por concluida la cena.

"O eres ministro o jefe de Gabinete, o te vamos a hundir. Tienes que aceptar lo que te decimos. Si te vas, estás echando un pulso al presidente"

El considerado "ministro 23" relata desde el coche nada más salir a una persona de su máxima confianza cómo se han sucedido los hechos. "Van a dar un giro al aparato, volver al PSOE de 2016. Quieren que me quede como escudo. Cuando he dicho que no contaran conmigo, me han amenazado. No lo voy a tolerar. Tenía muchas razones para irme, pero ahora se confirman todas".

Redondo no ha querido hacer declaraciones, pero lo sucedido aquella noche y que hoy relata El Confidencial es conocido por su entorno inmediato, el empresarial y por muchos de los actuales asesores de la Moncloa, que mantiene en esencia al equipo que él construyó y a los que se lo contó en aquellos días. Los Migueles relataron este tenso encuentro a un periodista de un conocido programa de televisión. Preguntados por este medio, desmienten haber estado en la Moncloa esos días y la cena en La Trainera. Califican de "leyenda urbana" y "falsas" estas informaciones que El Confidencial tiene acreditadas por varias fuentes.

La ruptura se fraguó meses antes y tuvo su punto clave con la moción de censura fallida de Murcia

Al día siguiente de la cena, Barroso hace llegar a Redondo un mensaje conciliador, le emplaza a pensarse bien las cosas y le traslada que, "sea cual sea la decisión que asumas", seguirán siendo amigos. A partir de aquí, Redondo rompe la comunicación con los Migueles. Pasa a ser para Sánchez un "error 404". En el argot de internet, "un fallo en el sistema". No contaba con su marcha. Los Migueles pilotarán los cambios que Sánchez anunciará el sábado. Esa mañana, el presidente se ve con quien en horas pasará a ser su exjefe de Gabinete y se da por zanjada una etapa. Carpetazo a años de colaboración que arrancaron cuando Sánchez era un paria al que todos daban por amortizado.

La moción fallida de Murcia

La ruptura, sin embargo, se fraguó meses antes y tuvo su punto clave en la fallida moción de censura de Murcia. Redondo siempre ha manifestado que ese movimiento táctico se decidió sin contar con él. El ahora ministro de Presidencia, Félix Bolaños, lo confirmó hace unos días en el programa de Carlos Alsina. Más de 130 días después, Bolaños se sumó a Santos Cerdán, actual secretario de Organización del PSOE, que afirmó unos meses antes en una entrevista que Redondo no participó en la moción. La controversia murciana derivó en una crisis de relaciones personales. La más importante, la de Redondo con Bolaños, cuyo jefe de Gabinete, Rafael Oñate, es de Murcia. Ambos han trabajado estos años codo con codo y habían establecido una amistad más allá de lo laboral. Desde marzo, cuando se presentó la citada moción, hasta julio, fecha en la que salió Redondo del gabinete, la interlocución se limitó a lo "estricto" y "necesario", según trabajadores de sus equipos.

Foto: El presidente de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras (d), conversa con la vicepresidenta, Isabel Franco (i). (EFE)

Bolaños no era el único con el que Redondo cortaría por lo sano. Dejó de hablar al exministro de Transportes, José Luis Ábalos; a la vice secretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y al propio Santos Cerdán. Redondo se sintió traicionado cuando no se le consultó el movimiento en Murcia, certifican desde su entorno. En el partido también hay suspicacias por que fuera él quien diseñó la campaña de Salvador Illa como candidato a las catalanas al margen del "aparato".

El malestar con el partido en esos momentos aún no se corresponde con el enfriamiento de las relaciones con el presidente. Sánchez ofrece a Redondo ser ministro hasta en dos ocasiones y lo coloca en una lista, a la que ha tenido acceso El Confidencial. Su entonces número dos rechaza la oferta. "Iván quiere mantener su rol de profesional independiente que ofrece resultados. Tiene 40 años. Es no conocerle. Triunfará en la empresa. Es un camino que ya ha recorrido y se lo sabe bien. Y tiene una idea muy clara sobre el momento en que volverá a la política. Sabía que ser ministro le cerraría muchas puertas y no quería convertirse en político". Ahora son los Migueles los que mandan en la Moncloa, aunque ya llevaban meses antes de la crisis ejerciendo como ‘visitadores’.

Día 8: despedida de Alfonsín en la Zarzuela

Dos días después de la incómoda cena con José Miguel Contreras y Miguel Barroso, Iván Redondo se despide del jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín. En estos años, han almorzado en numerosas ocasiones dado que Redondo y la exvicepresidenta primera, Carmen Calvo, han sido el “enlace” con el equipo de Felipe VI. El ex jefe de Gabinete comunica a Alfonsín que va a dejar su cargo y que saldrá del Gobierno. Tan solo 48 horas después, se hace oficial

El día 9 Alfonsín contacta con Redondo para agradecerle el buen trabajo y la colaboración. Han sido años muy difíciles por los escándalos que han afectado al Rey emérito en relación a su fortuna y que la Fiscalía prevé archivar. El ‘exilio’ de don Juan Carlos no fue un momento especialmente complicado, aunque se habló directamente con el presidente Sánchez y se organizó desde Zarzuela. 

Redondo y Alfonsín comían una vez al mes, según han confirmado fuentes de Zarzuela, y siempre existió una relación cordial, por lo que enmarcan dentro de la “normalidad” que el ex jefe de gabinete quisiese tener el “gesto” de despedirse antes de que se hiciera pública su salida. Este encuentro vendría a corroborar la versión de Redondo de que su marcha no se decidió en el último minuto, como se ha publicado en algunos medios, y que nada tuvo que ver con ser ministro.

Hace cinco meses, un 6 de julio, el núcleo de poder en torno al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio un giro de 180 grados. Posteriormente, se escribió mucho sobre las claves de la remodelación, el retorno a las esencias del partido y la ruptura con el hombre que le llevó hasta la Moncloa, Iván Redondo. En 'Moncloa. Iván Redondo. La política o el arte de lo que no se ve', el libro de Toni Bolaño, se relata cómo fueron esas jornadas y se alude a “dos personas” de la confianza del presidente y "amigos" del propio Redondo. Se cuenta que estuvieron en el palacio presidencial el 4 y el 5 de julio y que el 6 cenaron con el exjefe de Gabinete. Según todas las fuentes consultadas, no estaba en los planes de Sánchez la salida de Redondo. ¿Pero quiénes eran los visitadores?

José Miguel Contreras Pedro Sánchez
El redactor recomienda