Feijóo, Puig, Mañueco y Page defienden que las CCAA son Estado y deben participar
  1. España
FORO LA TOJA-VÍNCULO ATLÁNTICO

Feijóo, Puig, Mañueco y Page defienden que las CCAA son Estado y deben participar

Los presidentes de Galicia y las dos Castillas evidencian diferencias con el valenciano en la financiación, pero todos coinciden en que hay que revisar la ecuación de la tarta Gobierno-autonomías

Foto: Ximo Puig y Fernández Mañueco; detrás, Feijóo y Page. (EFE)
Ximo Puig y Fernández Mañueco; detrás, Feijóo y Page. (EFE)

Los presidentes de Galicia, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Castilla y León reivindicaron este jueves el papel de las autonomías como elementos estructurales del Estado y reclamaron una mayor participación en la toma de decisiones del Gobierno central que afectan a sus competencias y a su estructura financiera. En el marco de una mesa de debate del III Foro La Toja-Vínculo Atlántico, organizada inicialmente para hablar del modelo de financiación, Alberto Núñez Feijóo, Ximo Puig, Emiliano García-Page y Alfonso Fernández Mañueco coincidieron en marcar una raya entre los discursos de recentralización y los soberanistas para defender el papel jugado por los gobiernos territoriales en la prestación de servicios básicos como la sanidad, la educación y la dependencia, poniendo como ejemplo la gestión de la lucha contra la pandemia.

En este sentido, reclamaron una mejor formulación de los mecanismos de cogobernanza, como la Conferencia de Presidentes, y una revisión de la relación con el Gobierno central. También en la definición de la ecuación de la tarta de recursos entre los dos niveles de la Administración, a juicio de los barones presentes, desfavorable para los territorios por sus obligaciones competenciales.

Foto: Nadia Calviño (2d), Alberto Núñez Feijóo (d), Felipe González (i) y José Manuel Albares (2i). (EFE)

"Nos vamos a poner de acuerdo porque hay dos enemigos de España, que son los que atacan a las comunidades, unos al decir que tenemos muchas autonomías y otros que dicen que tenemos poca. El de las autonomías es un gran modelo de los últimos 40 años y así lo hemos acreditado", se arrancó Feijóo en su primera intervención. "Los temas de Estado no son el puente aéreo Madrid-Barcelona, es lo que pasa en Toledo, en Alicante o en La Toja", añadió.

La mesa de debate se produjo en un contexto de tensiones entre territorios ante la, en apariencia, inminente intención del Gobierno de abrir la reforma de la financiación autonómica con una primera propuesta de revisión del concepto de "población ajustada" por parte de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el próximo mes de noviembre. Se trata de una cuestión nuclear, porque determina en qué medida factores como la edad de la población o los costes de la dispersión corrigen el reparto poblacional puro. Con el modelo actual, caducado desde 2014, autonomías como la valenciana, Andalucía o Murcia salen perjudicadas. De ahí que barones como Puig (PSOE) y el andaluz Juan Manuel Moreno (PP) hayan propiciado una foto conjunta en busca de un cambio a la que después se ha sumado el también popular Fernando López Miras.

placeholder Núñez Feijóo y Ximo Puig.
Núñez Feijóo y Ximo Puig.

El presidente valenciano estaba en cierto modo en minoría en La Toja, porque su movimiento ha recibido como respuesta la reactivación del llamado 'lobby' de la España vacía, con una próxima reunión de presidentes autonómicos en la que estarán Page y Mañueco, que temen perder recursos con el reequilibrio. Esas diferencias de enfoque quedaron en evidencia en la jornada gallega, pero, lejos de ser un debate enconado, los presentes evitaron despellejarse y coincidieron en reclamar un debate con "rigor" en el que se analicen los coste reales de los servicios. "Hay que ir a un modelo en el que haya unos criterios mucho más estables que se revisen automáticamente y al margen del compadreo político", explicó Page.

El presidente manchego abogó por redefinir "cuánto tiene que ceder el Estado central" al nivel autonómico y local, y recordó que los expertos reunidos durante el mandato de Mariano Rajoy, presente entre el público en la debate entre los cuatro barones, cifraron en 16.000 millones el déficit vertical de las comunidades. Esto es algo que también recordaron Puig y Moreno en su encuentro en Sevilla. "Las autonomías hemos crecido [en ingresos] muy por debajo de las competencias expansivas e incontrolables que tenemos, como sanidad y educación, no hay quien las controle. Tiene que haber un debate previo antes que pelearnos entre autonomías", añadió Page.

Foto: Alberto Núñez Feijóo y Ximo Puig, en una imagen de archivo. (EFE)

Puig abogó por renovar los pactos autonómicos, con la participación de las propias comunidades autónomas, para actualizar el sistema territorial de España y dar respuesta a problemas como la financiación, la excesiva centralización o el desafío independentista. Abogó por debatir de "una manera sosegada" porque "no se trata de una guerra entre territorios, sino de prestar los mejores servicios públicos en igualdad de oportunidades". "Esto no puede ser un frente de ganadores y otro de perdedores, tienen que ganar los ciudadanos", añadió.

Mañueco, que incidió en la necesidad de que el Gobierno de Pedro Sánchez pomga el foco en la España del interior, insistió en proponer que, al menos de forma transitoria, Hacienda prolongase la inyección extraordinaria de fondos covid, con cantidades similares a las que reclaman los expertos, y advirtió del riesgo de que las autonomías estén asumiendo gasto corriente y estructural con ingresos que van a ser retirados. "Los fondos covid hay que consolidarlos, por lo menos mientras dure la pandemia", explicó el castellanoleonés.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Diaz. (EFE)

Los presidentes autonómicos fueron muy críticos con la adopción de decisiones en el Congreso que afectan a sus competencias, pero que no vienen acompañadas de memoria económica. Es el caso de la Ley de Dependencia, que en teoría debe sufragarse al 50% entre los dos niveles de la Administración, pero que en la práctica asumen mayormente las autonomías.

Puig y Feijóo coincidieron también en defender un modelo no radial de infraestructuras, diseñado en torno a Madrid, y una desconcentración de organismos estatales. "¿Por qué no puede estar el Instituto Oceanográfico en Vigo?", le lanzó el primero al segundo. "¡Se lo han llevado a Madrid!", contestó el gallego.

Pero donde discreparon, y ahí el valenciano se quedó solo, fue en cómo abordar la armonización fiscal frente al 'dumping fiscal' que, según el barón socialista, practica la madrileña Isabel Díaz Ayuso y que en su opinión favorece la fuga de grandes fortunas a Madrid. El presidente gallego propuso concertar "suprimiendo" el impuesto de patrimonio, algo en lo que fue secundado por Mañueco. Page no rechazó la idea, recordando que se trata de un tributo del que apenas recauda siete millones, pero Puig replicó que la Generalitat valenciana no puede eliminarlo: "Estamos endeudados hasta las cejas" como consecuencia de la infrafinanciación, lamentó.

Alberto Núñez Feijóo Emiliano García-Page Ximo Puig Noticias de Comunidad Valenciana Reforma de la financiación autonómica Noticias de Galicia
El redactor recomienda