El preso colombiano niega que Bárcenas le pagara por borrar el audio de Rajoy y la caja B
  1. España
Operación Kitchen

El preso colombiano niega que Bárcenas le pagara por borrar el audio de Rajoy y la caja B

Dice que le pidió eliminar noticias de su mujer durante un permiso y el chófer del extesorero le dio 5.000 euros a un contacto para comprar el equipo, pero los robó y no se hizo el trabajo

placeholder Foto: Captura de la señal institucional de la Audiencia Nacional del extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)
Captura de la señal institucional de la Audiencia Nacional del extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

Isidro S. S., el preso colombiano al que Bárcenas dijo haber encargado destruir su audio con Rajoy hablando de la caja B, niega los hechos. En su declaración ante el juez del caso Kitchen en la Audiencia Nacional, desmintió la versión del extesorero. Explicó que tan solo le encargó eliminar de Google noticias en las que se hablaba de su mujer, Rosalía Iglesias. Iba a hacer el trabajo aprovechando un permiso penitenciario, pero le arrestaron a las pocas horas de salir y le devolvieron a prisión.

En el relato de este recluso —al que ha tenido acceso El Confidencial—, hay puntos que coinciden con lo que dijo Bárcenas en su declaración. Efectivamente, reconoció ser experto en informática, pero negó ser un 'hacker'. “Esa palabra es muy fuerte. No me dedico a eso. Conozco de todo un poquito”, matizó al magistrado, Manuel García-Castellón. Coincidió con el extesorero del PP en la cárcel de Soto del Real, en la que estuvo entre agosto de 2012 y 2014.

Entre las anotaciones del comisario José Villarejo, uno de los principales investigados en la trama, hay alusiones a este preso o el teléfono de su hermana ya en el año 2014, en plena operación de seguimientos al extesorero y su entorno, presuntamente para arrebatarle información sensible sobre el PP. Este periódico se ha puesto en contacto con ambos, pero han rechazado hacer declaraciones.

El encargo de Bárcenas

Isidro S. S. trabajaba en el departamento de comunicaciones. Allí entregaba paquetería a otros presos. Según dice, fue Bárcenas el que se interesó por sus conocimientos informáticos: “Me preguntó si era capaz de borrar datos de Google que perjudicaban a la mujer [Rosalía Iglesias]. Como vídeos, noticias... y por la protección de datos se puede hacer a través de Google a nivel Europa”. El juez le preguntó si, además, también le pidió borrar audios, pero el preso lo negó: “No, señor, él solo me pidió lo de la mujer. Después me dijo que hablaríamos más adelante, pero salí de prisión y me desconecté de todo el mundo”.

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

Bárcenas le dijo al juez que le había pagado 2.500 euros para que borrase el audio con el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, y otro en el que se escuchaba al dirigente del PP Javier Arenas. Estaban en la nube de Google de Bárcenas, quien afirma haberle facilitado unas coordenadas para que pudiera eliminarlos. El extesorero cree que finalmente no se llevó a cabo porque le detuvieron en pleno permiso, pero añade que cuando salió de prisión en libertad provisional, el documento ya no estaba. Tampoco una copia que guardaba en un 'pendrive' en el taller de restauración de su mujer. Acusa a los policías implicados en la Kitchen de habérselo robado.

Según el sumario del caso al que ha tenido acceso este periódico, apareció una nota manuscrita en la celda del preso colombiano con indicaciones sobre “destruir todos los audios de M. R. cuando yo te dé la orden”. Pero la indicación va dirigida a una persona que se llama “Álex”. Cuando el recluso experto en informática fue preguntado por esta nota, negó que ese documento hubiese aparecido en su celda: “Yo tenía teléfonos apuntados, pero ese papel que ustedes dicen que me requisaron jamás lo cogieron, jamás se llevaron nada de la celda, y eso se lo juro por mi santa madre”.

Una tercera persona se quedó el dinero

Según declaró, fue él quien fijó el precio de la operación. No fueron 2.500 euros, sino 5.000 euros. La idea era “borrar todos los registros de Google”. “Eso es fácil, yo copio las URL, las mando a Google y Google las anula”, afirmó ante el juez. El dinero se le adelantó a una persona que identificó como Juan Ramón Velao Calonge para que en el exterior de la cárcel fuera comprando un ordenador para poder hacer el encargo. Pero dijo que esta tercera persona se quedó con el dinero que previamente entregó el chófer de Bárcenas.

Foto: El extesorero del PP, durante su declaración en la Audiencia Nacional. (EFE)

“Yo le conocía de dentro de prisión. Estuvo en prisión y salió. Yo tenía el teléfono de él para poderlo llamar. Le llamé y le dije que le iban a llamar para entregarle un dinero. Yo le di el teléfono de este señor a Bárcenas (...) Se vieron con él porque le entregaron el dinero. Se lo entregó el chófer de Bárcenas. El chófer le entregó el dinero a él y se robó el dinero. Jamás me entrega el dinero, se desaparece”, relató este expreso, actualmente en libertad. Afirma que denunció los hechos en una comisaría de Leganés en 2015. “No sé si los 5.000 eran de Bárcenas o se los prestaron”, apuntó. Nunca llegó a hacer el encargo.

En el sumario, consta un documento del jefe de servicios de la cárcel fechado el 23 de enero de 2014. Se recoge información relativa a Bárcenas y sus amistades en prisión. En él se habla de este preso colombiano, que presume de tener en el exterior un socio de origen ruso. Según el informe, este sería el verdadero experto informático en el exterior. El fiscal preguntó en el interrogatorio por un nombre: “Alejandro Senko”. El preso colombiano dijo no saber de quién se trataba. “Por el apellido debe ser ruso”, se limitó a contestar.

La hermana de este preso colombiano también declaró ante el juez. En sus respuestas, se desvinculó de las actividades de su hermano: “Siempre le he dicho que yo no quiero cosas raras. Este caso no lo recuerdo. Estoy nerviosa”. “¿Y cómo es posible que su número aparezca en las agendas de Villarejo?”, le interrogó el juez, pero la mujer dijo desconocerlo. Tanto a ella como a su hermano, el juez y el fiscal les recordaron que tenían la obligación legal de decir la verdad.

Luis Bárcenas Mariano Rajoy
El redactor recomienda