Los 'mossos' de Puigdemont dicen que fueron a Waterloo a "ayudar" y "montar algún mueble"
  1. España
Los audios de su declaración

Los 'mossos' de Puigdemont dicen que fueron a Waterloo a "ayudar" y "montar algún mueble"

Los dos agentes procesados por encubrir al expresidente en su fuga por Europa afirmaron ante el juez que su actuación se limitó a labores domésticas

placeholder Foto: Dos agentes de los Mossos, de espaldas. (EFE)
Dos agentes de los Mossos, de espaldas. (EFE)

“No tenía ninguna función específica. Estaba allí para ayudar”. De este modo explicó su presencia en Waterloo uno de los 'mossos' que integraban el séquito del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont cuando fue detenido en Alemania en marzo de 2018. En la misma línea se manifestó su compañero, quien precisó en qué consistía esa ayuda: “Básicamente, lo que hice aquellos días fue ir a comprar, limpiar, ordenar cosas, montar algún mueble que había que montar y poca cosa más”.

Son los agentes Carlos de Pedro y Xabier Goicoechea. El Confidencial ha tenido acceso al audio de las declaraciones que prestaron ante la Audiencia Nacional en junio de 2018. Ambos están procesados por un presunto delito de encubrimiento que los llevará al banquillo de los acusados la semana que viene. La Fiscalía pide para cada uno de ellos tres años de cárcel y otros tres de inhabilitación. Pero ellos niegan que estuvieran encubriendo la fuga de Puigdemont y limitan su papel junto al líder independentista en un mero acompañamiento.

Los dos 'mossos' rechazaron contestar a las preguntas del juez o la Fiscalía. Tan solo respondieron a su abogado. Uno de los agentes estaba adscrito a la Unidad de Seguridad Ciudadana y el otro prestaba servicios en la de escoltas. Pero ambos coincidieron también en negar funciones de protección personal de Puigdemont casi con las mismas palabras. “Si las hubiera realizado, hubiese acompañado, como hacen los escoltas en sus viajes”, dijo Goicoechea. De Pedro añadió que se pasó la mayor parte del tiempo leyendo porque no había nadie.

Estos dos 'mossos' iban en el coche en el que fue arrestado Puigdemont el domingo 25 de marzo de 2018 cuando acababa de cruzar la frontera entre Dinamarca y Alemania. El expresidente de Cataluña llevaba seis meses fugado de la Justicia española y regresaba de Finlandia, adonde había acudido a dar una conferencia. El Tribunal Supremo español aprovechó que abandonaba su refugio belga para reactivar la euroorden contra él. Los dos agentes de la policía autonómica habían llegado a su residencia de Waterloo el 18 y el 19 de ese mes aprovechando unos días de vacaciones y libranzas.

Goicoechea fue quien le llevó hasta el aeropuerto para desplazarse a la conferencia. “Sí que recuerdo por ejemplo que, creo que fue el día 22, me pidieron si podía hacer de chófer. Fue llevarlo al aeropuerto y ya está”. Ninguno de los dos ha dicho nunca de quién recibían esas órdenes. Tampoco quien les instó a recoger a Puigdemont a su regreso de Finlandia.

"Nos llevan a un descampado"

Sobre el momento del arresto en Alemania, De Pedro relató cómo la policía local les llevó a un aparte de la carretera para identificarlos: "Al pasar la frontera, ya enseguida se nos ponen varios vehículos que nos llevan a un descampado. Ahí nos informan de que nos han parado para hacer un control rutinario de tráfico. Nos piden la identificación a todos. Entonces informan al 'president' Puigdemont de que tiene una euroorden y que se tiene que quedar detenido. Nosotros preguntamos en qué situación estamos y nos dicen que con nosotros no hay ningún tema, que podemos hacer lo que queramos, podemos irnos, quedarnos...".

Foto: El abogado belga de Puigdemont, Paul Bekaert.

En sus respuestas, los 'mossos' incurrieron en algún error de localización y cambiaron fechas respecto al calendario que consta en las pesquisas. Hasta en dos ocasiones en siete minutos de interrogatorio, De Pedro ubicó en Finlandia “el punto de encuentro” en el que se citaron con “el 'president' Puigdemont” para llevarle de vuelta a Bélgica.

Pero los 'mossos' no llegaron hasta Finlandia para recogerle, sino que quedaron en Suecia, según acredita la investigación. El abogado del 'mosso' tuvo que preguntarle expresamente si había llegado a estar físicamente en Helsinki o si la recogida se produjo en Suecia. Fue entonces cuando el agente confirmó que había sido en Estocolmo. “No entiendo”, terció el juez antes de pedir una aclaración. “Me he equivocado”, replicó el acusado. También confundió el día en que partieron en búsqueda de Puigdemont: inicialmente, lo situó en la madrugada del 23 de marzo, cuando en realidad fue al día siguiente.

La clave de las fechas

El dato que ofrece dudas es la fecha en que los abogados belgas de Puigdemont se pusieron en contacto con las autoridades locales para ponerse a disposición de la Justicia del país centroeuropeo tras la reactivación de la euroorden. Según consta en el sumario al que ha tenido acceso este periódico, el letrado Paul Bekaert remitió un escrito a la Fiscalía belga el sábado 24 a las 9:00. Con este documento, tratan de negar la tesis de la Fiscalía española, que enmarca el viaje de vuelta en un intento de burlar a la carrera la euroorden asegurando el regreso de Puigdemont a su refugio belga.

Sin embargo, ambos 'mossos' coincidieron al declarar que se les pidió que fueran en búsqueda de Puigdemont antes de esa comunicación con la que intentan probar la colaboración con la Justicia del líder catalán. “El 23 de marzo se nos pide si podemos ir a buscar al 'president' Puigdemont porque su abogado se ha puesto en contacto con las autoridades judiciales belgas para que él se presente en Bruselas”, declaró el 'mosso' Goicoechea.

Foto: Diseño: Irene Gamella.

Su compañero De Pedro también se refirió a la misma fecha en que el Tribunal Supremo había reactivado la euroorden: “El día 23 nos preguntan si podemos recoger al 'president' Puigdemont ahí arriba en Finlandia porque los abogados se habían puesto en contacto con la Fiscalía para que se presente por el tema de la euroorden. Y entonces subimos a recogerlo para poderlo presentar delante de los jueces tal y como habían quedado”.

Finalmente, ambos 'mossos' partieron a bordo del Renault Espace que solía usar Puigdemont en Bélgica a las 5:30 de la madrugada del sábado 24, horas antes de que los abogados del expresidente catalán se pusieran en contacto con las autoridades judiciales mostrando colaboración.

Una detención "ilegal"

Pero más allá de sus declaraciones ante el juez, los escritos de defensa de Goicoechea y De Pedro han incidido una y otra vez en dos ideas: que el encubrimiento que se les imputa no es "punible" en Alemania y que la Fiscalía no interpuso querella contra ellos antes de su arresto en España, con lo que consideran que la detención fue "ilegal". Apoyándose en estos dos argumentos, han pedido sin éxito la nulidad de la causa desde 2018.

De Pedro fue detenido el 28 de marzo en la terminal T-1 del aeropuerto de El Prat de Llobregat cuando aterrizaba procedente de Bruselas. "Una vez hubieron desembarcado y se dirigían al bus que les recogía, procedieron a su identificación y detención siendo las 12:27 horas", explica la Policía Nacional en un acta a la que ha tenido acceso El Confidencial. Goicoechea fue arrestado 40 minutos después, cuando salía de su vivienda del municipio barcelonés de Vilassar de Mar.

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)

"La Policía Nacional puso en conocimiento de la Fiscalía unos hechos acaecidos en territorio alemán, y si la misma consideraba que podrían ser constitutivos de un delito de encubrimiento cometido por españoles en territorio extranjero, lo ajustado a derecho era interponer la pertinente e inexcusable querella", criticaba su defensa en julio de 2018. "Detuvieron sin razón ni motivo a dos ciudadanos, los esposaron, los retuvieron en un calabozo, les tomaron las huellas dactilares, los ficharon e introdujeron sus datos en la base de datos policiales, todo ello ilegalmente". En un escrito posterior, su abogado aclaraba que jamás fueron esposados.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ya había abierto diligencias el 27 de marzo, pero su defensa argumenta que, sin querella previa, la detención del día 28 fue ilegal. También subraya que en Alemania "no los detuvieron porque según la legislación alemana el acompañar al Sr. Puigdemont a Bruselas para que se presentase ante las autoridades belgas (…) no constituye delito", lo que les lleva a solicitar una vez más la nulidad de la causa.

Foto: Carles Puigdemont junto a David Goicoechea (d). (Reuters)

Ambos argumentos fueron desechados por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en febrero de 2019. En cuanto al hecho de que Alemania no les detuviera, apunta a que tanto Goicoechea como De Pedro “habían partido de España para reunirse con Puigdemont en Bélgica", por lo que la supuesta asistencia que le prestaron para sustraerse a la busca y captura acordada se extendió también al "territorio español”.

Respecto a la mencionada ausencia de una querella previa, señala que la Fiscalía podría interponer una de considerarlo procedente, pero el hecho de que iniciara diligencias de investigación y el que haya venido sosteniendo la acción penal a lo largo de todo el procedimiento “evidencian su voluntad de que el proceso continúe hasta sentencia y hacen la función de dicho acto procesal”.

“No tenía ninguna función específica. Estaba allí para ayudar”. De este modo explicó su presencia en Waterloo uno de los 'mossos' que integraban el séquito del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont cuando fue detenido en Alemania en marzo de 2018. En la misma línea se manifestó su compañero, quien precisó en qué consistía esa ayuda: “Básicamente, lo que hice aquellos días fue ir a comprar, limpiar, ordenar cosas, montar algún mueble que había que montar y poca cosa más”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Mossos d'Esquadra Finlandia Tribunal Supremo Audiencia Nacional Bélgica Nacionalismo Carles Puigdemont Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda