JxCAT busca candidatas para ocupar 'conselleries' clave del nuevo Govern
  1. España
ARTADI Y BUDÓ ENTRARÍAN EN EL NUEVO GOVERN

JxCAT busca candidatas para ocupar 'conselleries' clave del nuevo Govern

Abundan los aspirantes varones, pero no las mujeres, y, por ello, JxCAT quiere ampliar el abanico de posibles candidatos a formar parte del nuevo Gobierno, siempre y cuando acuerden su composición con ERC

placeholder Foto: Meritxell Budó se abraza a Elsa Artadi (d). (EFE)
Meritxell Budó se abraza a Elsa Artadi (d). (EFE)

Las negociaciones entre ERC y Junts per Catalunya (JxCAT) para la formación del próximo Gobierno catalán topan no solo con las lógicas diferencias entre los dos partidos independentistas, sino además con escollos internos de los partidos independentistas, que han de contentar a la diversidad de ‘familias’ que tienen en su interior. Por si fuera poco, a los de Carles Puigdemont se les añade el problema de la falta de candidatas para situar al frente de las que serían sus consejerías.

En las quinielas que se barajan, JxCAT solo tiene dos nombres seguros para ese hipotético Ejecutivo con ERC: el de Elsa Artadi, para quien quieren reservar la vicepresidencia y la cartera de Economía, y el de Meritxell Budó, la actual portavoz y consejera de Presidencia. Según ha podido conocer El Confidencial, la propia Budó pidió la Consejería de Salud, que actualmente está en manos de Esquerra, pero que puede pasar a las de su rival si se forma Govern.

Sin embargo, existe un problema: la titularidad de Salud se había prometido a Josep Maria Argimon, el secretario general del departamento y quien ha pilotado la crisis desde el pasado verano. El nombre de Argimon fue impuesto a la republicana Alba Vergés desde Waterloo, tras las reiteradas crisis dentro de la consejería y después del cese del anterior número dos, Joan Guix. De hecho, en plena pandemia, el Gobierno catalán dejó sin cubrir el cargo de secretario general durante varios meses, lo que despertó críticas incluso desde dentro de los partidos independentistas por lo que supone carecer de un responsable de tanta relevancia en la peor crisis sanitaria de la historia reciente.

Foto: Pere Aragonès y Laura Borràs. (EFE)

Dentro de JxCAT han de hacer ahora encaje de bolillos para intentar encontrar una solución a este problema, ya que la labor de Argimon durante estos meses ha sido reconocida casi unánimemente. Además, en plena campaña, la propia Laura Borràs había anunciado que si ella ganaba las elecciones, el próximo consejero de Salud sería precisamente él. La cuestión está en conocer cuál será el papel de Budó en el futuro próximo.

El hombre de la diplomacia

En Exteriores, la situación parece más despejada, ya que el puesto de la diplomacia catalana es reservado para el ahora hombre de confianza de Puigdemont en Barcelona, Josep Rius, controlando un área que siempre había estado en manos de los republicanos. La intención de Puigdemont es sincronizar los intereses personales y los del Consell per la República con la labor que pueda hacer su hombre desde el Govern, poniendo la estructura de la Administración autonómica a su servicio. Esa posibilidad es vista con recelo por los republicanos, que temen que el cometido de Rius pueda ser demasiado partidista.

Foto: Parlament de Cataluña. (iStock)

En otros departamentos, los independentistas lo tienen más fácil. Tiene visos de materializarse, siempre que ERC y JxCAT acuerden un nuevo Govern, este trueque: el actual consejero de Interior, Miquel Sàmper, pasaría a dirigir Justicia y la republicana Esther Capella, actualmente en Justicia, se haría con las riendas de Interior. A la Consejería de Justicia, sin embargo, podría llegar el exvicepresidente de la Mesa del Parlament Josep Costa, que concurrió en el número 17 de la lista por Barcelona.

JxCAT tiene luego algunos otros nombres en la recámara: mantendrá a Damià Calvet como consejero de Territorio y a Jordi Puigneró como responsable de Políticas Digitales. Además, se quedaría, por primera vez, con Educación, en cuya dirección desembarcaría Lluís Baulenas.

Por tanto, muchos hombres y pocas mujeres. Para cumplir con la paridad, JxCAT tiene problemas, así que maneja nombres como el de Gemma Geis. No hay mucho más. "No es que JxCAT no tenga mujeres, es que no hay nada decidido, porque algunos nombres con peso, como Marta Madrenas o Anna Erra, ya tienen otras responsabilidades y no se trata de desvestir un santo para vestir otro", explica a este diario una fuente próxima al partido de Puigdemont.

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez, junto a  Pere Aragonès y la presidenta del Parlament, Laura Borràs. (EFE)

Albert Batet, que era también un posible candidato a una consejería, se quedará finalmente al frente del grupo parlamentario, aunque si Geis entra en el Govern tendrá que acometer una pequeña reestructuración, habida cuenta de que esta dirigente es la portavoz del grupo. “Pero las cosas pueden cambiar, porque el carrusel de nombres no para de dar vueltas. Lo malo es que JxCAT está gestionando el tema como si fuese una agrupación donde se prima conservar unas esferas consolidadas en vez de adoptar una estrategia de partido”, señala un dirigente independentista a este diario.

Las negociaciones para aumentar el número de consejerías están también sobre la mesa. ERC tiene muy claro quién debe ocupar sus puestos y prepara la incorporación al Govern de Laura Vilagrà y de Jenn Díaz. Incluso el nombre de Oriol Amorós se postula para hacerse cargo de Bienestar Social, que se desgajaría de Trabajo.

Meritxell Budó Elsa Artadi Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Carles Puigdemont Junts per Catalunya
El redactor recomienda