ERC repudia el DNI de Puigdemont: dará problemas legales y tiene nula utilidad
  1. España
  2. Cataluña
Recelos entre los separatistas

ERC repudia el DNI de Puigdemont: dará problemas legales y tiene nula utilidad

Si la Generalitat firmara un convenio para promocionar el carné, podría haber malversación y fraude documental. El documento, obvio, no sirve para acceder a servicios públicos

placeholder Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)

El DNI independentista que impulsa el Consell per la República que preside Carles Puigdemont ha sentado muy mal entre los negociadores de ERC para configurar la nueva Generalitat. Se trata de algo simbólico, por tanto, poco efectivo, que puede generar problemas legales y de escasa utilidad. Los republicanos no se comprometen a que la Generalitat colabore en el proyecto, convencidos de que su impulso raya la malversación. En la práctica, se considera una nueva interferencia en una negociación entre los republicanos y JxCAT, que sigue estancada.

La iniciativa del DNI catalán es puramente simbólica. El Consell per la República lo promociona como “identidad digital republicana”. Pero en la práctica Toni Comín, vicepresidente del ente y responsable del proyecto, lo califica de “una especie de identidad digital”, una definición más sincera. La tarjeta carece de certificación digital propiamente dicha, ni está avalada por una institución pública, como el Idecat de la Generalitat, ni tampoco por una empresa privada. El precio lo dice todo: 12 euros, cuando una certificación digital a precio de mercado vale 100 euros, explican fuentes de sectores tecnológicos.

Al vender las tarjetas, surgen las primeras dudas. Se ofrece una identidad digital sin certificación digital y que se basa en un código QR de escasa seguridad, lo que podría apuntar a un caso de falsedad documental. No sirve ni para enviar un 'mail' autentificado.

Pero, además, está la cuestión de la colaboración con la Generalitat. Si la Administración catalana acabase firmando un convenio con CATGlogal ASBL, eso podría ser considerado malversación, ya que sería difícil justificarlo, por ser un entidad muy vinculada a un partido. No ayuda que Puigdemont sea a la vez presidente de JxCAT, cabeza de lista electoral de JxCAT y presidente del Consell per la República. Además, la Generalitat no podrá firmar un convenio con un documento que no está reconocido por casi nadie. Los promotores reconocen que no se puede acceder a servicios de la Generalitat, pero añaden: “No a corto plazo”.

La tarjeta está referenciada a un Registro Ciudadano que gestiona la asociación privada CATCiP AISBL sin ningún tipo de transparencia. Esta entidad es la que cobra los 10 euros anuales que supuestamente pagan los teóricos 94.000 socios del Consell. Pero en los planteamientos del nuevo DNI ya aparecen sombras. Se reconoce que en el Consell per la República hay socios que no pagan. En las preguntas frecuentes, se señala: ¿los registrados con aportación recurrente tienen algún tipo de ventaja? "Siguiendo los valores republicanos, el Consell no distingue sus asociados por razones económicas". Por tanto, se está asumiendo que hay socios que no pagan, pero que pese a ello también pueden abonar sus 12 euros para hacerse con su tarjeta de identificación.

Estonia como modelo

La identidad digital copia el modelo de Estonia, tal y como marcó el 'conseller' de Políticas Digitales, Jordi Puigneró. Pero es Estonia sin Estonia. La tarjeta estonia sí es una identidad digital y se pueden cargar en ella las tarjetas de crédito.

Se copia el modelo de Estonia, pero se carece de una Administración de respaldo

En la época de Artur Mas, se planeó modificar la tarjeta sanitaria para incluir una fotografía y un chip que permitiese pagos electrónicos. No se llamaba DNI, pero en la práctica hubiese podido ser utilizada como tal. Sin embargo, el proyecto acabó en nada.

Medios independentistas

Por ahora, solo unas pocas empresas reconocen la tarjeta y tampoco se sabe qué ventajas ofrece esta nueva identidad digital. La mayoría son medios de comunicación soberanistas como 'Vilaweb', 'ElNacional.cat', 'ElPuntAvui', 'LaRepública.cat' o 'ElMon'. Están también Petrolis Independents, la cadena de cinco gasolineras que preside el diputado de JxCAT Joan Canadell, la operadora de telecomunicaciones Parlem o la asociación Plataforma per la Llengua. No parece mucho para lanzar una iniciativa de ese peso.

La clave es el simbolismo. Pero ERC no quiere eso. Le suena demasiado a cuando se hacían DNI catalanes de broma en los años ochenta. Un paso atrás.

Artur Mas Carles Puigdemont Toni Comín Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Nacionalismo Junts per Catalunya Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda