TENSIONES DENTRO DE LA CONSEJERÍA DE ERC

Dimisiones, técnicos apartados y falta de medios: la Generalitat naufraga con el covid

La guerra entre técnicos y políticos es un hecho y se habla de fuertes enfrentamientos entre la estructura política y organismos como la Agencia de Salud Pública o el CatSalud

Foto: La 'consellera' de Sanidad, Alba Vergés. (EFE)
La 'consellera' de Sanidad, Alba Vergés. (EFE)
Adelantado en

A perro flaco, todo son pulgas. El jefe del Gabinete Técnico de la Consejería de Salud de Cataluña, Josep Ramon Morera, dimitió este martes de sus responsabilidades en uno de los momentos más delicados que atraviesa este departamento, con la gestión de la Generalitat puesta en entredicho y los brotes de la pandemia descontrolados. Solo en las últimas 24 horas, el número de nuevos contagiados fue casi de 1.300, lo que eleva en solo tres días el aumento de positivos en casi tres millares. Desde hace mes y medio, tres altos cargos del departamento que dirige Alba Vergés (ERC) han cesado en su cargo.

En estos momentos, la consejera Alba Vergés tiene no solo el punto caliente de la comarca del Segrià, en la que siete localidades están con severas restricciones desde la medianoche de este martes: la situación es preocupante en tres barrios de Hospitalet de Llobregat (donde ya hay algunas restricciones) y en Barcelona hay 29 brotes repartidos entre todos los distritos. Es más: no se descartan, tarde o temprano, nuevas medidas de contención en la capital catalana. Los casos positivos en Cataluña se elevan, en este momento, a 79.595 contagiados (el miércoles, había 78.302) y se han producido 40.316 altas hospitalarias.

Dimisiones, técnicos apartados y falta de medios: la Generalitat naufraga con el covid

Las tensiones internas dentro del departamento están a la orden del día. La guerra entre técnicos y políticos es ya un hecho y en determinados sectores de la consejería se habla de fuertes enfrentamientos entre la estructura política y organismos como la Agencia de Salud Pública o el CatSalud. En el peor momento y en medio de una crisis sanitaria sin precedentes hay tres puestos clave vacantes en la cúpula de la consejería. Pertenecen a las personas que han dimitido pero que no han sido sustituidas aún.

En medio de esta polémica, la ‘fuga’ de Morera fue tapada por la consejera con una rueda de prensa triunfalista en la que anunció un refuerzo de 500 personas para hacer seguimiento de la pandemia. Su cometido será identificar y aislar los contactos positivos por coronavirus. "Estos gestores serán perfiles de atención ciudadana que trabajarán dentro del ámbito de atención primaria y recogerán todos los datos del paciente sospechoso o que ha dado positivo y también de sus contactos", explicó Vergés este jueves. La intención es recortar al mínimo el tiempo para iniciar la trazabilidad de los casos en un momento de intensos rebrotes.

La Generalitat cuenta también con 180 ‘rastreadores’ y con 120 personas encargadas del seguimiento telefónico. En total, espera llegar a tener 900 personas gestionando el seguimiento a positivos, ya que “esta cifra permitiría hacer el seguimiento de hasta 1.500 nuevos contagios diarios, lo que podría poder prever una oleada tan importante como la que hubo en el primer pico de rebrotes”.

Se va uno de los veteranos

Con Morera, se va uno de los veteranos de la consejería: desde que entró como colaborador técnico en 1982, Morera ha ido subiendo en el escalafón. Durante temporadas, cambió de departamento, llegando a ser director general de Organización de la Administración en Presidencia, en 1998, y secretario de Administración y Función Pública de la Consejería de Gobernación y Relaciones Institucionales en 2000. En 2009, fue nombrado responsable de planificación y proyectos de la Escuela de Administración Pública de Cataluña hasta que en 2011, con la llegada de Artur Mas a la Generalitat, fue nombrado jefe del Gabinete Técnico de Salud, puesto en el que ha permanecido hasta ahora.

Esta oficina tiene rango orgánico de subdirección general y desarrolla el apoyo técnico de la coordinación de estrategias y operativas de los órganos adscritos al departamento. Su cometido es también coordinar los informes, los estudios y las propuestas, y elaborar los instrumentos para la planificación y evaluación de los objetivos de la consejería.

El pasado 28 de mayo, Vergés perdía a su segundo de a bordo, el secretario de Salud, Joan Guix, baja por enfermedad, que dos días antes del confinamiento de Igualada aseguraba en TV3, la emisora pública catalana, que el coronavirus no era la principal preocupación del Govern, sino que lo era la gripe común. Desde entonces, su puesto ha estado vacante, a pesar de la delicada situación de la comunidad en materia de sanidad.

A finales del mes de junio, también dejó su cargo César Velasco, director de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias (Aquas). Velasco, que había sido director de Innovación Asistencial del Hospital Vall d’Hebron, fue fichado por Vergés en noviembre de 2018 y se incorpora este mes de julio a una multinacional farmacéutica. Poco antes de su marcha, elaboró un duro informe en el que criticaba “la falta de liderazgo del Departamento de Salud para marcar unas directrices de salud y mantenerlas ante las presiones”.

Desavenencias internas

También denunciaba la falta de liderazgo del CatSalud y alertaba de “desavenencias de poder entre el Departamento de Salud y el CatSalud que dificultan las funciones de ambas instituciones y la modificación de la cartera de servicios”. Ya entonces, su marcha era un secreto a voces, puesto que tenía en su agenda la incorporación a un proyecto internacional en este mes de julio. No en vano, Velasco es un reputado profesional que colaboró con organismos internacionales, trabajó para el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades y es miembro del panel asesor de la OMS dentro del grupo de trabajo SAGE/OMS de vacunas.

Morera, por su parte, era precisamente la mano derecha de Guix, aunque según algunas fuentes no ha intervenido en la gestión de la pandemia, que corresponde a otros organismos del mismo departamento. Fuentes médicas señalan su preocupación por las bajas en el equipo directivo de Salud, máxime en un momento en que los brotes pandémicos se multiplican y con una crisis sin precedentes.

Dimisiones, técnicos apartados y falta de medios: la Generalitat naufraga con el covid

Estas fuentes critican especialmente que en un momento en que se están reasumiendo las competencias tras el estado de alarma, haya tres puestos clave en la consejería de Alba Vergés que están vacantes, ya que ni la secretaría general ni la dirección de Aquas han sido cubiertas. La dimisión de Morera es más reciente, por lo que no ha dado tiempo a nombrar un sustituto.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios