Cuevillas salta de la Mesa del Parlament y Laura Borràs coloca a Aurora Madaula
  1. España
  2. Cataluña
Por su tibieza con la desobediencia

Cuevillas salta de la Mesa del Parlament y Laura Borràs coloca a Aurora Madaula

Cuevillas creó una crisis de gran calado entre las bases del partido al dar una entrevista donde advertía de la desobediencia gestual a la que se ha abonado el independentismo

placeholder Foto: De izquierda a derecha, Rubén Wagensberg, Jaume Alonso-Cuevillas, Laura Borràs y Anna Caula.
De izquierda a derecha, Rubén Wagensberg, Jaume Alonso-Cuevillas, Laura Borràs y Anna Caula.

El abogado de Carles Puigdemont, Jaume Alonso Cuevilla, ha saltado de su puesto en la Mesa del Parlament, después de haberse abstenido en la votación en favor del voto telemático del 'exconseller' de Cultura Lluís Puig, una opción que ya ha sido recurrida por diversos grupos y que topará con los tribunales, ya que la delegación de voto en la cámara catalana está muy reglada y Lluís Puig, huido de la justicia, no cumple con esos requisitos. Su puesto en la secretaría primera del Parlament será cubierto por Aurora Madaula, según han informado hoy de manera oficial portavoces de JxCAT, a propuesta de la presidenta de la cámara catalana, Laura Borràs.

"La diputada Aurora Madaula será la nueva secretaria segunda de la Mesa, después de que Jaume Alonso Cuevillas haya puesto su cargo a disposición de la presidenta Laura Borràs. La propuesta de Borràs ha sido consensuada con el secretario general Jordi Sánchez y con el presidente del partido, Carles Puigdemont, y deberá ser aprobada en la próxima ejecutiva del partido. Jaume Alonso Cuevillas continuará como diputado del grupo parlamentario de JxCAT", asegura la breve nota oficial.

Foto: Pere Aragonès. (EFE)

Cuevillas había creado una crisis de gran calado entre las bases del partido al dar una entrevista en 'VilaWeb' en la que advertía de la desobediencia gestual a la que se ha abonado el independentismo. "No sé si tiene sentido que te inhabiliten por haber tramitado una resolución que no lleva a ninguna parte. La inmolación se debe hacer si tiene alguna eficacia. Si no, me parece absurda", aseguraba Jaume Alonso Cuevillas en un medio de comunicación que como ningún otro representa la pureza del independentismo. De repente Jaume Alonso Cuevilla decía en público lo que muchos dirigentes de JxCAT reconocen en privado. Pero fue demasiado para unas bases a las que se había vendido que con la llegada de Laura Borràs al Parlament esta institución iba a convertirse en la punta de lanza contra el Estado español. De la “confrontación inteligente” se había pasado a la confrontación por la confrontación. Y las verdades de Cuevillas sentaron fatal a nivel interno.

Tal y como desveló 'El Nacional', Cuevillas remitió una carta al grupo parlamentario para matizar sus palabras, asegurando: "Soy partidario, y así se recoge en la transcripción, de mantener la confrontación con el Estado, pero especifico que, a mi entender, tiene que ser una confrontación inteligente y no meramente simbólica. Por eso no soy partidario de tramitar resoluciones meramente declarativas que puedan comportar inhabilitaciones gratuitas sin ningún beneficio político tangible. Otra cosa es si la decisión de la mesa, con riesgo de inhabilitación incluido, puede reportar algún beneficio político (por ejemplo investir a un 'president' a pesar de la prohibición del TC o defender la prevalencia del reglamento ante determinadas resoluciones judiciales o administrativas)". Pero ya en la carta admitía que la cabeza le olía a pólvora, que había “pecado de imprudente” de manera que aceptaría "cualquier decisión" que tomase el grupo parlamentario. De una manera elegante, estaba poniendo su cargo a disposición de la dirección.

Primera sangre

Los conductores de metro de Nueva York se refieren con el concepto 'primera sangre' a la primera vez que atropellan a alguien con su convoy. Cuevillas ha sido la primera sangre de JxCAT en esta legislatura, que si sigue este ritmo será breve, porque una cadena de desobediencias sin mayor criterio forzará la caída de Borràs y de la mayoría independentista de la Mesa.

Foto: El líder de ERC, Pere Aragonès, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs. (EFE) Opinión

Más que imprudente, Cuevillas ha sido inoportuno. Su reflexión decía de manera implícita que estratégicamente ERC tiene razón cuando plantea un pulso con el Estado a largo plazo, porque a corto todo estaría perdido. Pero explicitar eso justo ahora que se está en guerra con ERC por las 'consellerias' en un duro pulso por formar la nueva Generalitat no ha sido soportable para JxCAT.

Sobredosis de realismo

Las declaraciones de Jaume Alonso Cuevillas, incluso en su carta, han supuesto una sobredosis de realismo para un partido que se aferra a un Consell per la República que no existe. Ahora se pone en manos de Aurora Madaula, una 'dura' de JxCAT, representante del ala más izquierdista y radical del partido. En todo caso, la salida de Cuevillas de la Mesa da aire a los planteamientos de ERC en la negociación que se afronta estos días para no repetir elecciones.

Carles Puigdemont Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Jordi Sànchez Parlamento de Cataluña
El redactor recomienda