más de 400 casos por 100.000 habitantes

Un agosto de 0 a 100 coloca a Madrid como la región con mayor incidencia de España

En un mes, la tasa de casos por 100.000 habitantes en la comunidad ha pasado de 30 a 416. En las dos últimas semanas se han detectado casi 28.000 positivos

Foto: La Comunidad de Madrid continúa haciendo test de covid-19 aleatorios a la población de entre 15 y 49 años de las zonas con mayor incidencia. (EFE)
La Comunidad de Madrid continúa haciendo test de covid-19 aleatorios a la población de entre 15 y 49 años de las zonas con mayor incidencia. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min
Adelantado en

Madrid ha pasado de tener la pandemia controlada a ser la comunidad con la incidencia más alta en España. La tasa por 100.000 habitantes en los últimos 14 días alcanzó este jueves los 416,39 casos, superior a la que registró Aragón (378,76), la región que más ha sufrido los brotes este verano y donde la situación ha mejorado en las dos últimas semanas. Madrid tiene también la tasa de hospitalización por covid-19 más alta de todo el país.

El 28 de julio, la Comunidad de Madrid hizo obligatorio el uso de la mascarilla al aire libre, aunque se pudiera respetar la distancia de seguridad. Fue la penúltima en hacerlo, solo Canarias tomó esa decisión más tarde. Ese mismo día, según el informe del Ministerio de Sanidad, la región tenía 30,09 casos por cada 100.000 habitantes, una incidencia inferior a la que ahora tiene Asturias, la comunidad que mejor preparada llega para el inicio del curso escolar.

Ya se notaba el aumento de casos, pero no empezaron a crecer de manera más rápida hasta el 3 de agosto. En las 24 horas anteriores, se pasó de los 40,9 a los 66,2 casos. Ese día, Aragón estaba llegando a su pico, con más de 560 positivos por cada 100.000 habitantes. Desde entonces, las tendencias de ambas comunidades han seguido trayectorias contrarias.

Los problemas con el rastreo y la lentitud en tomar medidas (unas veces por decisión del gobierno de la comunidad y otras por el rechazo judicial) han convertido de nuevo a Madrid en la región con más casos. En términos absolutos y relativos. En Madrid se han diagnosticado 27.746 casos en las dos últimas semanas, más del doble que en Cataluña, la siguiente en la lista, y un 31,1% de todos los detectados en España.

Hace menos de tres semanas, Cataluña acumulaba 5.000 casos más que Madrid tras los brotes de Lleida y la zona metropolitana de Barcelona, pero ahora tiene casi 12.000 menos. En Cataluña, la incidencia nunca ha llegado a superar los 200 casos por 100.000 habitantes, umbral que Madrid ahora duplica y que también superan otras cuatro comunidades: País Vasco (309,63), La Rioja (296,72), Baleares (249,68) y Navarra (250,84). En las cuatro la incidencia también está creciendo.

Hay otros indicadores que sitúan a Madrid como la comunidad en peor situación. La semana pasada también superó a Aragón como la comunidad con la tasa de positividad más alta: casi un 15% de sus pruebas PCR entre el 14 y el 20 de agosto dieron positivo, a pesar del esfuerzo por aumentar el número de test. También es la región con la tasa de hospitalización por covid-19 más alta: un 13% de sus camas está ocupados por pacientes que sufren la enfermedad (200 pacientes está en la UCI).

Según la información Sanidad, desde el 1 de agosto han muerto 140 personas por covid-19, una cifra inferior a la que proporciona la comunidad. La Consejería de Sanidad cuenta muertes confirmadas (PCR positiva) y también sospechosas, por lo que su recuento siempre es mayor, pero si solo se tienen en cuenta los hospitales, los fallecidos desde el 3 de agosto (fecha del primer informe del mes) son 185.

El efecto de la movilidad de Madrid

El número de nuevos casos ya no crece tan rápido como hace un par de semanas, pero el volumen es grande (casi 1.400 diarios de media en agosto) y la situación es preocupante. Y eso es importante para el resto del país. Por lo que puede puede sufrir la comunidad, la más golpeada por el virus en marzo y abril, pero también por lo que puede afectar a otras. El análisis de la primera ola demostró que la movilidad externa desde Madrid fue uno de los cinco factores que más influyeron en la difusión de la enfermedad. Esa movilidad se redujo al mínimo con el estado de alarma, escenario al que no se prevé llegar a corto plazo. Ni porque lo decrete el Gobierno, que ha descargado esa responsabilidad en las comunidades, ni porque lo pida Madrid, cuyo viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, calificó esa posibilidad de dislate.

De momento, la comunidad solo ha tomado medidas drásticas en el municipio de Tielmes, que apenas sufrió la primera ola y ahora acumula 74 casos. Para contener el virus se decretó la suspensión de la actividad de la hostelería salvo para repartos a domicilio, se cancelaron actos y se recomendó restringir la movilidad. El pueblo está confinado, pero de manera voluntaria, pues no hay ninguna restricción legal para entrar y salir.

Una recomendación similar han hecho la Comunidad y el Ayuntamiento a los habitantes de algunos distritos del sur de Madrid, pero el efecto está siendo muy diferente. La movilidad no ha disminuido y tampoco lo hará la semana que viene, ya en septiembre y mucha gente de vuelta de vacaciones. Según datos de la propia Consejería de Sanidad, a 25 de agosto cuatro distritos tenían una incidencia superior a los 500 casos por 100.000 habitantes, con Usera a la cabeza (823,67).

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios