EL COSTE APROXIMADO, 22.000 EUROS

100 víctimas del covid, palabras del Rey y de dos afectados: así será el homenaje del 16-J

La ceremonia civil de Estado de este jueves, presidida por los Reyes, congregará a unas 400 personas, entre representantes de la sociedad civil, víctimas y autoridades. Será un acto corto y austero

Foto: Recreación infográfica de cómo será la ceremonia civil de Estado a las víctimas del covid-19 en la plaza de la Armería del Palacio Real, el próximo 16 de julio. (Moncloa)
Recreación infográfica de cómo será la ceremonia civil de Estado a las víctimas del covid-19 en la plaza de la Armería del Palacio Real, el próximo 16 de julio. (Moncloa)

No había precedentes porque no había ocurrido una pandemia sanitaria del mismo calibre en 100 años y porque España no había organizado actos así, ceremonias civiles de Estado, no funerales religiosos o exequias castrenses. La de este próximo jueves, 16 de julio, será la primera en democracia. Un homenaje solemne, de poco más de media hora, presidido por los Reyes, y que pretende "despedir y reconocer", según el diseño de la Moncloa, a las víctimas del covid-19 y a sus familiares y a todos aquellos que han luchado para combatir el virus y sostenido el país con su trabajo en los meses más difíciles que se recuerdan. El tributo tendrá lugar en la plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid, ante unos 500 invitados (400 confirmados), entre afectados, representantes de la sociedad civil y de los servicios esenciales, confesiones religiosas y poderes del Estado. Acudirá no solo el Gobierno de España en pleno, sino también todos los presidentes autonómicos, las cabezas de las tres instituciones europeas (Comisión, Consejo y Parlamento Europeo), de la OMS, de la ONU y de la OTAN, y hasta los exjefes del Ejecutivo, salvo Felipe González.

Ese es uno de los mensajes que el Gobierno de Pedro Sánchez quiere trasladar con esta ceremonia civil de este jueves, inédita en la historia reciente: un acto de "unidad de todos los poderes del Estado" en comunión con la sociedad civil, porque ha sido ella la que ha tenido un "comportamiento ejemplar" durante toda la lucha contra la pandemia. Unidad también para reconfortar a los familiares de los más de 28.400 víctimas confirmadas por coronavirus, a los que han sufrido la enfermedad y la han superado o aún la combaten, a los que no han podido despedir a sus seres queridos. "Nos despedimos todos y juntos", insistieron este martes fuentes del Ejecutivo, que detallaron por la tarde el operativo y el diseño del homenaje que arrancará este jueves a las 9:00 y de cuya señal institucional se encargarán RTVE y la Agencia EFE. Asimismo, se busca transmitir "energía" y "ánimo" a una sociedad "fuerte y solidaria" como la española.

Solo intervendrán Felipe VI, un hermano de un periodista fallecido por el covid residente en Madrid y una enfermera del Vall d'Hebron de Barcelona


El acto tendrá matiz ecuménico, será austero, corto y se pretende que sentido. Solo intervendrán tres personas en él: un hermano de un periodista fallecido por el covid, de Madrid, y una enfermera del hospital Vall d'Hebron de Barcelona. Hombre y mujer, allegado y trabajadora en primera línea de frente, como símbolos del combate contra el virus y de las dos ciudades más azotadas por él. La única autoridad que tomará la palabra es el Rey, que cerrará el tributo. Arroparán el homenaje una pieza musical de Brahms y la lectura del poema 'Silencio', de Octavio Paz, a cargo del actor José Sacristán, además del himno nacional.

Pero el recuerdo de las víctimas del covid-19 no concluirá este jueves, ya que el Gobierno convocará en breve un concurso internacional de ideas para erigir un monumento en Madrid de tributo a todas ellas, monolito que podrán replicar las comunidades que lo deseen en sus capitales autonómicas. El Consejo de Ministros aprobará próximamente la entrega de las medallas al mérito civil a todos los que han dado su vida en la lucha contra esta pandemia (sanitarios, agentes...).

Estas son las claves de la ceremonia de este 16-J, diseñada bajo la batuta de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo; el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver:

¿Cuáles son las coordenadas del acto?

El homenaje se celebra el jueves en la plaza de la Armería del Palacio Real, y arrancará a las 9:00. En el exterior, para evitar todo peligro de contagio, y muy pronto por la mañana, para escapar de los rigores de las altas temperaturas veraniegas de Madrid. La ceremonia estará presidida por los reyes Felipe y Letizia, que con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, ocuparán un lugar de honor en el patio principal de palacio. Ondearán la enseña nacional y las banderas de las 19 comunidades y ciudades autónomas, de la UE, de la ONU y de la OTAN.

El foco del acto se hallará en el centro de la plaza, donde se ubicará, entre las farolas isabelinas, un pebetero con una llama que recordará a las víctimas del covid. En torno a él se organizarán los invitados de manera circular, siempre guardando la distancia de seguridad. La ceremonia será narrada por la periodista de TVE Ana Blanco, presentadora del 'Telediario 1', y tanto los saludos como las despedidas se realizarán en las distintas lenguas oficiales de España (castellano, catalán, euskera y gallego) y de la UE (inglés y francés).

Los Reyes, sus hijas y los dos intervinientes ocuparán un lugar de honor. En el centro, un pebetero en recuerdo de todas las víctimas

¿Qué tres personas intervendrán?

Solo tomarán la palabra el hermano de un periodista fallecido por coronavirus, de Madrid; una enfermera trabajadora del hospital Vall d'Hebron, de Barcelona, y, de cierre, el Rey. El Gobierno no quiere difundir aún los nombres de los dos primeros para que puedan estar tranquilos antes de su intervención del jueves. Ese mismo día se conocerá su identidad, pero son personas "anónimas" que se han prestado a ser portavoces de los que han sufrido directamente el coronavirus, de esa sociedad civil que ha padecido la pandemia: él, por la muerte de un familiar, y ella, por cuidar a los enfermos que casi saturaron los hospitales en el pico del covid.

Los dos leerán un texto que han redactado ellos mismos sin carga política ni institucional, subrayan en el Ejecutivo, para que sea representativo de todos. No tomará la palabra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que tampoco hará declaraciones al finalizar la ceremonia, a las puertas de palacio, como sí podrán hacer todas las autoridades o miembros de la sociedad civil presentes.

Pedro Sánchez y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, el pasado 24 de junio en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, el pasado 24 de junio en el Congreso. (EFE)

¿Quiénes asistirán?

El Gobierno ha cursado "algo más de 500 invitaciones". Por ahora, ya tiene a más de 400 ratificados, aunque se siguen recibiendo confirmaciones. "No habrá problemas" de aglomeraciones por las dimensiones de las plazas y la disposición de las sillas en los círculos concéntricos. Fuentes de la Moncloa explicaron que tres quintas partes de los asistentes serán víctimas y familiares (unos 100) y representantes de la sociedad civil. El Ejecutivo ha reclamado a las CCAA que elijan cuatro víctimas o allegados de sus territorios, y también ha pedido la colaboración de las delegaciones del Gobierno.

Estarán todos los poderes del Estado, todos los presidentes autonómicos, familiares, víctimas, trabajadores esenciales, empresas, sindicatos...

En ese cupo de tres quintas partes se hallan también profesionales sanitarios y representantes de organizaciones empresariales, sindicales o de empresas que no pararon durante la pandemia o que prestaron ayuda —caso de Inditex, representada por su presidente, Pablo Isla— o trabajadores de los servicios esenciales que sostuvieron el país en plena emergencia (agricultores, basureros, cocineros, farmacéuticos, periodistas, cajeros, reponedores, científicos, trabajadores de imprenta, profesores, 'riders', empleados del SEPE, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuidadores de las residencias de mayores...). Solo tendrán obligación de ir uniformados los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado (estarán presentes todos los cuerpos policiales, estatales o autonómicos) o del Ejército. Los profesionales (sanitarios, por ejemplo) no tienen por qué ir con su vestimenta corporativa. No hay código de vestuario.

Fuentes del Ejecutivo señalaron que el único criterio dado a las CCAA a la hora de seleccionar a sus invitados fue que sus presidentes se hicieran acompañar de víctimas o familiares y de profesionales o miembros de la sociedad civil que fueran representativos. Además, el Gobierno y la Casa Real han atendido las peticiones de asistencia formuladas por sectores, organizaciones, sindicatos o empresas significativos, no tramitadas a título individual, sino en nombre de un colectivo, porque si no el listado habría sido infinito.

Los dos quintos restantes de los invitados son representantes de las instituciones, empezando por la familia real —los Reyes y sus hijas, pero no los eméritos—, el Gobierno en pleno, todos los poderes del Estado (las presidentas de Congreso y Senado, Meritxell Batet y Pilar Llop, y los jefes del Tribunal Constitucional y del Supremo), todos los presidentes autonómicos —incluido el catalán, Quim Torra, y el lendakari, Iñigo Urkullu—; el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero; el regidor de la capital, José Luis Martínez-Almeida, que ejercerá de anfitrión; los líderes y portavoces de todos los grupos (salvo Vox, que ha declinado la invitación); embajadores de distintos países, y todos los expresidentes del Gobierno salvo Felipe González —que ha excusado su asistencia—.

El Ejecutivo confiere mucha importancia, por la "deferencia" con el país y de la sociedad española, a la presencia de los presidentes del Parlamento Europeo, David Sassoli; del Consejo, Charles Michel, y de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell; el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg; y el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT, agencia de la ONU con sede en Madrid), el georgiano Zurab Pololikashvili. Sánchez cenará con ellos la víspera en la Moncloa.

Acudirán los presidentes del Parlamento, el Consejo y la Comisión Europea, el alto representante de la UE y los jefes de la OMS, la OMT y la OTAN

Solo los Reyes y sus hijas y el hermano del periodista y la enfermera del Vall d'Hebron ocuparán un lugar preeminente en la plaza. El primer anillo concéntrico será ocupado por los miembros del Gobierno, las autoridades internacionales y los presidentes autonómicos. Las dos siguientes filas de asientos están reservadas para la sociedad civil y a continuación el resto de invitados sin un protocolo especial.

¿Cómo será el acto?

Los invitados irán llegando antes de la hora prevista de arranque de la ceremonia (9:00). Los últimos en acceder a la plaza de la Armería, y lo harán desde la entrada principal del Palacio Real hasta conducirse por el interior al patio, serán las autoridades. Con la llegada del Rey, la Orquesta y Coro de RTVE interpretará el himno nacional. A continuación, se encenderá el pebetero en honor a las víctimas caídas.

Primero intervendrá el hermano del periodista fallecido y posteriormente la enfermera de Barcelona. Posteriormente, la Orquesta de RTVE interpretará 'Geistliches Lied' ('Canción del espíritu'), de Johannes Brams. Mientras suena, cada autoridad se acercará al pebetero para hacer la ofrenda floral. Cada uno de los representantes institucionales irá acompañado de un miembro de la sociedad civil. Es decir, que por parejas se acercarán al pebetero y depositarán una rosa blanca en señal de homenaje. Cada uno partirá de zonas opuestas del círculo para que no haya problemas de distancia ni de aglomeración. El Rey se aproximará acompañado de los dos intervinientes.

Durante la ofrenda floral, la Orquesta de RTVE interpretará una pieza de Brahms. Después hablará el Rey y Pepe Sacristán recitará un poema de Paz

Cuando concluya la ofrenda y la pieza de Brahms, intervendrá el Rey. Al término, el actor Pepe Sacristán recitará, a través de una grabación, el breve poema 'Silencio' de Octavio Paz. Se ha elegido al escritor mexicano, premio Nobel de Literatura, como gesto de conexión con América, el continente que sufre ahora mismo el pico de la pandemia. Después seguirá un minuto de silencio y habrá concluido una ceremonia que, en conjunto, durará unos 35 minutos, según los cálculos del Gobierno.

Todos los invitados, salvo cuando estén sentados, habrán de portar mascarilla (también cuando el homenaje haya concluido y tengan que desalojar la plaza). Habrá geles hidroalcohólicos por todo el espacio. También los representantes de los medios deberán guardar en todo momento la distancia de seguridad y evitar concentraciones. "Para todos será una prueba de comportamiento, para que nadie se salte las normas", señalan desde la Moncloa.

En la ceremonia, según indicaron fuentes del Ejecutivo, no se entrará en cuántos han sido los fallecidos en España por coronavirus, para evitar la discusión política. Desde el punto de vista epidemiológico, el Gobierno contabiliza los confirmados por PCR, aunque asume que la cifra final solo se conocerá cuando se haya vencido a la pandemia. Se tratará, pues, de un homenaje para recordar a todos los muertos por el covid-19, a quienes lo han sufrido y a quienes han mantenido en pie el país.

Los Reyes y sus hijas saludan a las autoridades y a Pablo Casado, líder del PP, antes del funeral católico por las víctimas del covid, el pasado 6 de julio en la catedral de la Almudena de Madrid. (EFE)
Los Reyes y sus hijas saludan a las autoridades y a Pablo Casado, líder del PP, antes del funeral católico por las víctimas del covid, el pasado 6 de julio en la catedral de la Almudena de Madrid. (EFE)

¿Estarán todos los partidos?

El Gobierno ha invitado a todas las formaciones políticas con representación parlamentaria en Congreso y Senado. Vox ya anticipó que no participaría en la ceremonia, hecho que fuentes del Ejecutivo ven "inentendible e inaceptable" en un momento en el que la situación demanda "unidad". "Van a estar todas las Administraciones, todos los poderes del Estado, con la presidencia de los Reyes. No es entendible que Vox no esté, es reprobable y no se puede explicar. Quizá jamás hayamos visto nunca una imagen como esta y no habrá otra más en un país que tiene que despedir a miles de compatriotas", denunciaban las mismas fuentes de la Moncloa.

El Gobierno califica de "inaceptable y reprobable" que Vox haya declinado la invitación, cuando estarán todos los poderes y todas las confesiones

¿Estarán mandatarios extranjeros?

No. El Ejecutivo no ha querido "poner en un brete" a los dignatarios de otros países. Pero el presidente sí quiso invitar a los representantes de las instituciones europeas, porque el Viejo Continente ha sido castigado fuertemente por el virus. Todos respondieron positivamente. La Moncloa destaca que el de España es el primer homenaje a las víctimas y a los profesionales que han combatido la pandemia. Francia les rindió tributo este martes, pero como parte de la Fiesta Nacional del 14 de julio.

¿Estarán representadas todas las confesiones?

Sí. La Iglesia católica estará representada no por su nuevo presidente, el cardenal Juan José Omella, que no puede desplazarse a Madrid por una cuestión personal, sino por el secretario general, Luis Argüello, y su vicepresidente, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. Se ha invitado a todas las confesiones acreditadas en España, y acudirán los representantes de budistas, ortodoxos, mormones, testigos de Jehová, musulmanes, judíos o evangélicos. El acto tendrá un carácter ecuménico. No exclusivamente católico, como ocurría hasta ahora.

Charles Michel, David Sassoli y Ursula von der Leyen, el pasado 31 de enero en Bruselas. (EFE)
Charles Michel, David Sassoli y Ursula von der Leyen, el pasado 31 de enero en Bruselas. (EFE)

¿Habrá declaraciones públicas?

Una vez concluida la ceremonia, las autoridades e invitados que quieran dirigir un mensaje a los medios podrán hacerlo en el espacio dispuesto en la calle de Bailén, en la fachada principal del Palacio Real. No habrá pie de micro para que ese momento no se alargue en exceso.

¿Qué coste tendrá el homenaje?

Unos 22.000 euros, según los cálculos de la Moncloa. La mayor parte responde a la necesidad de sufragar el transporte y el alojamiento de una noche de las personas que van a desplazarse a Madrid. El resto se debe a los gastos de logística (desde entarimados a mascarillas).

Habrá un concurso para erigir un monumento en Madrid y el Gobierno entregará medallas al Mérito Civil a los que murieron combatiendo la pandemia

¿Acabará aquí el tributo?

No. El Ministerio de Cultura y Deporte convocará un concurso de ideas internacional para que se erija en Madrid un monumento de recuerdo a las víctimas. Las CCAA que lo deseen podrán pedir una réplica del mismo para las capitales de sus regiones.

Sánchez ejercerá de anfitrión la víspera y mantendrá una cena de trabajo con las autoridades extranjeras desplazadas a Madrid

Además, el Consejo de Ministros concederá medallas al Mérito Civil a título póstumo a los profesionales que han dado su vida combatiendo la pandemia. En particular, sanitarios y profesionales de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El Gobierno está aún recibiendo la relación pormenorizada de nombres por parte de las CCAA.

¿Por qué una cena previa en la Moncloa?

Dado que el homenaje comienza a las 9:00, las autoridades (y el resto de invitados) deberán llegar a Madrid la víspera. Sánchez ejercerá de anfitrión y recibirá el miércoles por la noche a las autoridades extranjeras para agradecerles su presencia y compartir con ellos una cena de trabajo. No hay que olvidar que esta es una semana clave para España, puesto que se juega el fondo de recuperación europeo, que se debatirá en el Consejo que arrancará al día siguiente en Bruselas. El líder del Ejecutivo concluye este miércoles una minigira intensa tras la que habrá despachado con los primeros ministros de Holanda y Suecia —dos de los países 'frugales'—; la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios