denuncian que muchos que llegaron no servían

Las UCI necesitan "3.800 respiradores con unos requisitos mínimos" ante un rebrote

Tuvieron que intentar salvar vidas "con ventiladores de anestesia" o que ni podían "modificar el flujo del gas". Ahora exigen en un documento estar preparados y "una gestión centralizada"

Foto: Personal médico visitando a un paciente. (Carmen Castellón)
Personal médico visitando a un paciente. (Carmen Castellón)

"Durante la pandemia del covid-19 ha sido necesario el empleo de ventiladores destinados a anestesias o respiradores de traslado, incluso respiradores de ventilación mecánica domiciliaria" que, por supuesto, "no cumplen con los requerimientos mínimos necesarios para un respirador de Ventilación Mecánica Invasiva de UCI". Así lo denuncian los médicos y enfermeros responsables de los cuidados intensivos en su último documento con el que exigen a las autoridades sanitarias, ante un posible rebrote, "una gestión centralizada" que garantice, al menos, "3.800 respiradores adecuados ante posibles pandemias futuras".

Uno de los muchos problemas que se han vivido en las UCI españolas —y de buena parte del mundo— en los días más duros de la pandemia, cuando los Servicios de Medicina Intensiva (SMI) estaban al borde del colapso, era la escasez de respiradores o equipos de ventilación mecánica invasiva, imprescindibles para mantener con vida a los enfermos críticos a los que el covid destrozaba los pulmones. Casi nueve de cada 10 pacientes ingresados en las UCI con covid los necesitaba. "La escasez de dispositivos para la realización de ventilación invasiva en esta pandemia" obligó a los médicos a usar "ventiladores de anestesia, ventiladores de traslados e incluso ventiladores diseñados para no invasiva".

"Es necesario que los respiradores cumplan unos requisitos mínimos" tan básicos como poder "ventilar a pacientes de todos los tamaños" o "poder modificar la frecuencia respiratoria", reclaman

Así lo denuncia la Sociedad Española de Medicina Intensiva y la de Enfermería en su plan conjunto de desescalada en el que, además de desvelar cómo han tenido que trabajar en las UCI por la falta de recursos, reclaman y advierten a las autoridades políticas de lo que necesitan para poder afrontar una nueva pandemia en condiciones. En primer lugar —y al igual que hacen al reclamar un registro nacional de UCI para que no haya CCAA con camas libres mientras otras estaban saturadas— exigen "poder disponer de una gestión centralizada" de los respiradores. Al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, la oposición le llegó a afear en la Cámara gallega que prestara respiradores a Madrid en aquellas fechas.

Recuerdan que durante las semanas más agónicas de marzo "han llegado a los hospitales ventiladores mecánicos a través de distintas vías: mediante compra directa, compra centralizada, cesiones y donaciones", y reclaman que "los hospitales deben tener planes para obtener suministros adicionales en coordinación con otros hospitales cercanos, proveedores farmacéuticos y autoridades de salud regionales y nacionales".

Ante un posible rebrote, y bajo el capítulo del Plan "Requerimientos mínimos de equipos de ventilación mecánica invasiva", los profesionales de las UCI advierten de que "todas las camas de UCI deberían contar con un equipo de ventilación mecánica invasiva". En su plan recuerdan que en el pico de ocupación de la pandemia permanecieron ingresados en toda España de manera simultánea 4.461 pacientes. Si "el 85% de ellos —según datos preliminares— necesitaron ventilación mecánica invasiva" para poder salir adelante, los responsables médicos avisan que ante una nueva pandemia "la necesidad de equipos VMI —respiradores— de forma simultánea es de alrededor de 3.800".

"En la pandemia ha sido necesario el empleo de ventiladores destinados a anestesia o respiradores de traslado, incluso respiradores de ventilación mecánica domiciliaria readaptados..."

Pero no quieren tener que volver a improvisar e intentar salvar la vida de los pacientes con equipamientos que no son los adecuados. "Es necesario —recuerdan— que los equipos de ventilación mecánica invasiva cumplan unos requisitos mínimos". Algunos tan básicos como "la capacidad de ventilar a pacientes de todos los tamaños", "proporcionar diferentes patrones de ventilación", "poder modificar el flujo de gas o la frecuencia respiratoria" o algo tan evidente como "la monitorización precisa y fiable del rendimiento respiratorio del paciente". Problemas —y otros muchos que ponen negro sobre blanco en el documento— con los que, denuncian, han tenido que lidiar en las UCI durante la pasada pandemia.

¿Por qué? Porque, como desvelan en el plan de desescalada, "durante la pandemia ha sido necesario el empleo de ventiladores destinados a anestesia o respiradores de traslado, incluso respiradores de ventilación mecánica domiciliaria readaptados para su uso en pacientes con necesidades de ventilación mecánica invasiva". Por ejemplo, los ventiladores para anestesia "fueron diseñados originariamente para sustituir la ventilación de pulmones sanos y durante un breve periodo de tiempo", algo muy distinto a lo que sucedía en las UCI en marzo y primeros de abril, donde luchaban por dar oxígeno a "pulmones con condiciones patológicas y durante periodos de tiempo prolongados, lo que hace que las características difieran de forma significativa".

También 'stock' de medicamentos

Por todo ello, recuerdan que "estos dispositivos, tanto los equipos de anestesia como los demás ventiladores, no cumplen con los requerimientos mínimos necesarios para un respirador de ventilación mecánica invasiva de UCI, por lo que es necesario disponer del equipamiento adecuado en este aspecto ante posibles pandemias futuras".

Además, y para prevenir problemas de abastecimiento tanto en estos equipos como en material fungible, medicamentos o Equipos de Protección Individual, los médicos y enfermeros de las UCI recomiendan "una planificación de 96 horas de función autónoma sin reabastecimiento", es decir, mantener un 'stock' suficiente "para atender a los pacientes y al personal existente" al menos durante cuatro días. Igualmente, reclaman "garantizar un 'stock' de farmacia adecuado para dar respuesta a nuevos brotes". Y detallan los fármacos que más demanda tuvieron en los hospitales en la pasada pandemia: inmunomoduladores, antifúngicos, sedantes, relajantes neuromusculares, nutrición parenteral, vasodilatadores, antihipertensivos, anticoagulantes y antibióticos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios