El Gobierno se abre a que la estancia en cada fase se acorte y se acelere la desescalada
  1. España
EN ESTUDIO LA MOVILIDAD ENTRE PROVINCIAS

El Gobierno se abre a que la estancia en cada fase se acorte y se acelere la desescalada

El ministro de Sanidad apunta que se está "estudiando" si hay opciones de "modificar" la regla de que cada unidad territorial permanezca en cada etapa 14 días por el periodo de incubación del virus

Foto: El Gobierno se abre a que la estancia en cada fase se acorte y se acelere la desescalada
El Gobierno se abre a que la estancia en cada fase se acorte y se acelere la desescalada

La regla era que cada provincia, isla o unidad territorial debía permanecer un mínimo de 14 días en cada fase de desescalada, porque ese es el periodo máximo de incubación estimado del coronavirus, el tiempo en que se tarda en visualizar si las medidas de relajación provocan o no un nuevo rebrote. Era la norma... hasta ahora. El Gobierno, sin embargo, se abre a estudiar que el tránsito en cada etapa de transición se acorte, lo que llevaría a que la llegada a la nueva normalidad se produciría antes de lo programado. Quizá entre dos o tres semanas antes.

"El plan de transición establece que hay que permanecer un periodo de 14 días en cada una de las fases. De todas formas, en función de cómo evolucione la epidemia en cada una de las unidades territoriales, vamos a estudiar si hay opciones de modificar esto. De momento, lo que hay vigente es lo que en su día se acordó [14 días] y que la voluntad del Gobierno es aplicar el estado de alarma allí donde sea necesario el mínimo tiempo necesario. Por tanto, vamos a ir viendo cómo evoluciona la situación epidemiológica de cada unidad territorial y vamos a ir tomando las decisiones oportunas", señaló en rueda de prensa este domingo el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras la undécima conferencia de presidentes autonómicos, que dirigió, una vez más, Pedro Sánchez.

Illa había sido preguntado por la posibilidad de recortar la estancia en cada fase, y su respuesta fue diáfana. Hasta ahora, el ministerio solo admitía una progresión rápida de etapa, inferior a las dos semanas, en casos "muy excepcionales", como de hecho reiteró el pasado viernes. Andalucía pedía (y lo reiteró este domingo) que Granada y Málaga se acompasaran al resto de la comunidad y saltaran al segundo estadio, y Madrid amagó con reclamar esta semana que el cambio a la fase 2 se produjera el 1 de junio, aunque finalmente demandará "adelantos". Y el cántabro Miguel Ángel Revilla cree que hay que marchar con acelerar en la salida para que la pandemia no sea también económica. De modo que lo enunciado por Illa es un nuevo giro del Ejecutivo, en consonancia con la evolución epidemiológica favorable del coronavirus, pero también con las presiones de las comunidades autónomas para ir más deprisa y con las dificultades que está teniendo Pedro Sánchez para amarrar las últimas prórrogas del estado de alarma, sin que esté claro aún que vaya a pedir al Congreso una sexta ampliación.

Sanidad también valora autorizar la movilidad entre provincias antes de que se alcance la nueva normalidad, como lo era programado inicialmente


No es el único cambio que valora Sanidad. También estudia qué hacer con los desplazamientos entre provincias. Este domingo, presidentes de distingo signo como Alberto Núñez Feijóo (PP), Emiliano García-Page (PSOE) o Guillermo Fernández Vara (PSOE) reclaman, con mayor o menor fuerza, que se permitan el libre movimiento dentro de sus comunidades. Illa subrayó, durante la rueda de prensa que compartió con la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que la movilidad entre unidades territoriales —provincias, islas o áreas sanitarias— no está permitida hasta que "no se alcance la nueva normalidad", tal y como se indicaba en el plan original [aquí en PDF]. No obstante, agregó, "vamos a ir viendo cómo evoluciona la epidemia y vamos a escuchar, en este marco de cogobernanza [con las CCAA], de corresponsabilidad, de codecisión, las propuestas que nos hagan llegar". Esta segunda cuestión está, por tanto, también en estudio.

Sanidad abre la posibilidad de acortar la permanencia de 14 días en una fase

En el diseño original, se decía literalmente esto: "Con carácter general, hasta alcanzar la nueva normalidad, que se consigue al superar la fase 3, no se permitirá viajar a provincias diferentes a aquella en la que se resida, salvo por las causas justificadas. Una vez en la etapa de nueva normalidad, se podrá viajar entre provincias cuando ambas hayan superado la fase 3". El giro es claro. El ministro apuntó, en este sentido, que la desescalada es un proceso "gradual, simétrico y flexible", el que se escruta el ritmo de evolución del covid-19 en cada unidad territorial.

Foto: Urkullu reprocha a Sánchez su pacto con Bildu para la alarma: es "desconcertante"

"Si nada se tuerce"

Con estas aclaraciones de Illa desde la Moncloa, se interpretan mejor las palabras de Sánchez ante los presidentes autonómicos en su discurso inicial de este domingo. Él mismo dijo que la perspectiva que maneja el Gobierno es que "a finales de junio, principios de julio, todo el país recupere la libertad de movimiento", a fin de que los ciudadanos ya puedan disfrutar de sus vacaciones a partir de julio, como ocurrirá con el turismo extranjero. Por ello, la ministra de Industria, Reyes Maroto, convocará un consejo interterritorial específico de turismo, a fin de que Ejecutivo y CCAA construyan el "consenso" para preparar la temporada. El objetivo es tener disponibles unos protocolos con las medidas de seguridad necesarias para garantizar un regreso "seguro a la normalidad". Algo "importante", recalcó, puesto que se juegan muchos puestos de trabajo y de empresas.

El presidente asegura a las CCAA que prevé que la mayor parte del país recupere la movilidad y salga de la alarma a finales de junio-primeros de julio

El Gobierno sigue considerando la alarma como el único instrumento jurídico válido para restringir la movilidad y el derecho de reunión e impedir la propagación del virus. Sánchez aseguró, ante los presidentes, que, "si nada se tuerce, muchas CCAA estarán fuera del estado de alarma a lo largo de los próximos días y la totalidad del país estamos convencidos de que podrá estarlo a fínales de junio y principios de julio". En principio, la programación era que las cuatro islas que llevan la delantera (Formentera en Baleares y La Graciosa, El Hierro y La Gomera en Canarias) alcanzasen la nueva normalidad (y, por tanto, saliesen de la alarma) el 15 de junio, y la mitad de España que entra este lunes en fase 2, el 22. Los puntos más rezagados son Madrid, Barcelona y Castilla y León, que concluirían la desescalada el 5 de julio.

¿Cómo garantizar un turismo libre de covid-19?

La última prórroga ya incorporó la novedad de que los territorios que acabaran la transición fueran saliendo de la alarma. Esta se levantaría de manera "asimétrica", por tanto. La novedad que aportó este domingo es que se estudia ya acelerar la desescalada, recortando el tiempo de permanencia en cada fase. Ese ajuste haría que el Gobierno necesite de la cobertura de la alarma menos tiempo. El segunto punto es que se podría autorizar la movilidad interprovincial antes de lo previsto, lo que contribuiría a dinamizar el turismo nacional e internacional.

Foto: Sánchez da luz verde al turismo, el ingreso mínimo y LaLiga y decreta un luto de 10 días

11,5 días de incubación

José Martínez Olmos, exdiputado y exsenador socialista y médico especialista en Salud Pública y Medicina Preventiva y secretario general de Sanidad bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (2005-2011), cree que la flexibilización deslizada este domingo por Illa tiene toda lógica, y de hecho lo llevaba comentando en días anteriores en La Sexta. Si el número de contagios y muertes sigue bajando día a día, es un planteamiento "racional", porque "la gestión de la pandemia puede ser dinámica". "Es cierto que se habla de 14 días de incubación del virus, pero ese es el periodo máximo". El ex número dos del ministerio recuerda que en la última actualización de la información científico-técnica del covid, publicada el pasado 18 de mayo por Sanidad [aquí en PDF], se dice que "el periodo de incubación mediano es de 5-6 días, con un rango de 1 a 14 días. El 97,5% de los casos sintomáticos se desarrollan en los 11,5 días tras la exposición".

Martínez Olmos cree que es razonable acelerar la transición porque la pandemia evoluciona bien y está bajo control y vigilancia diaria en España

Por tanto, sigue Martínez Olmos, "como ahora hay una vigilancia continua, tenemos datos de los últimos 14 y siete días". "Las observaciones, por tanto, se van acumulando para saber si hay disminución real o no de casos. Y la presión asistencial ahora mismo es muy baja. La clave es que no haya más casos y que se detecten y aíslen precozmente, como se ha hecho con Totana". Este municipio murciano, como publicó este domingo el BOE, permanecerá en fase 1 (y no salta a la 2, como el resto de la comunidad autónoma), justo por un pequeño rebrote. "Aprovechar que las cosas van bien es inteligente, siempre que haya un compromiso de reevaluación constante por si hay que frenar. Eso puede ayudar a que se abra el turismo antes, y es algo muy importante porque el resto de países compiten por ese mercado", abunda. El recorte podría suponer ganar "dos o tres semanas", "vitales", agrega, para un sector muy castigado. Martínez Olmos también aprueba que se abra la mano con la movilidad interprovincial, salvo excepciones como Madrid o Barcelona que podrían ser gestionadas con las leyes sanitarias vigentes (sin recurrir a la alarma) y controladas por las autoridades autonómicas.

Sánchez pide a las CCAA que potencien el turismo nacional

No obstante, de fondo hay una razón política, conviene una fuente conocedora del funcionamiento de Sanidad: si no estuviera tan agobiado Sánchez por la oposición y las CCAA, cada vez más reticentes a una prórroga y más insistentes para reactivar la economía con agilidad, no tendría el incentivo para acelerar la desescalada. "Nos abocamos a un escenario en el que quizá no sea imprescindible la alarma y que puedes argumentar por razones de salud pública, dada la buena evolución de la pandemia", remacha.

Montero llama al PP a "reflexionar" si hay que votar una sexta prórroga

Entretanto decide, el Gobierno sigue presionando al PP, para visualizar que su oposición complica todo. Montero llamó así a los populares a que "reflexionen" y "dejen de estar instalados en el no". Porque si los conservadores no se mueven, arguyó, el Ejecutivo ha de "estrechar la capacidad de consenso para que otras fuerzas políticas voten". Y eso ocurrió el miércoles en el Congreso, dijo la portavoz. La ministra recordó que la alarma no es ningún "proyecto político", ni ningún "capricho". "A nadie le gusta tener que decretar el estado de alarma, ni a los que lo solicitamos, ni a quienes lo votan. Es un ejercicio de pura responsabilidad de país", mantuvo.

Coronavirus María Jesús Montero José Luis Rodríguez Zapatero Medicina Baleares Alberto Núñez Feijóo Málaga Formentera Emiliano García-Page Conferencia de Presidentes Autonómicos Moncloa Canarias Sanidad Sanidad madrileña Sanidad pública Ministerio de Sanidad Pedro Sánchez Salvador Illa Guillermo Fernández Vara
El redactor recomienda