Madrid rompe los puentes con Sanidad tras quedar rezagada por el retraso en detección
  1. España
CHOQUE TOTAL ENTRE ADMINISTRACIONES

Madrid rompe los puentes con Sanidad tras quedar rezagada por el retraso en detección

La Comunidad habla abiertamente de "decisión arbitraria" y se opone a la decisión de Sanidad, que cree indispensable consolidar la detección precoz en la atención primaria para avanzar

Foto: Madrid rompe los puentes con Sanidad tras quedar rezagada por el retraso en detección
Madrid rompe los puentes con Sanidad tras quedar rezagada por el retraso en detección

El enfrentamiento entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Sanidad parece insalvable. Tras recibir otra negativa para avanzar en la desescalada, la región permanecerá en fase 0 —aunque con algunos alivios para la reactivación económica, por lo que puede hablarse de una etapa 0,5— como mínimo, otra semana más. Y todo ello a pesar de la insistencia mostrada por la Administración autonómica, que no solo afirma estar "preparada" para pasar al siguiente nivel, sino que tilda de "ataque político" la decisión del Gobierno central.

El entorno de Isabel Díaz Ayuso lo enmarca en la "campaña" que está sufriendo su Ejecutivo en los últimos días, mientras que el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, habla abiertamente de "decisión política sin criterio técnico". Los puentes están rotos hasta el punto de que la Comunidad pedirá formalmente un informe por escrito con los criterios objetivos para denegarles el pase, y no descarta acciones legales contra el Gobierno "en caso de no recibirlo" o de comprobar que "se haya perjudicado deliberadamente a los ciudadanos" de esa autonomía. En el Ejecutivo central, aunque admiten que Ayuso busca el "choque frontal", creen que no se han volado todos los cauces de diálogo, ya que al consejero regional, Enrique Ruiz Escudero, "le interesa" mantener la interlocución con Sanidad.

Aunque el ministro Salvador Illa rehusó explicar el choque evidente entre administraciones, el responsable del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, sí reconoció abiertamente que se había producido un fuerte debate, "una discusión importante" entre autoridades.

Consulte aquí en PDF el informe del Ministerio de Sanidad sobre la Comunidad de Madrid de 15 de mayo.
Consulte aquí en PDF el informe del Ministerio de Sanidad sobre la Comunidad de Madrid de 15 de mayo.

El incendio va agrandándose, y Madrid no es una región menor: Ayuso es el principal referente institucional de Pablo Casado, quien apostó por ella y la lanzó, y su Gobierno es utilizado como ariete contra Pedro Sánchez.

Más allá del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que Sanidad celebra cada viernes con las CCAA, Illa habló por teléfono con el consejero Ruiz Escudero a lo largo de la tarde. No hubo un encuentro bilateral como había mencionado Ayuso el día anterior, sino una llamada "de apenas tres minutos" que tampoco sentó bien en la Comunidad. Ese fue el colofón de un día intenso, con más intercambio de documentos y de conversaciones entre los técnicos, tal y como confirman fuentes de Sanidad.

En realidad, desde el jueves era un hecho que Madrid no progresaría de nivel. La presidenta regional ya lo avanzó tras el primer encuentro con el ministerio. "No parece estar dispuesto a que pasemos a la fase 1", se quejaba Ayuso la víspera de San Isidro, sin que la decisión todavía estuviera tomada en la Moncloa. Pero el viernes se confirmó y se abordó en la reunión del comité de desescalada, que preside el propio Sánchez. A pesar de los "impresionantes avances", en palabras de Simón, la Comunidad todavía no estaría preparada para dar el salto.

La fase 0,5: la etapa cero, pero más permisiva para Madrid

Los argumentos del Ejecutivo central remarcan que en el proceso de desescalada el factor clave es la detección precoz, para aislar y hacer seguimiento de los contactos a través de la atención primaria, la unidad médica más importante en este periodo. Según fuentes de Sanidad, hace solo "dos días" que la región madrileña comenzó a reforzar la actividad de los centros de salud, por lo que entienden que es necesario "consolidar" el sistema de detección para que pueda empezar a visualizarse su capacidad real de diagnóstico. Sin esa garantía, "y no solo promesas", el ministerio prefiere permanecer en la prudencia. La Moncloa no deja de recordar que precisamente fue la atención primaria el nivel asistencial "que más recortes sufrió durante la crisis".

El Ejecutivo señala que hace apenas dos días que la región empezó a reforzar la atención primaria, la gran víctima de los "recortes" del pasado


Además, el Gobierno central también insiste en que se trata de la comunidad autónoma con mayor nivel de transmisión y mayor incidencia en la pandemia. No solo ha registrado el mayor número de personas afectadas (66.005, casi un tercio del total, 230.183), sino que también acumula las cifras más elevadas de ingresos hospitalarios, en UCI y fallecidos. Que sea la comunidad autónoma con mayor densidad de población de todo el país —especialmente la propia capital— favorece también una elevada tasa de contacto entre personas, con lo que aumenta la probabilidad de transmisión del covid-19. Además, aduce el Gobierno, Madrid es nodo central de la movilidad de todo el país, por lo que el riesgo de propagación de la enfermedad crece, lo que obliga a ser prudentes. Son las "circunstancias particulares" a las que apuntaba Simón, a pesar del esfuerzo y de los avances logrados.

Foto: España salta a fase 1 salvo la Comunidad de Madrid, Barcelona y parte de Castilla y León

Madrid no lo ve: "Es una decisión arbitraria"

Además, el director del CCAES apuntó que ha habido en Madrid "un número muy importante de casos no detectados" que aún podrían estar contagiando la enfermedad. Añadió que no es un "número bajo dado el volumen de infecciones que sí se han detectado" en la región. En definitiva, el trato a Madrid o Barcelona, que también seguirá en esa fase 0,5, no puede ser igual al de otras ciudades, porque en ambos puntos la evolución de la pandemia ha sido "explosiva". "Si Madrid tiene un brote", avisó Simón, "afectará probablemente a toda España". Como resumen desde el ministerio: un virus en Madrid es como accionar un ventilador.

Ayuso incide en que Madrid cumple los criterios y ve un "ataque político". "Esta decisión se ha tomado más allá de las puertas del ministerio", aduce

Hay otro elemento que esgrime el Gobierno: el proceso de desescalada es "muy complejo" y requiere que los equipos directivos estén "altamente coordinados". Sin embargo, Madrid acaba de relevar a la dimisionaria directora de Salud Pública, Yolanda Fuentes, por lo que se requiere que la nueva cúpula de la consejería "se asiente y asuma la situación". Por último, Sanidad esgrime que las medidas de flexibilización que se introducen a partir del lunes (y que se publican este sábado en el BOE), que permiten hablar informalmente de esa etapa 0,5, permiten cierto alivio "sin aumentar los riesgos de aglomeración o de aumento de la movilidad". Por eso se da luz verde a la apertura de comercios minoristas hasta 400 metros cuadrados, de bibliotecas o museos bajo ciertas limitaciones, pero no se autorizan ni las terrazas ni los contactos sociales. La transición, reitera el Ejecutivo, no es una "competición" ni un examen, sino un proceso que requiere de la máxima "cautela" y para aterrizar en la nueva normalidad "lo antes posible" es clave "no dar pasos precipitados".

Simón: "En el caso de que Madrid tenga un brote, probablemente afectará a toda España"

Pero todas esas explicaciones, insisten desde la Comunidad, no atienden a criterios reales sanitarios. Según la Administración autonómica, Madrid cuenta con la evolución positiva de todos los marcadores objetivos requeridos, donde además el número de pacientes hospitalizados ha bajado un 86% y los ingresos en cuidados intensivos, un 73%. De hecho, Ayuso asegura que la región "ha abordado y subsanado" estos días la cuestión esgrimida la semana pasada por Sanidad para negar el pase a la fase 1, en referencia a la realización de pruebas PCR. "Hemos ampliado la capacidad a más de 11.000 diarias y estamos en disposición de hacer incluso 15.000", aseguran.

En la Comunidad, de hecho, consideran que la conducta del Gobierno central con Madrid es "arbitraria" e insisten en que en una crisis sanitaria "no pueden prevalecer de ninguna manera" los criterios políticos. "Está claro que esta decisión se ha tomado más allá de las puertas del ministerio. Los mismos que negaban la gravedad de la epidemia el 8-M niegan ahora el cambio de fase a Madrid sin criterios técnicos", concluye la propia Ayuso, que la próxima semana exigirá el informe con los criterios objetivos y solicitará de nuevo el salto de nivel.

Foto: Aguado sobre Ayuso: "Para hacer oposición a Sánchez está el Congreso, no la CAM"

"Se dan con un canto en los dientes"

Illa fue preguntado en varias ocasiones por esta cuestión. Insistió en que el Gobierno cumple "a rajatabla" con las obligaciones de "transparencia", pero no mostró ningún informe, como tampoco lo hizo la semana pasada tras las quejas de varias comunidades, caso de Valencia, gobernada por el socialista Ximo Puig. Al final, acabó abriendo la puerta a que esos documentos puedan trascender si se reclaman: "Los expedientes administrativos serán sometidos a la consideración de quien lo considere, siempre en base a lo que marca la legislación vigente".

Illa evita los reproches y no saca los informes. En el Ejecutivo central creen que la presidenta busca "confrontar", pero la interlocución sobrevivirá

Fuentes del Ejecutivo subrayan que hay informes de evaluación y una resolución escrita, además de un acuerdo (en el mejor de los casos) con cada autonomía, pero "no hay precedentes" de esta situación ni un protocolo de cuál debe ser el flujo de documentos. También recuerdan que la Comunidad de Madrid no ha publicitado tampoco ni los informes que ella redacta ni sus propios expertos del área de Salud Pública, también funcionarios, como los del ministerio. Sin embargo, este sábado, 16 de mayo, mientras estaba en marcha la rueda de prensa de Ayuso en Sol, dio a conocer el informe, de cuatro páginas, sobre Madrid, adelantado por 'El País' [aquí en PDF]. El documento refleja que el Ejecutivo ve insuficientes los avances hechos en atención primaria, PCR y residencias de mayores, uno de los focos de la pandemia. El texto está fechado a 15 de mayo y firmado por la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del ministerio, Pilar Aparicio.

El área metropolitana de Barcelona, Madrid y zonas de Castilla y León no pasan a fase 1

"Ayuso mete bulla, pero en el fondo ellos [el Gobierno regional] se dan con un canto en los dientes con esta fase 0,5 que propuso Barcelona y a la que ahora accede Madrid —apuntan fuentes del Ejecutivo conocedoras de las negociaciones—. Pero la Comunidad juega a todo o nada, porque busca la confrontación y la bronca. Miguel Ángel Rodríguez [MAR, el jefe de Gabinete de la presidenta] juega a hacerla muy famosa, y aprovecha cada oportunidad. Ahora quiere proyectar una afrenta del Gobierno, pero al consejero no le interesa que vuelen los puentes con Sanidad, y a nosotros tampoco".

Illa, en cada comparecencia pública, responde casi con palabras calcadas cada vez que le preguntan por quejas de las comunidades por mala gestión o por decisiones supuestamente arbitrarias: no va a entrar en "reproches". Tampoco lo hizo este viernes, cuando ya se escuchaba la indignación de la presidenta. "Tenemos una relación muy cordial y fluida con todas las CC. AA., también con Madrid, y la vamos a seguir manteniendo. No vamos a emitir ningún tipo de reproche con ninguna comunidad. Vamos a hacer nuestro trabajo lo mejor que sabemos y actuar con criterios de prudencia, cautela y seguridad", respondió el ministro. El presidente ha marcado esa directriz y también se la aplica, aunque su partido en ocasiones pasa a la ofensiva, achacando la expansión incontrolada del covid a la gestión del Gobierno regional y a los recortes de las administraciones del PP, en el poder regional desde 1995, hace 25 años.

Queda mucho aún de desescalada, muchas semanas de exámenes. La guerra de Ayuso contra Sánchez no ha hecho más que empezar.

Isabel Díaz Ayuso Partido Popular (PP) Ciudadanos Miguel Ángel Rodríguez Madrid Pablo Casado Fernando Simón Moncloa Sanidad pública Coronavirus Sanidad madrileña Sanidad Administraciones Públicas Salvador Illa Ministerio de Sanidad Pedro Sánchez
El redactor recomienda